8M

APDHA alerta de la situación de indefensión en que han quedado miles de mujeres porteadores

APDHA alerta de la situación de indefensión en que han quedado miles de mujeres porteadores
La Guardia Civil controla a un grupo de porteadoras en la frontera del Tarajal-1
La Guardia Civil controla a un grupo de porteadoras en la frontera del Tarajal-Imagen de archivo
"Tras 3 años de paulatina asfixia de la frontera ceutí, las porteadoras, últimas en la jerarquía social y económica en el entramado del circuito del porteo, son las que han visto como poco a poco se ha eliminado el único medio de subsistencia que tenían para sus familias", denuncian.

Con el cierre definitivo de Tarajal II se da carpetazo al porteo tal y como se conocía. Un punto y final sede una actividad económica, considerada contrabando por Marruecos, que se ha llevado la vida de más de una decena de personas en estos años, muchas de ellas mujeres.

“El porteo se ha llevado la vida de más de una decena de personas y ha visibilizado la errática gestión fronteriza donde las porteadoras han sido sistemáticamente utilizadas como moneda de cambio en las relaciones hispano-marroquíes. La ausencia de baños públicos costó la vida a Fatema Bouchra en octubre de 2019”, denuncian desde la asociación pro derechos humanos de Andalucía,  APDHA.

Un año después del cierre de la frontera, está claro que la intención de Marruecos de frenar el porteo es real, así como su apuesta por emplear a la mano de obra del norte de Marruecos en la industria de la exportación. Un escenario de incertidumbre e indefensión para miles de mujeres, alertada desde APDHA. No hay hueco para ellas en loo planes de Marruecos para esta parte del Norte de Marruecos: “El empleo de las porteadoras no se puede sustituir por el trabajo en la industria de la exportación. Son perfiles diferenciales. Las porteadoras optan por el trabajo en la frontera para poder compatibilizarlo con sus responsabilidades familiares, algo imposible de hacer con las jornadas de 6 días a la semana y 10 horas diarias”.

Lo que Marruecos llama contrabando no va a cesar, apuntan: “El contrabando es inherente a una frontera desigual. No va eliminarse el porteo va a precarizarse aún más. Se trabajará en la clandestinidad y en condiciones más paupérrimas. Se explotará, aún más, el trabajo de las porteadoras”.

Y es que las maniobras de Marruecos para asfixiar la economía de Ceuta y Melilla también dejan víctimas al otro lado de la frontera. “Podríamos decir que tras 3 años de paulatina asfixia de la frontera ceutí en la que numerosas personas son las que están padeciendo las consecuencias de unas acciones destinadas a seguir favoreciendo el sistema económico basado en la acumulación y en la explotación, las porteadoras, últimas en la jerarquía social y económica en el entramado del circuito del porteo, son las que han visto como poco a poco se ha eliminado el único medio de subsistencia que tenían para sus familias.

APDHA alerta de la situación de indefensión en que han quedado miles de mujeres porteadores