HISTÓRICA

Pedro Sánchez ratifica con su visita estes miércoles el respeto de Marruecos a la españolidad de Ceuta

Pedro Sánchez ratifica con su visita estes miércoles el respeto de Marruecos a la españolidad de Ceuta
Sánchez y Vivas
Vivas recibiendo a Sánchez a su llegada al Ayuntamiento el pasado mes de mayo en plena crisis./archivo

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, visita de forma maratoniana este miércoles Ceuta y Melilla. La visita es histórica. Nunca antes ningún presidente del Gobierno había visitado en el ejercicio del cargo en 2 ocasiones la ciudad. Sólo antes Adolfo Suárez y Zapatero se atrevieron a pisar la ciudad autónoma a riesgo de tensar las relaciones diplomáticas con el país vecino, Marruecos. La de este miércoles de Sánchez es la segunda visita en menos de un año. Si la anterior estuvo motivada por la crisis originada por Marruecos al lanzar contra Ceuta a miles de sus ciudadanos, con un importante número de menores, la de ahora sólo se puede entender como un gesto contundente para evidenciar que el acuerdo alcanzado con Marruecos para poner fin a la crisis diplomática lleva implícito o explícito la renuncia de las pretensiones sobre las dos ciudades autónomas del reino marroquí.

Tanto así que es difícil encontrar otro significado a la visita atendiendo a la apretada agenda oficial que desplegará el presidente del Gobierno de España. Lo que el Ejecutivo tuviera que trasladar al Gobierno de la Ciudad Autónoma ya parece trasladado a través de las conversaciones telefónicas del ministro de Exteriores, José Manuel Alvares, con el presidente Vivas. Este miércoles habrá poco más que fotos, apretones de manos, golpes en la espalda y saludos, pero todos ellos históricos.

Sánchez pisará la ciudad poco antes del mediodía. Acudirá al Palacio de la Asamblea, donde está previsto que vuelva a firmar en el libro de honor justo a las 12 horas, en esta ocasión en un contexto bien distinto del que rodeo su primera firma como presidente en el mismo libro hace menos de un año. De allí casi sin tiempo acudirá al Puerto para visitar las obras de la nueva Estación Marítima, sólo media hora después de su firma ha citado a los medios Moncloa. Tras la visita atendrá a las cámaras, vitales para el objetivo del viaje y sin pausa despegará hacia Melilla.

En la ciudad hermana el presidente desplegará otra agenda igual de apretada en tiempos. Tiene previsto firmar en el Libro de Honor a las 15.45 horas. Visitará las obras del Hospital Universitario de Melilla sólo media hora después y también allí atenderá a los medios de comunicación. De allí regresará a Madrid. 

El viaje lo desplegará Sánchez sólo 24 horas antes de acudir a la vital cumbre de la Unión Europea que se celebrará el jueves y el viernes y en la que sobre la mesa está nada menos que el cerrar un plan de actuación común para paliar los efectos de la Guerra en Ucrania provocada por la invasión rusa. Y con el asunto central de la subida de los precios de la energía. En ese asunto, el propio Sánchez ha desplegado todo su esfuerzo en los últimos días para afianzar un frente común al que parecen haberse sumado todos los países Mediterráneos y al menos también Bélgica para tomar medidas de alcance como sacar al gas de la ecuación que sirve para calcular el precio del megawatio/hora y que mantiene la electricidad en niveles máximos desde hace muchos meses, pero más aún ahora por la crisis energética desatada por la invasión rusa.

Pedro Sánchez ratifica con su visita estes miércoles el respeto de Marruecos a la españolidad de Ceuta