DEBATE

La Eurocámara deja claro a Rabat que su "Marcha Verde infantil" sobre Ceuta incumbe a toda la UE

La Eurocámara deja claro a Rabat que su "Marcha Verde infantil" sobre Ceuta incumbe a toda la UE
Parlamento Europeo 2
Imagen del debate de este jueves en el Parlamento europeo.
El Parlamento europeo reprueba de foma unánime el "chantaje" de Rabat con la crisis migratoria que desató sobre la frontera de la ciudad a mediados de mayo, pero tanto la Comisión como los Grupos mayoritarios llaman al Reino alauita a volver a la "colaboración" desde "el respeto mutuo". Sólo la ultraderecha y la extrema izquierda piden sanciones más allá de la política.

La Eurocámara ha dejado claro este jueves a Marruecos respaldando la propuesta de resolución consensuada por los Grupos mayoritarios (ha salido adelante con 397 votos a favor, 85 en contra y 196 abstenciones) que su "chantaje" en forma de avalancha migratoria consentida e impulsada sobre Ceuta es "inaceptable" y que el desafío lanzado sobre la frontera del Tarajal no es un tema "bilateral", sino que incumbe a toda la UE.

Populares y socialistas sobre todo han incluido, no obstante, en sus intervenciones, llamadas a volver a la "cooperación" a todos los niveles, como la propia Comisión europea, que ha deseado que lo acontecido "no vuelva a suceder". Sólo los portavoces ultraderechistas y de la extrema izquierda han reclamado "sanciones" más allá de las verbales para el país vecino.

“La UE”, ha dicho con afán conciliador la comisaria de Igualdad, Helena Dalli, “presta especial atención a los grupos más vulnerables, en particular los menores, y desde hace muchos años colaboramos con Marruecos con resultados positivos, pero compartimos la preocupación por lo sucedido en Ceuta: reiteramos nuestra plena solidaridad con España y confiamos en que situaciones parecidas no se repitan”.

"La cooperación se debe basar en el diálogo, la confianza mutua y el respeto y acogemos favorablemente la decisión de reentrada de menores no acompañados en Maruecos, que esperamos se pueda aplicar lo antes posible garantizando sus mejores intereses, porque ahora es momento de mirar hacia el futuro”, ha deseado.

dalli comisaria

“Esta es una buena resolución para la UE y para España: los problemas y las fronteras de Ceuta y Melilla lo son de toda la Unión”, ha destacado uno de sus autores, Juan Ignacio Zoido, del Partido Popular Europeo (PPE), que ha pedido “rechazo absoluto” del uso de personas, sobre todo niños, en política exterior, algo que no justifica ni la gestión de la asistencia médica a Brahim Ghali. “La población de Ceuta se enfrentó a una situación crítica y reaccionó con un civismo ejemplar, como las Fuerzas de Seguridad, el Ejército y la Cruz Roja, para gestionar la crisis de una forma que es motivo de orgullo”, ha añadido el ex ministro, que ha defendido “el diálogo” como única vía para mantener buenas relaciones entre Marruecos, España y la UE en aras de una “buena convivencia”.

Ignacio Sánchez Amor, del Grupo Socialista, ha considerado “legítimo” que haya discrepancias políticas, pero nunca “recurrir a formas de presión impropias de Estados amigos poniendo en riesgo a miles de personas, muchas de ellas menores”. “El interés de la Unión es superar esta situación anómala y es inútil intentar limitar la crisis a un problema bilateral, supone no entender la lógica de la UE: este es un asunto europeo porque es una frontera europea y porque los jóvenes que entraron en Ceuta no quieren quedarse allí, sino ir a Madrid, Berlín o Amsterdam”, ha advertido a Rabat.

El eurodiputado ha elogiado la respuesta dada a la crisis en la ciudad y ha subrayado que la UE “no se ha movido un milímetro de su posición sobre el Sahara Occidental de décadas que nunca había impedido una relación de colaboración con Marruecos”.

Jordi Cañas, de Ciudadanos (Renovar Europa),  ha censurado la “pasividad” y la “complicidad” de las Fuerrzas de Seguridad marroquíes en la avalancha migratoria sobre Ceuta. “Se impulsó la entrada irregular y este no es un tema bilateral, afecta a todos lo europeos porque hablamos de derechos humanos y de los niños, a los que no se puede lanzar al mar para hacer política”, ha dejado claro. “No se puede mirar hacia otro lado ni aceptar chantajes de ningún país con ensayos de una especie de Marcha Verde infantil, sino exigir respeto de los derechos fundamentales”, ha señalado.

jordi cañas

Miguel Urbán (Podemos) ha criticado que la UE no debata desde hace 25 años sobre los Derechos Humanos en el Reino alauita. “Sólo importa que sea un buen gendarme de fronteras y se callan las devoluciones ilegales: no es la primera vez que se usan las vidas de migrantes para chantajear a Europa, pero todo vale para justificarlo y la crisis de Ceuta no terminará recuperando la colaboración, sino cambiando nuestra política migratoria por otra con pasajes seguros y legales que nos evite subcontratar a regímenes para hacer el trabajo sucio”, ha argumentado.

En el turno de los grupos políticos el PPE en que la protección de la frontera del Tarajal es una cuestión que incumbe “a toda la UE”. “Esperamos que esto no se repita en el futuro porque Marruecos es un socio histórico y fuerte, tenemos que reducir tensiones y volver a la asociación constructiva incluyendo el retorno de todos los menores solos con sus familias”, ha pedido. “Nadie como España quiere la mejor relación con Marruecos, pero es inaceptable que su queja se exprese en una violación masiva de una frontera española y europea: Rabat ha cometido un serio error y pedimos que de momento no lo agrave para superar la crisis, por lo que esta resolución apela a una relación plena y fructífera que no puede quedar lastrada por este tipo de actitudes”, ha indicado su compañero Javier Zarzalejos.

La socialista austriaca Bettina Vollath ha reivindicado garantías “sin ambigüedad” de los derechos de los menores apelando a la expulsión sumaria de algunos de ellos en los momentos más intensos de la crisis del 17 al 19 de mayo. Nathalie Loiseau, de Renovar Europa, se ha alistado en la lucha “contra el tráfico de personas” y ha recalcado que “los retos a los que se enfrenta el país vecino también son los nuestros”. “Insto a España y a Marruecos a volver al diálogo”, ha pedido. López Aguilar (PSOE) ha reclamado una respuesta “unitaria” de la Unión a la crisis de Ceuta, sobre todo para atender a los menores no acompañados. “Apostamos por la recuperación de la relación diplomática basada en una gestión responsable de las fronteras exteriores y del respeto a los Derechos Humanos”, ha resumido.


La ultraderecha y la extrema izquierda, partidarias de sanciones

El representante de Vox, Jorge Buxadé, ha cargado contra Marruecos por intentar “chantajear” a Europa, pero ha rechazado una resolución “que pide más dinero para separar a los niños de sus familias”. También ha censurado que 200 menores tutelados vayan a ser repartidos por la península para aliviar la presión que soporta la ciudad. “Exigimos sanciones y condicionar la percepción de fondos a la persecución de las mafias, la inmigración y el yihadismo: si no somos duros con Marruecos lo volverá a hacer”, ha alertado.

Entrada masiva de miles de marroquíes por la frontera del Tarajal-6

El alemán Maximilian Krah ha animado a la Unión a implantar una política que deje claro a “los miserables” que miran irregularmente que “no pueden entrar”. “La provocación de Marruecos no la vamos a aceptar, pero es un socio que valoramos: los que apoyan al Polisario provocan este tipo de crisis”, ha censurado, como el sueco Charlie Weimers, del Grupo de Conservadores y Reformistas, que ha apostado por “sancionar” a Rabat. “Necesitamos tolerancia cero y blindar nuestras fronteras”, ha resumido. Las ultraderechistas italianas Silvia Sardone y Susanna Ceccardi han atacado a “los socialistas” por ser "los expertos del buenismo, que es un fracaso, y del inmovilismo, que da alas a los traficantes de personas, porque nada hacen contra la inmigración ilegal”.

Penando Barrena, de La Izquierda, ha reprochado el proceder de Marruecos con los migrantes y su propia población internamente: “Es hora de activar las cláusulas de Derechos Humanos de nuestros acuerdos comerciales, de exigir respeto a la ciudadanía del Rif y de hacer cumplir las resoluciones sobre el Sahara Occidental”. El andaluz Manu Pineda, de IU (La Izquierda), ha censurado al “tirano” marroquí y ha abogado por acoger de forma “solidaria” a los migrantes del país vecino en toda la UE con el fin de no “sobrecargar” a las ciudades autónomas o Andalucía “por falta de solidaridad interna”. 

La Eurocámara deja claro a Rabat que su "Marcha Verde infantil" sobre Ceuta incumbe a toda la UE