Vivas dice en el Real mirando al 20-N que el PP es "el partido de Ceuta" y denigra a los socialistas

Vivas dice en el Real mirando al 20-N que el PP es "el partido de Ceuta" y denigra a los socialistas
El presidente del PP ceutí, durante su alocución en el Real.

- El líder de los Populares lanza la campaña hacia las generales en la cena de su partido en el Real culpando de los males del país a los socialistas por su "irresponsabilidad, incompetencia y prepotencia"

- El presidente alaba a González Pérez, Márquez, Cucurull y Sanín, porque quienes aboga para que repitan como candidatos, y promete seguir trabajando con "austeridad, transparencia, dedicación, humildad y limpieza"


Por si alguien no se había enterado todavía, el presidente del PP ceutí, Juan Vivas, ha oficiado este miércoles por la noche en el Real por segundo año consecutivo como tal en la cena de Feria de su partido para dar un sonoro rapapolvo a los socialistas y lanzar oficiosamente a nivel regional la campaña para las próximas elecciones generales. Ante un nutrido auditorio en el que llamó la atención de los flashes su antecesor en el cargo, Pedro Gordillo, al que Vivas saludó brevemente, el presidente de los Populares ceutíes, que no suele disparar con grueso calibre a sus adversarios políticos y se precia de ello, ha culpado a la "irresponsabilidad, incompetencia y prepotencia" que a su juicio caracterizan a los socialistas de los males del país y ha presentado al suyo como "el partido de Ceuta".

En 'Las Cañas', como siempre, Vivas, a cuyo alrededor sólo ha faltado Doncel, ausente por motivos familiares, anunció que iba a ser breve y poco político, pero no cumplió del todo. De entrada, dijo que su Gobierno ve la Feria como "el reflejo de la Ceuta que todos queremos, con la que el PP está comprometido: abierta, de todos y para todos, cuidada, cohesionada, limpia, atractiva y moderna". Además, se vanaglorió de estar "cumpliendo" con lo prometido a los ceutíes en campaña: "Una gestión comprometida con Ceuta, basada en los valores del PP: austeridad, transparencia, dedicación y limpieza; principios a los que nunca vamos a renunciar, como a la humildad, como dijimos que haríamos la noche electoral y con la que también afrontamos el 20-N".

"Humildad, compromiso y responsabilidad", ha aseverado que son los rasgos de los suyos. Enfrente, en las filas socialistas, todo lo contrario: "Soplan en España vientos de cambio", ha apreciado, "porque la mayoría de los españoles son conscientes de que vivimos unos momentos extraordinariamente difíciles, de que parte de la culpa la tiene la crisis global, pero también de que una parte muy significativa la tiene la irresponsabilidad, la incompetencia y la prepotencia de los dirigentes del PSOE”.

"No cabe duda de que son adjetivos justificados"

A ellos, a Zapatero y a compañía, ha responsabilizado de haber llevado al país "a una situación caracterizada por el paro, el estancamiento económico, la incertidumbre, la pérdida del crédito y los recortes sociales". "Digo todo esto con fundamento de causa porque esos comportamientos son los que han determinado esta situación y no cabe la menor duda de que estos adjetivos están justificados", ha explicado, "porque negaron la crisis, tacharon de antipatriotas a las voces que alertaron de lo que se nos venía encima, porque estuvieron siempre, pese a las evidencias, anunciando brotes verdes que nunca llegaban y porque actuaron tarde y mal, sólo cuando nos lo impusieron desde fuera de España".

Mientras creía escuchar que las ovaciones que recibía sonaban "a sevillanas", siempre desde la didáctica de la contraposición en su discurso, el presidente del Ejecutivo local ha vuelto a los suyos: “El Partido Popular, con absoluta serenidad, humildad y legitimidad, quiere ser útil al cambio que los españoles desean con la política y los valores que ofrecemos, poniendo al servicio de la causa, como ha dicho Rajoy, mucha responsabilidad, mucha capacidad de diálogo, mucha moderación, mucho equilibrio, mucha sensatez y un inequívoco e irrenunciable compromiso: devolver a España a la senda de la estabilidad, el crecimiento y el empleo porque estamos convencidos de que se puede".

Además, ha apelado al orgullo de ser Populares: "Formamos parte de una formación nacional y de centro sin ningún complejo, con la boca llena y la mirada al frente porque somos nacional sobre cualquier otro objetivo una España unida, cohesionada, plural, solidaria y fuerte". "Si eso es importante en cualquier lugar del país", ha advertido, "en nuestro caso es vital".

"Somos el partido más sensible, comprometido y volcado con nuestra ciudad"

De vuelva al ámbito local, el presidente ha proclamado que el suyo, además de nacional, es también "un partido de Ceuta". No "un", "el", ha ampliado: "Somos el partido de Ceuta, porque no hay ningún otro más sensible, más comprometido con nuestra ciudad y más volcado antes, ahora y después con nuestras necesidades y nuestras peculiaridades dentro del conjunto nacional", ha resumido.

Para terminar, y por tercera vez en público durante los últimos días, Vivas ha querido subrayar los méritos de Márquez, Cucurull y Sanín para volver a ser los candidatos de su formación a las Cortes Generales, elogios que ha extendido al ex congresista González Pérez: "Nuestros cuatro parlamentarios han desarrollado un extraordinario trabajo que si yo tuviera que calificar con un solo adjetivo diría coherente", ha realzado, "porque siempre han sido fieles a los valores, al programa y al ideario del PP, porque nunca se han apartado del camino de la rectitud, porque nadie les ha podido tapar la boca y porque han tenido los intereses de Ceuta por encima de cualquier otro".

"Quiero hacer un reconocimiento público a la categoría política y al trabajo de los cuatro", ha concluido antes de reiterar al auditorio que "los ceutíes pueden contar y podrán seguir contando con el PP, cuyo aliento, apoyo y compromiso nunca va a faltar a Ceuta".

Vivas dice en el Real mirando al 20-N que el PP es "el partido de Ceuta" y denigra a los socialistas