La Ciudad renuncia a comprar el 'Amor Fraterno' ante las prisas y las exigencias de la Iglesia


La Ciudad renuncia a comprar el 'Amor Fraterno' ante las prisas y las exigencias de la Iglesia

- El Gobierno local se niega también a ampliar el contrato de alquiler pasando su cuantía mensual de unos 4.500 a 20.000 euros mensuales, como exige el Obispado

- Deu asegura que los 110 niños matriculados en esa guardería entrarán en ella el 8 de septiembre aunque tenga que ir ella misma a "abrir la puerta"

El Gobierno de Ceuta ha abortado este viernes de forma definitiva la operación de compra del 'Amor Fraterno' a la Iglesia. El trato, que empezó a negociarse en primavera, cuando el Obispado, como representante de la Pía Unión, pidió subir de unos 4.500 a 12.000 euros el precio del alquiler mensual, tuvo la primera semana su primer gran tropezón cuando los técnicos impusieron al Ejecutivo tramitar una licitación en lugar de la adquisición directa que, por 2 millones de euros, se iba a acometer.

Deu "rogó" el martes a la Iglesia que extendiese el contrato vigente hasta julio, todo el próximo año académico, para formalizar la operación, pero el Obispado le ha dicho que nones a través del ecónomo designado para hacer valer su posición. Entiende que no tiene la culpa del procedimiento "erróneo" de compra elegido ni de la "falta de diligencia" de la Administración.

Así las cosas, el contrato de alquiler vence el 31 de agosto, el próximo miércoles, una semana antes de que comiencen las clases. Según la consejera, la Pía Unión considera que la Ciudad debe irse a final de mes. La Consejería considera, sin embargo, que puede hacer valer un derecho de extensión de un mes prorrogable por otros tres, hasta Navidad.

El próximo lunes, cuando regresen de su asueto de agosto los Servicios Jurídicos de la Ciudad, deberán analizar a fondo si ello es viable tal cual o si habrá que recurrir a la vía judicial, que Deu no ha descartado. Sí lo está asumir las exigencias económicas de la titular del inmueble, que supuestamente alega que sus gastos no están cubiertos con la renta que hasta ahora abonaba la Admnistración por disponer de parte del semisótano y la planta baja del bloque.

"Los 110 niños matriculados van a entrar en el 'Amor Fraterno' el 8 de septiembre y allí voy a estar yo para abrir las puertas", ha zanjado Deu cuando se le ha preguntado si el aparente "encontronazo" podría desembocar en consecuencias perjudiciales para los niños, a quienes se piensa en dar una alternativa "rápida" seguramente en el desocupado CEIP Maestro José Acosta, del que el Ministerio no dispondrá hasta septiembre de 2018.

Mientras, quizá daría tiempo a construir alguna de las Escuelas Infantiles que el Ejecutivo tiene desde hace años en proyecto sin ejecutar (por ejemplo, en Loma Colmenar) con los dos millones de euros que la Consejería de Hacienda ya había apartado para comprar el 'Amor Fraterno' y que no tendrán ese destino.

La consejera no ha querido entrar a valorar la actitud de la Iglesia, con la que supuestamente la Ciudad mantiene buenas relaciones, ya que ha dicho que "tendrá causas motivadas para decir lo que ha dicho y la Ciudad, derecho a decidir si acepta o no sus requerimientos". "El resto son cuestiones de principios, de moral y de opiniones personales", ha referido.

Lea también:

- Búscome insiste al Gobierno en que rehabilite terreno público para construir un centro infantil

- La Ciudad no puede pactar con la Iglesia la compra del 'Amor Fraterno' sin una licitación pública

- La especulación de Amor Fraterno, artículo de Sandra López

- Hachuel matiza que no se renuncia a renovar el Mercado central, sólo se aplaza a 2017

- La Ciudad renuncia a obras en el Mercado Central y el Foso de la Almina para comprar ‘Amor Fraterno’

- Caballas pide al Gobierno que explique la compra del edificio de la Guardería del Amor Fraterno

- La Ciudad prorroga el alquiler de ‘Amor Fraterno’ mientras negocia su compra

- Búscome exige a Vivas que explique si va a comprar a la Iglesia 'Nazaret' y el 'Amor Fraterno'

La Ciudad renuncia a comprar el 'Amor Fraterno' ante las prisas y las exigencias de la Iglesia