CEUTA YA!

Un uniforme nazi en el Museo de Regulares

Un uniforme nazi en el Museo de Regulares
Uniforme nazi en el Museo de Regulares
Uniforme nazi en el Museo de Regulares
La secretaria de Igualdad de Ceuta Ya, Julia Ferreras, critica el homenaje a la División Azul en la “sala de héroes” del museo militar de la ciudad autónoma

“Esto es un uniforme nazi”, describe la secretaria de Igualdad de Ceuta Ya!, Julia Ferreras, en su cuenta de Twitter. “Un uniforme nazi en la sala de héroes del Museo de Regulares”, concreta estupefacta.”Sala de héroes, repito. Uniforme nazi, repito”, insiste. “La memoria democrática no solo es necesaria, es urgente”.

Tweet de Julia Ferreras
Tweet de Julia Ferreras

Un tweet que tiene ya más de 2.000 retweets y más de 4.000 likes. “He tenido que silenciar las notificaciones”, admite la responsable de Igualdad de los localistas, a la que hoy le ha crecido considerablemente la lista de nuevos seguidores en Twitter, entre ellos Gaspar Llamazares.

En la imagen que acompaña a su post se puede ver un uniforme alemán de oficial de la II Guerra Mundial. Se trata de un uniforme del Heer, el ejército de Tierra de la Wehrmacht, las fuerzas armadas unificadas de la Alemania nazi, precisa un tuitero de entre los miles que han reaccionado. “Como bien ponía en la placa (lamento que no salga en la foto) es un uniforme de la División Azul. Entre los ‘grandes héroes’ ensalzados en la sala se encontraba, por ejemplo, Milans del Bosch”, añade Ferreras en el hilo de comentarios.

Interpelada al respecto por este medio, la Comandancia General de Ceuta no ha ofrecido aún una explicación de las razones museísticas que han llevado a exhibir un uniforme del ejército nazi en el Museo de Regulares.

"M-U-S-E-O. ¿Qué parte no entiende usted? Cuando vea uno puesto en alguien rubio y con ojos azules (o no) corra!!!! Mientras tanto, la historia está para conocerla, estudiarla y aprender de ella. No para olvidarla o negarla”.

El tweet de Julia Ferreras ha desencadenado un torrente de comentarios de mayor o menor grosor. Hay quien recuerda a la localista que se trata de un museo, que para eso están: “M-U-S-E-O. ¿Qué parte no entiende usted? Cuando vea uno puesto en alguien rubio y con ojos azules (o no) corra!!!! Mientras tanto, la historia está para conocerla, estudiarla y aprender de ella. No para olvidarla o negarla”. Y hay quien apunta que tal vez la sala de héroes no sea la apropiada y falta contexto: “¿Tiene que estar en un altar que se llama sala de héroes? ¿Podemos no honrar a los que lucharon del lado del mal más perverso que ha conocido la humanidad? ¿Qué hubiera pasado si el ‘héroe’ que vistió ese uniforme hubiera ganado la guerra?”.

Un debate que se repite en el hilo: “Siento discrepar, pero los uniformes deben estar ahí, en los museos. Luego ya discutimos si hay que hacer museos de hechos bélicos o militares”, zanja un tuitero. “El problema es que se expongan en un lugar llamado "sala de héroes". Eso es ensalzar el nazismo”, rebate otro. “Tendría que ver q es la sala de héroes, si está dedicada alguien. No es lo mismo exaltar algún jerarca nazi o alguna unidad que cometiera atrocidades, que unidades que en combate hicieron algo singular. Y repito, luego vemos si tiene que haber o no museos militares”.“¿En serio? Es nazi, el único sitio donde debe esta es en el cubo de la basura”, reprocha indignado el segundo.

"En democracia, alguien que combatió en el bando nazi durante la II Guerra Mundial no puede ser calificado de héroe. Es sencillo de entender"

Un debate en el que tiene una opinión muy clara Julia Ferreras: “Los museos y los libros de texto deben mostrar y contar toda la Historia. La discusión no está ahí, sino en cómo se muestra y se cuenta la Historia. Lo que llamó mi atención al ver el uniforme nazi no fue el uniforme en sí, sino que se exhibiera en una zona llamada 'Sala de Héroes'. En democracia, alguien que combatió en el bando nazi durante la II Guerra Mundial no puede ser calificado de héroe. Es sencillo de entender. Da igual que hablemos de españoles, finlandeses o noruegos. En una guerra, lo fundamental es la causa que se defiende”.

Además, insiste, estamos en una ‘sala de héroes’ y cualquiera no merece estar en semejante Sancta Santorum: “Es indignante que, mientras españoles y españolas que de verdad mostraron un comportamiento digno y heroico permanecen en el olvido, mantengamos reconocimientos a quienes lucharon en favor de la barbarie y contra la libertad de todas y todos, también de sus compatriotas. Voy a poner un ejemplo no sólo de un militar español, sino de un ceutí que desde nuestra formación consideramos que merece todos los reconocimientos y homenajes: el general Antonio Escobar, hombre católico y conservador que durante la guerra civil se mantuvo fiel a su juramento, a la legalidad y a su compromiso con la patria y que, sin embargo, fue ejecutado por “traidor” por quienes sí traicionaron a su país y sumieron a los ciudadanos y ciudadanas (sobre todo a las ciudadanas) de España en un oscurantismo de cuarenta años, con apoyo a Hitler incluido. Quien merece nuestro agradecimiento y el calificativo de héroe y de patriota es el general Escobar, no los que le mataron”.

“La democracia no puede quedar en la puerta de los cuarteles. Nuestros trabajadores y trabajadoras de uniforme también tienen derecho a un ambiente de trabajo libre de reminiscencias de unos tiempos en los que los derechos y las libertades brillaban por su ausencia."

Para Ferreras, además, lo grave es que se trate de un museo militar, por tanto un museo público: “La democracia no puede quedar en la puerta de los cuarteles. Nuestros trabajadores y trabajadoras de uniforme también tienen derecho a un ambiente de trabajo libre de reminiscencias de unos tiempos en los que los derechos y las libertades brillaban por su ausencia. Para lograr esto, primero hay que dar ejemplo desde la sociedad civil y el debate público. No puede ser que en Ceuta sigamos teniendo calles dedicadas a franquistas y que el Partido Popular perpetúe esta anomalía democrática, señalando a los y las demócratas que, desde la más elemental conciencia cívica, decimos que algo así es un disparate. Tanto conservadores como progresistas deberíamos estar de acuerdo en algo básico: en democracia no se homenajea a quienes sepultaron la democracia”.

Pero en la tormenta de reacciones hay también quien se pone exquisito y prefieren pensar que no es exactamente un uniforme nazi, sino solo alemán, que no es lo mismo, sostienen. Aunque en cualquier caso hablemos de la Alemania nazi: “Ya Julia, pero es un uniforme colocado en un contexto determinado. No puedes extraer de ahí que se una apología del nazismo. Además es un uniforme de la División Azul (250 div. de infantería dentro de la estructura de la Wehrmacht) . Sin entrar en otras consideraciones”, apunta uno. “Disculpa, pero eso es un uniforme del ejército alemán, no un uniforme nazi. Y aunque se tratase de un uniforme de la SD o las SS... es Historia, y tenemos el deber de fomentar su conocimiento. Sería gracioso que la Memoria consista precisamente en ejercicios de desmemoria”, precisa otro. “Además, en la manga derecha hay una bandera española. Es el uniforme alemán de un voluntario español de la División Azul. No solo es Historia Universal, sino también Historia de España. Nos guste o no”.

Pero también hay quien encuentra el término medio: “Discrepo. Quien olvida su historia está condenado a repetirla. Hacen falta más museos y más clases de Historia. Para mayor vergüenza debería estar permanentemente junto a fotos que muestren lo que hicieron. Eso sí, no pinta absolutamente nada en una sala de héroes".

Un uniforme nazi en el Museo de Regulares