Un mercado desierto


Un mercado desierto
Las calles de Mercamadrid, habitualmente un hervidero, parecían esta madrugada un desierto. En el mercado de frutas y verduras no había expositores y los pocos trabajadores que se empleaban con el pescado lo guardaban en las cámaras frigoríficas para que no se echase a perder. No se escuchaba un alma paseando por muchas de sus calles. Afuera, sin embargo, se oía la jarana.



Posted originally: 2010-09-29 05:40:00

Leer original

Un mercado desierto