POR DEBAJO DE LA MEDIA NACIONAL

Los grupos etarios y de vacunación y la escasez de dosis lastran la inmunización en Ceuta

Los grupos etarios y de vacunación y la escasez de dosis lastran la inmunización en Ceuta
segundo vacunado covid ceuta
Este residente en la Virgen de África fue la segunda persona vacunada en la ciudad, en diciembre./archivo
La ciudad presenta el peor porcentaje de población con alguna dosis inyectada sobre el total a vacunar de todas las regiones, excepto Melilla, y uno de los peores a su vez, en el número de personas inmunizadas. También en el grupo de mayores de 80 años.

A pesar de que la Ciudad Autónoma lleva semanas apareciendo en las tablas del Ministerio de Sanidad como una de las 19 autonomías que mayor porcentaje de dosis inyecta sobre las disponibles, tanto que ha tenido que parar la campaña de vacunación por agotarlas en reiteradas ocasiones, hay un dato que no va en sintonía con el ritmo elevado de pinchazos. La Ciudad está por debajo de la media nacional en el tanto por ciento de personas ya inmunizadas sobre la base de población a vacunar. Tanto así que en el caso concreto de personas con alguna dosis puesta Ceuta sólo lleva un mejor porcentaje que Melilla.

Primero los datos y luego la posible explicación. Según los datos publicados por el Ministerio de Sanidad en Ceuta el objetivo es vacunar a 66.158 personas, toda la población mayor de 16 años. El censo total de la ciudad, el que se está usando por ejemplo para calcular la incidencia acumulada por cada 100.000 habitantes es de 84.202 personas.

En los últimos datos publicados por el Ministerio, correspondientes al viernes con datos del jueves, en Ceuta habían recibido al menos una dosis de la vacuna contra la covid 15.249 personas, lo que representa el 23 por ciento de la población a vacunar, sólo Melilla presenta un peor porcentaje con un 22,2 por ciento. A la cabeza va Asturias donde ha recibido al menos una dosis el 36 por ciento de la población a vacunar, 13 puntos de distancia con Ceuta. La media nacional está en el 29,3 por ciento.

Hay que anotar que estos datos ya están superados porque la campaña ha proseguido el viernes, el sábado y el domingo, y el Gobierno ha informado este domingo, sin sumar los datos de esta jornada, que el número de personas con al menos una dosis rozaba los 16.000 y se establecía ya en 15.911 personas.

Sucede parecido si se baja a las personas que han recibido ya la pauta completa, bien sea con la dosis única de Janssen, que se empezó a suministrar este viernes, bien sea con las dos dosis de las otras tres farmacéuticas (Pfizer, AstraZeneca o Moderna). Ceuta, según los datos del Ministerio del viernes, había inmunizado completamente a 6.560 personas el 9,9 por ciento de la población a vacunar. El dato también está superado y este domingo rozaban las 7.000 y se rebasaba el 10 por ciento. La media nacional estaba el viernes en el 11,7 por ciento. En este apartado además de Melilla (9,5 por ciento) también van peor las Islas, Baleáres y Canarias (8,8 y 8,9 respectivamente) y Madrid (9,3 por ciento de la población con la pauta completa) y Murcia (9,7).

Entonces, ¿cómo es posible que si la ciudad ha venido agotando las dosis disponibles semana tras semana a la hora de la verdad la inmunización de la población vaya peor que en otras regiones que no sólo no agotan las dosis disponibles entre remesa y remesa sino que rara vez llegan a administrar el 90 por ciento de las que reciben?

Aquí varias hipótesis, algunas son constatables con la estadística, pero quizás la que puede tener una mayor repercusión a la hora de adoptar medidas de salud pública en función de como avance la inmunización, no.

Empecemos por este punto. Desde hace algunas semanas en la tabla que publica el Ministerio de Sanidad con los datos regionalizados de las vacunas aparece una fila 20 como si de una autonomía más se tratara: “Fuerzas Armadas”. Sus números en esa tabla no son redundantes, es decir, su campaña de vacunación no está sumada dentro de las regiones de cada unidad, sino que son necesarios para que el total del país cuadre. Y son celosos de sus datos, en las tablas en las que se segregan los grupos etários, no arrojan ni total de población a vacunar ni porcentajes que permitan medir cómo va su campaña de vacunación.

¿Qué incidencia puede tener en la ciudad? Notable, hay más de 3.000 militares en activo en la ciudad. Y si han recibido dosis de vacunas y no están computados en el censo, en realidad, el tanto por ciento de población inmunizada subiría de forma importante, aproximadamente 4,5 puntos si han suministrado dosis a todos sus trabajadores. Algo que no parece muy descabellado pensar, aunque no haya datos al respecto.

El problema surge a la hora de evaluar cuándo se alcanza ese 70 por ciento de población inmunizada en la ciudad, sin sumar esos datos, Ceuta tardará más oficialmente, aunque no realmente.

La otra explicación que cabe para explicar el bajo porcentaje de inmunizados sobre la población a vacunar en comparación con el resto se encuentra en la pirámide poblacional y en los grupos de vacunación.

Asturias, por ejemplo, a la cabeza en población ya vacunada con alguna dosis presenta una de las poblaciones más longevas y envejecidas del país, lo que les ha dado pie a recibir porcentualmente más dosis que otras regiones. ¿Por qué? Porque en los grupos de la Estrategia Nacional de Vacunación se ha primado comenzar por el personal sanitario y por los más vulnerables los mayores. Sobre una población total a vacunar de 901.209 personas en Asturias, 87.826 personas tienen más de 80 años. Son casi el 10 por ciento del total. Y han logrado inyectar ya al menos una dosis al 98,5 por ciento de esa población.

En Ceuta, en cambio sobre los 66.158 a vacunar, los mayores de 80 años son 2.605. No llegan al 4 por ciento del total. Las autoridades sanitarias ya han logrado vacunar al 86,8 por ciento de ellos (2.260 personas) con al menos una dosis. Aunque en este grupo de edad, el más vulnerable, Ceuta también va a la cola en porcentaje, de nuevo sólo Melilla lo está haciendo peor o más lento.

Ha habido problemas ya aireados de personas que eran llamadas para vacunarse llevando años muertas u otras que para ser vacunadas se han visto obligadas a mover cielo y tierra a pesar de tener más de 80 años. La mayoría de las autonomías han logrado ya inyectar alguna dosis a la totalidad de sus mayores de 80 años o la rozan. Aunque completarles la inmunización está costando algo más.

No mejoran tampoco los datos en los dos siguientes grupos de edad prioritarios, mayores de 70 y mayores de 60. Han recibido alguna dosis el 79,5 y el 47,7 por ciento respectivamente del total de estas personas comprendidas en estas edades que está previsto que se vacunen en la ciudad, según los datos publicados el viernes por el Ministerio de Sanidad.

El grueso de la población de Ceuta a vacunar está comprendida entre los 24 y los 49 años. En ese grupo de edad, incluido en el último grupo a vacunar con las excepciones del personal sanitario, docente o de servicios esenciales, hay en el censo de Sanidad 30.066 personas, casi la mitad de las previstas que se vacunen.

Y 11.556 están encuadradas en el grupo de edad entre 50 y 59 años, que están también incluidas en el último grupo de vacunación.

Esto significa que si el reparto de vacunas a las autonomías por parte del Ministerio se sigue haciendo atendiendo a los grupos de la estrategia de vacunación, la campaña en la ciudad debería comenzar a acelerar durante este mes de mayo con la llegada de un volumen de vacunas más importante que el recibido hasta ahora, a tenor de que los grupos de vacunación prioritarios y más minoritarios en Ceuta se quedarían ya atrás para abrir la campaña a los últimos grupos de la estrategia nacional de vacunación, mucho más numerosos en la ciudad.

Será entonces cuando se pueda medir el verdadero músculo de la estructura de vacunación montada por la Ciudad Autónoma, que puede que llegue a requerir duplicar turnos o habilitar otro punto de vacunación para poder atender a la necesidad de progresar en la inmunización de la población contra la covid para poder desterrar, como en Gibraltar la mascarilla.

Los grupos etarios y de vacunación y la escasez de dosis lastran la inmunización en Ceuta