CLUB SIGLO XXI

Vivas pide apoyo para convertir el desafío marroquí en “un punto de inflexión” para el futuro de Ceuta

Vivas pide apoyo para convertir el desafío marroquí en “un punto de inflexión” para el futuro de Ceuta
<!--StartFragment-->El presidente de la Ciudad, Juan Vivas, ha intervenido este lunes en el Club Siglo XXI de Madrid para exponer la situación de Ceu
El presidente de la Ciudad expone en el Club Siglo XXI de Madrid su exigencia de una acción "inmediata y decidida" del Estado para que la crisis fronteriza de mayo sea "un antes y un después al servicio de un nuevo horizonte de seguridad, estabilidad y prosperidad”, así un "reconocimiento formal" de la UE sobre "los condicionantes y especiales dificultades" que se dan en Ceuta y Melilla.

El presidente de Ceuta, Juan Vivas, ha expuesto este lunes por la tarde en Madrid en la sede del Club Siglo XXI ante los poderes fácticos del Estado su voluntad de convertir el “duro trance” que vivió la ciudad y su población entre el 17 y el 19 de mayo, durante la crisis fronteriza desatada por Marruecos con la entrada de hasta 12.000 migrantes irregulares, en “una oportunidad, en un punto de inflexión, en un antes y un después al servicio de un nuevo horizonte de seguridad, estabilidad y prosperidad”. “Estamos convencidos de que lo vamos a hacer porque no estamos solos, formamos parte de una gran nación integrada en Europa y nunca nos va a faltar el apoyo y el aliento del resto de España”, ha aseverado.

“La sociedad ceutí”, ha explicado, “es muy consciente de la gravedad de lo ocurrido, está impactada, se siente amenazada, pero no estamos dispuestos a tirar la toalla”. Estuvo "en vilo" y ahora vive en "un suspiro" por un suceso, “un hecho sin precedentes”, que ha desnudado “algunas de nuestras más acusadas debilidades, amenazas y fortalezas”. En el debe, “que la frontera es vulnerable, muy vulnerable, y que Marruecos ha dado el paso de utilizar a su población, incluidos los más débiles, como ariete para poner en jaque nuestra integridad territorial y desafiar al Gobierno de la Nación, en definitiva, a España”.

En el haber, tres asientos: el primero, “que el Estado”, y después la UE, “reaccionó” para “cumplir con su obligación de defender nuestra integridad territorial y nuestra soberanía, reforzando los efectivos policiales, movilizando al Ejército y activando la diplomacia para taponar la entrada e iniciar la devolución de quienes habían llegado a España de manera irregular; y afirmando, dónde, cuándo y cómo procedía, que Ceuta es España, que la frontera lo es también de Europa, y que no respetarla supone un gesto de hostilidad.

"Marruecos ha dado el paso de utilizar a su población, incluidos los más débiles, como ariete para poner en jaque nuestra integridad territorial y desafiar al Gobierno de la Nación, en definitiva, a España”

El segundo, que “la defensa de la españolidad de nuestra tierra” no tiene ni color político ni “credo ni raza”. “Todos los ceutíes”, ha dejado claro, “cristianos, musulmanes, judíos e hindúes, somos y nos sentimos españoles; todos iguales en derechos, deberes y obligaciones; todos al amparo de una misma ley y modelo de convivencia, la Constitución; todos al abrigo de una misma patria, España”. “Negarlo o cuestionarlo es faltar a la verdad, debilitar la unidad en la defensa de nuestra razón de ser, perturbar la convivencia y servirle en bandeja el argumento a Marruecos”, ha advertido.

El tercero, que la sociedad ceutí “ha dado ejemplo de madurez cívica sabiendo distinguir entre quien utilizaba a los que llegaban de los que llegaban, personas víctimas de la miseria, la desesperación, la manipulación y el engaño”.

"La crisis no ha concluido"

Desde “el borde del abismo” la ciudad ha ido recuperando la normalidad, según ha relatado, pero “la crisis no ha concluido en sus efectos y secuelas: en estos momentos permanecen en Ceuta unas 3.000 personas, la mitad, aproximadamente, menores, una situación insostenible que desborda con mucho las capacidades de una ciudad pequeña y de escasos recursos ante un problema que si no se remedia, y pronto, pondrá en riesgo la supervivencia de Ceuta”.

Agradecido con el resto de Autonomías por hacerse cargo de 200 menores tutelados por la Ciudad, el presidente ha reivindicado una acción “inmediata, decidida y enérgica del Estado” para contrarrestar la acción del Reino alauita, con la que “se ha desafiado a España y a Europa, y, al mismo tiempo, se ha intentado perturbar la tranquilidad de los ceutíes y minar su moral y confianza”. A día de hoy, son muchos, somos muchos los ceutíes que nos preguntamos si lo ocurrido volverá a repetirse, incluso con mayor intensidad; si la amenaza del vecino ha venido para quedarse” ha alertado.

"Cuanto más España y más Europa seamos, mejores serán las relaciones que todos queremos con el país vecino y podremos tener un futuro seguro, sólido y estable"

Para diluir incertidumbres ha defendido que hace falta “una acción estratégica en beneficio de la seguridad y estabilidad de Ceuta y Melilla que sea fruto de un gran acuerdo, institucional, político y social, y que pivote sobre siete prioridades”.

vivas siglo xxi

Entre ellas, “la realización del esfuerzo necesario para dotar a la frontera de las infraestructuras y medios, personales, materiales y tecnológicos, que se precisen para que esta funcione conforme a lo que es y parezca lo que es: una frontera exterior de la Unión Europea”; “la potenciación de la presencia del Estado, en particular en las áreas de Seguridad, Defensa, Justicia, Educación, Sanidad y Políticas Sociales y de Empleo, entre otras”; y “la promoción del desarrollo económico y la localización empresarial; para lo que contamos con tres activos de significada relevancia”.

También “la mejora de los suministros y servicios básicos”; “el abaratamiento de las comunicaciones con la península por lo que hace referencia a los no residentes y al transporte de mercancías”; “el establecimiento de mecanismos que garanticen la suficiencia de nuestra Hacienda”; y “el reconocimiento por la Unión Europea, de manera expresa y formal, de los condicionantes y especiales dificultades que, para el desarrollo económico y la cobertura de determinados servicios, concurren en nuestras dos ciudades por causa del singular hecho fronterizo”.

Vivas ha recetado “más España y más Europa" como clave "para un futuro seguro, sólido y estable, y como condición para hacer posible unas buenas relaciones de vecindad con Marruecos, que todos deseamos: cuando más España y más Europa seamos, mejores serán esas relaciones”; así como “una estrategia de protección para evitar que lo ocurrido suponga un daño irreparable” perfectamente asumible económica “y justa porque, a la postre, se trata de acudir en socorro de España allí donde España más lo necesita”.

foro siglo xxi público

Ante un auditorio en el que se han dado cita el presidente nacional del PP, Pablo Casado; varios ex ministros del PP; el alcalde de Madrid, José Luis Martínez Almeida; el consejero de Hacienda de la Junta de Andalucía, Juan Bravo; el ex presidente de Melilla, Juan José Imbroda; el padre Ángel; y múltiples representantes institucionales, políticos, sociales y económicos de Ceuta, Vivas ha realizado también una “breve semblanza” de la historia de la ciudad para “acreditar de manera irrefutable de dónde venimos y quiénes somos: España se mire por donde se mire”. “Lo avala la historia, también el derecho, también la voluntad de los ceutíes, de todos los ceutíes, con independencia de cuál sea su credo, raza o cultura: Ceuta es un referente de amor y de servicio a España”, ha resumido.

Según su exposición, “Ceuta es un lugar de encuentro en el que su gente, lo mejor de nuestra tierra, ha hecho del respeto al otro, al diferente, y de la tolerancia una manera de ser y de vivir, de vivir compartiendo, de convivir, una realidad multicultural, cotidiana y espontánea, que nos distingue y enriquece como pueblo”.

Vivas pide apoyo para convertir el desafío marroquí en “un punto de inflexión” para el futuro de Ceuta


Entrando en la página solicitada Saltar publicidad