Panamá tramita la expulsión de los marineros norcoreanos


Panamá tramita la expulsión de los marineros norcoreanos
Los tripulantes del buque que transportaba armas cubanas en aguas caribeñas han pasado seis meses varados en el país

Las autoridades panameños han iniciado el proceso de repatriación de 32 de los 35 tripulantes de un buque de Corea del Norte retenido en julio de 2013 en aguas caribeñas por transportar un cargamento de armas propiedad de Cuba. El barco iba a cruzar el Canal de Panamá. Los marinos asiáticos han pasado estos seis meses hospedados en un recinto con gimnasio y comida gratuita y con dos horas de permiso al día para tomar el sol en la playa. "Dicen que están felices", señaló el canciller panameño.

Después de una prolongada investigación, la Fiscalía comprobó que los hombres ignoraban que el barco transportaba armas en supuesta violación del embargo mundial de pertrechos bélicos impuesto en 2006 por el Consejo de Seguridad de la Organización de Naciones Unidas (ONU) a Pyongyang, por su plan de desarrollo nuclear.

En una entrevista con en octubre pasado, el ministro panameño de Relaciones Exteriores, Fernando Núñez Fábrega, relató que “los 35 norcoreanos están viviendo muy bien (en Panamá), mejor que en Corea del Norte”. Tras la retención de la nave, la tripulación quedó recluida en una instalación en la zona del Caribe de Panamá que, en el siglo XX, sirvió de base militar de Estados Unidos.

“Están tomando sol durante dos horas al día. Hacen ejercicio, comen más carne que antes. Algunos han engordado. No estamos hablando de que están bajo ningún páramo. Los estamentos de derechos humanos que les han visitado dicen que ellos están felices de estar en Panamá”, narró el canciller.

Los otros tres—el capitán, el primer oficial y el secretario político—seguirán detenidos en Panamá, ya que se les acusa de tráfico de armas al existir presunciones de que tenían pleno conocimiento de la carga de armas que iba oculta en el barco Chong Chon Gang en más de 10 mil toneladas de azúcar en sacos. El panameño Nahaniel Murgas, fiscal responsable del caso, declaró a medios de prensa de Panamá que luego de la traducción de los documentos en idioma coreano encontrados en la embarcación, se ha confirmado que los tres sabían que llevaba un armamento sin declarar.

El proceso de repatriación de los 32 apenas se inicia y se desconoce cuándo serán enviados a Corea del Norte, agregó el fiscal. La posibilidad de que prosigan viaje hacia su país a bordo de la nave también se complicó, porque Pyongyang deberá pagar primero una multa inicial de un millón de dólares—después reducida a más de 665 mil dólares—que la Autoridad del Canal de Panamá (ACP) le impuso al Chong Chon Gang por intentar cruzar la vía interoceánica del Atlántico al Pacífico sin reportar que transportaba armas y violar los protocolos de seguridad.

El caso está lejos de solución, porque se está a la espera del veredicto final de un panel de expertos del Comité de Sanciones del Consejo que en agosto de 2013 inspeccionó las armas y el buque y determinará si ha sido violado el embargo global para impedir que Pyongyang importe o exporte armas. La cancillería panameña informó en agosto pasado que un “primer informe” de los especialistas, “el armamento cubano” transportado por el carguero “viola sin lugar a dudas las sanciones de la ONU, lo cual avala la posición panameña respecto de su actuación”.

El armamento, ha alegado La Habana, es “defensivo obsoleto”, con dos complejos coheteriles antiaéreos y aviones Mig-21, entre otras piezas, y fue fabricado a mediados del siglo XX, por lo que la carga iba a Corea del Norte a ser reparada y devuelta a la isla.

El diferendo provocó un distanciamiento diplomático entre Panamá y Cuba, que se reflejó con la ausencia del presidente panameño, Ricardo Martinelli, en la cumbre de gobernantes de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) que se efectuó el 28 y el 29 de enero en La Habana.

Bajo la sospecha de que transportaba drogas, la embarcación fue retenida y ocupada la Fiscalía General de Panamá. El gobierno de Panamá anunció el 15 de julio que un cargamento bélico “no declarado” fue hallado oculto en sacos de azúcar en las bodegas del barco, por lo que Cuba reconoció al día siguiente que las armas son de su propiedad pero que están obsoletas y que eran llevadas a Corea del Norte para que fueran reparadas por su socio norcoreano.


Posted originally: 2014-01-31 19:59:10

Leer original

Panamá tramita la expulsión de los marineros norcoreanos