El PSOE apela en la encrucijada del Morro al “sí al camino del cambio”

El PSOE apela en la encrucijada del Morro al “sí al camino del cambio”
Justino Lara los pega con una mano
Justino Lara los pega con una mano

- Los socialistas pegan carteles, como manda la tradición, para arrancar la campaña enfrente de la antigua UNED

- La secretaria de Empleo de la Federal Socialista, Mari Luz Rodríguez, apoya a Pulido, Lara y Mohamed en el arranque de campaña, justo el día que el CIS les relega a tercera fuerza


 

Justino Lara, candidato al Senado, pega los carteles con una mano después de toda una vida entregada a la militancia de base. Tira el PSOE ante la amenaza del ‘sorpasso’ de los de toda la vida, apela al voto de los mayores para que no sucumban a los deseos de los nietos. Ese es el panorama de la campaña que enfrentan los socialistas a partir de este viernes 10 de junio con la losa del CIS y de casi todas las encuestas encima. Lara pega el cartel con una mano, pero como si fuera un símbolo perfecto de lo que enfrenta el PSOE, antes del despliegue de experiencia y maña en un gesto perfecto desde arriba de la escalerilla, un muletilla le ha embadurnado el panel de libre expresión de cola: Los obreros que en otros tiempos amanecían pegando hasta 6.000 carteles a lo largo de una campaña, hoy tiene un auxiliar. Y ni la destreza de Lara evita que la cara de Sánchez quede arrugada sobre el panel. Es inevitable, ni Rivera queda planchado en estos paneles, pero aún así el símbolo es imposible dejarlo pasar por alto.

Al margen de la crónica, entrando en campaña, justo un instante después, Hernández, secretario general de los socialistas ceutíes apela a lo “histórico” –otra vez- de la cita con las urnas; apela también al “cruce del Morro, a la encrucijada de caminos” para arrancar la campaña como otro símbolo más de la noche en la que arranca la campaña, desde aquí, desde la encrucijada el PSOE se compromete y pide a la ciudadanía que elija su camino, el correcto, para mejorar la sociedad y acabar con cuatro años, cuatro y medio ya, de recortes populares y rescates de bancos del naufragio mientras de todo lo demás sólo se salvaba como máximo el sombrero.

Este PSOE de Hernández ya luce músculo de relaciones con Madrid y el resto del país, el miércoles llegó Adriana Lastra, secretaria de políticas municipales, número uno por Asturias, este jueves, Mari Luz Rodríguez, secretaria de Empleo de la Comisión Ejecutiva Federal. No es cualquiera. Mari Luz Rodríguez fue la número uno por Guadalajara en diciembre, el pasado mayo, renunció a su puesto y optó por volver a la universidad, un movimiento que hizo chorrear la tinta.

Rodríguez fue directa a la yugular, agarrada al lema, el gran “sí” que reclama el PSOE. “Sí al presidente y al futuro de Ceuta, y a un cambio en política de estse país. Sí a una nueva política que dé esperanza, que genere emoción, nuevos derechos y cambie el futuro de miles de ciudadanos que necesitan ese cambio”.

“Hay candidato en España”, miró arriba a la foto de Pedro Sánchez, Hernández Peinado, y “en Ceuta”, miro a los suyos a su alrededor.

“Cada vez que el país ha necesitado un cambio, una transformación para hacer las cosas de otra manera, ahí ha estado el PSOE”, ha lanzado Rodríguez. La secretaria de Empleo del PSOE nacional tiene claro que parte de la culpa de que Ceuta lidere los rankings nacionales de pobreza y paro debe atribuirse al “que lleva 15 años todos los días igual y así está Ceuta, no hay más que mirarla, con pobreza y paro y problemas en los barrios”. Por eso, Rodríguez apeló al cambio, en España y “pronto también en Ceuta”.

Ante tanta épica y emoción, las medidas concretas las puso la candidata al Congreso por Ceuta, Susana Pulido. Si alcanza la Moncloa el PSOE tiene en la agenda de sus reformas para combatir la probreza que azota Ceuta un ingreso mínimo vital para las personas que no alcancen ingresos de 426 euros mensuales, ayudas por hijos en hogares con pobreza, entre 150, 100 y 50 euros mensuales en función del grado de necesidad y más ayudas al desempleo, que incluyan a los mayores de 45 años.

Y al candidato al Senado, al que pega los carteles con una mano, porque hasta esta cita electoral lo que había hecho toda su vida era entregar el aliento en ayudar al líder y al candidato de turno, Justino Lara, fue el único que abiertamente pidió el “voto para el Partido Socialista Obrero Español”.

 

 

El PSOE apela en la encrucijada del Morro al “sí al camino del cambio”