PANDEMIA

La incidencia de la COVID sigue bajando pero no la presión hospitalaria

La incidencia de la COVID sigue bajando pero no la presión hospitalaria
Archivo
Archivo

Ceuta ha empezado, lentamente, a recorrer la curva de descenso tras alcanzar el pico de la pandemia en esta segunda ola el pasado miércoles, al marcar una incidencia acumulada a 14 días por encima de 1.077 casos de COVID19 por cada 100.0000 habitantes, justo 10 días después de ponerse en marcha las primeras restricciones. 

Hoy, 16 días después del cierre del puerto de Ceuta, la ciudad registra 872,88 casos por 100.000 habitantes, un buen dato comparado si se echa la vista una semana atrás, pero una cifra terrible si tiene en cuenta que sigue siendo la más alta del país, y es además casi el doble de la media nacional y más del triple del umbral de riesgo extremo.

“Esta tendencia no es una victoria, es el inicio de un proceso que que va a llevar tiempo, no es cuestión de dos o tres días”, explicaba este lunes en su habitual comparecencia el el responsable del centro de emergencias, Fernando Simón, que advierte que esta tendencia tiene amenazas en el horizonte, situaciones de riesgo como los meses fríos o los puentes festivos y la Navidad, en los que se prevé una mayor movilidad. “Aparentemente los puentes de noviembre no han generado impacto, a ver si lo conseguimos hacer lo mismo en el puente de diciembre”, animaba Simón.

Pero, pese a que ha descendido notablemente la incidencia acumulada a 14 días vista, el principal indicador del avance de la pandemia del nuevo coronavirus, no lo ha hecho al mismo ritmo la presión hospitalaria. Las camas UCI siguen ocupadas al 41% por pacientes Covid y un 19% de las camas generales. 

Sí ha bajado —más de 10 puntos— la tasa de positividad. El aumento de la capacidad diagnóstica, con la entrada en acción de los test de antígenos, ha incrementado sensiblemente el número de pruebas, aunque, pese a ello, sigue siendo, tras Canaias, la región que menos pruebas realiza aunque ahora, eso sí, la tasa de positivos por cada cien pruebas ha bajado de 30 a 20%

La incidencia de la COVID sigue bajando pero no la presión hospitalaria