Gandia reconoce tener más deuda con sus proveedores que Alicante


Gandia reconoce tener más deuda con sus proveedores que Alicante
El Gobierno local del PP echa la culpa de la deuda a las facturas pendientes del socialista José Manuel Orengo. Apenas una decena de municipios descarta públicamente acogerse al plan del Gobierno

El plan de pago a proveedores diseñado por el Gobierno ha aflorado datos cuanto menos curiosos. El plazo de presentación de las obligaciones pendientes por parte de los Ayuntamientos terminó este jueves con una traca final que dejó algunas sorpresas. Entre ellas, que la deuda declarada por Gandia (60 millones) supera ampliamente a la que comunicó Alicante, a pesar de que la capital de provincia tiene cuatro veces más población que la ciudad ducal. Ninguna se aproxima, en cualquier caso a Valencia, que ha admitido una deuda de hasta 190 millones.

La presentación de datos ha estado acompañada en muchos casos de críticas a la gestión del gestor precedente. Así, el Gobierno local del PP de Gandia (que ha presentado 7.421 facturas), echó la culpa de la deuda a las facturas pendientes del socialista José Manuel Orengo. El nuevo equipo recordó que cuando el PP entró en el Ayuntamiento fue consciente de la deuda real e impulsó un plan de pago con el que se firmaron 54 convenios con proveedores, con un montante de cerca de 10 millones.

Contrastan con esta lectura los datos de Elche. El cambio de gobierno en esta ciudad, donde los socialistas mandaron durante décadas hasta que el PP ganó las últimas elecciones, no ha evitado que la deuda de la tercera urbe valenciana en población se sitúe en 15,6 millones. El teniente de alcalde de Elche, Manuel Latour, explicó que para hacer frente a las deudas que tienen con 193 proveedores recurrirán a un préstamo del ICO, una de las tres opciones que el Gobierno plantea. Esa deuda se une a los 9,8 millones que solicitaron en noviembre para hacer frente a sus obligaciones.

En el caso del Ayuntamiento de Alicante, donde el PP gobierna desde 1995, se ha remitido obligaciones pendientes por un total de 54.959.645,45 euros. La oposición reclamó datos. El portavoz adjunto del Grupo Socialista, Gabriel Moreno, consideró el dato como un “escándalo” y aseguró que han pedido por escrito las facturas pormenorizadas. Y el portavoz de EU, Miguel Ángel Pavón, denunció la falta de transparencia del equipo de gobierno. También Benidorm supera a Alicante, ya que declara deuda a 492 proveedores de 57,7 millones.

Mientras, en la provincia de Castellón la capital es el Ayuntamiento más endeudado, con una lista de facturas que rozan los 47 millones. Le sigue el de La Vall d’Uixó con una deuda a proveedores de casi 7,7 millones. Los dos Consistorios han anunciado que subirán tasas y precios públicos para aumentar los ingresos y poder retornar el dinero a los bancos que paguen a sus acreedores.

La lista es más larga. El Ayuntamiento de Burriana, que encabeza el regidor del PP José Ramón Calpe, tiene una deuda de 3,9 millones. El segundo municipio más grande de la provincia, Vila-real, admite una lista que suma 2,2 millones. Cuando el PSPV llegó a la alcaldía tras años de gobierno popular se enfrentó a una deuda que sumaba hasta 4,5 millones.

Almassora, por su parte, cifra su deuda en 2,4 millones y Benicàssim reclama fondos para pagar facturas por un total de 1,2 millones. Por su parte, el alcalde de Vinaròs, del PP, Juan Bautista Juan, apuntó a la “herencia” recibida del anterior equipo de gobierno, que suma 900.000 euros. Finalmente, el feudo socialista de Morella admite una deuda que roza los 1,5 millones, y vincula el 80% de las facturas a los impagos del Consell por el Plan Confianza.

Otra de las sorpresas que arroja esta iniciativa del Gobierno es que hay organismos públicos que no necesitan recurrir a fondos para pagar a sus proveedores, en algún caso porque no tienen deudas (los menos) y en otros porque éstas son asumibles por otras vías. Y apenas una decena escasa han asegurado públicamente que descartan acudir a la convocatoria.

En Valencia, por ejemplo, Carlet y Algemesí no han necesitado recurrir al plan de financiación. Las arcas municipales de Carlet “se encuentran totalmente saneadas y no arrastran deudas importantes”. En este municipio, las facturas se abonan en un plazo medio de 49 días. Y en el caso de Algemesí, el Ayuntamiento cerró las cuentas de 2011 con un superávit cercano a los 680.000 euros.

En Alicante, Crevillent no recurrirá al plan del Gobierno porque no tiene ninguna factura pendiente de pago. Sant Vicent del Raspeig tampoco recurrirá al plan porque apenas cuenta con cinco facturas por un monto de 8.720 euros. Y la Diputación de Alicante hará frente a sus algo más de 2,6 millones de deuda sin acudir a esta convocatoria.

Y en Castellón, no se acogen al plan Onda, Oropesa, Peñíscola o Segorbe.

 

 


Posted originally: 2012-03-15 23:40:17

Leer original

Gandia reconoce tener más deuda con sus proveedores que Alicante