Ingesa da el primer paso para privatizar la sanidad en Ceuta, pero sin Lamela


Ingesa da el primer paso para privatizar la sanidad en Ceuta, pero sin Lamela

- La Dirección Territorial del Ingesa niega que se trate de privatización alguna

- La empresa adjudicatiría del concurso en el hospital de Ceuta no está vinculada como el ex consejero de Sanidad en Madrid, Manuel Lamela, como se dijo en un primer momento desde el PSOE

- En la descripción de las funciones a realizar por la adjudicataria figura la aplicación de un cambio de modelo en la gestión

El Ingesa ha comenzado a dar pasos en la dirección que marca la brújula del Partido Popular, responsable tras las últimas elecciones de la gestión de la Sanidad de Ceuta y Melilla, esto es la privatización del sistema. Aunque sin el concurso del ex responsable de la Sanidad en la Comunidad de Madrid y uno de los máximos ejecutores del rumbo de esa brújula y exponente máximo de las puertas giratorias, hasta tal punto que está, aún hoy, imputado.

A las acusaciones que ha formulado el PSOE a primera hora de esta mañana ha contestado el Ingesa con una nota de prensa en la que como primer punto ha desmentido que a Lamela le tocara algo en el concurso de Ceuta. “la asistencia técnica para la definición de un nuevo modelo de gestión clínica y su implantación ha sido adjudicada en Ceuta a la empresa del Grupo Indra, Mensor Consultoría y Estrategias. Esta empresa no tiene relación alguna con Manuel Lamela, ex consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid”, se ha defendido la dirección territorial del Ingesa en Ceuta, dejando aún más hundido si cabe a sus compañeros de Melilla. 

En concreto Mensor cobrará por la definición e implantación de ese nuevo modelo 42.307,70 euros y a la Administración el contrato le costará un total de 46.115,39 euros.

Y es que en la Ciudad Autónoma de Melilla la empresa que ha ganado sí es la del ex consejero. Punto que ha desatado toda la tormenta política y que ha catapultado el asunto a las portadas de los medios nacionales de todo tipo y condición. Algunos grupos del Congreso como el del PNV ya han advertido que la adjudicación a la empresa de Lamela de materializarse supondría un delito de prevaricación según lo que establece la Ley que rige los contratos de las Administraciones Públicas que prohíbe en su artículo 5 de forma expresa que las empresas beneficiadas de los concursos tengan en sus órganos directivos a alguna persona imputada, tal es el caso de Lamela.

Pero la polémica que suele llevar aparejada casi cualquier movimiento del ex consejero madrileño no esconde el paso del Ingesa, al que han acusado desde todos los flancos sindicales y políticos de haber dado el primer paso para la privatización de la sanidad. Extremo que ha negado la dirección territorial a través de su comunicado:

“No se privatizada nada, únicamente se da la oportunidad a los profesionales sanitarios de que tomen parte en la gestión de sus Servicios”, llega a decir la dirección territorial, tras explicar lo que es una unidad de gestión clínica.

“Las unidades de Gestión Clínica son plataformas en las que los profesionales participan directamente en la gestión y, por supuesto, que en ningún momento supeditan las decisiones clínicas o asistenciales de otra índole”, ha manifestado la dirección territorial ceutí a través de su comunicado.

Si bien otros organismos como la Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad apuntan en la dirección contraria y recuerda que el proceder de estas unidades de gestión suele ser el de imponer criterios mercantiles en la atención a los pacientes primando siempre el reducir costes aún a costa de cribar pacientes, algo que en Ceuta podría pasar por poner más dificultades a los tratamientos de los casos llegados desde el otro lado de la frontera.

Lo que no parece admitir duda alguna, sea en un punto o en otro, es que Ingesa que ya ha venido planteando la privatización o externalización de algunos servicios concretos tanto en el hospital de Ceuta como en el de Melilla, quiere cambios profundos en la gestión. Así el pliego que ha ganado Mensor dice que su trabajo será el de “"valorar en qué servicios pueden desarrollarse Unidades de Gestión Clínica, así como diseñar y colaborar en la gestión del cambio de modelo". Es decir, Ingesa quiere un modelo distinto del actual.

Como último argumento del Ingesa en respuesta al PSOE, y no al resto de agentes que han manifestado su opinión contraria durante la jornada un sonoro y típico “y tú más”:

“El Sistema Andaluz de Salud (SAS) dispone de Unidades de Gestión Clínicas en muchos de sus hospitales de la comunidad autónoma andaluza. Así que no se entiende como los socialistas critican lo que llevan años haciendo en Andalucía”, fin de la nota del Ingesa.

Lo cierto es que el Ingesa no aclara qué profesionales participan en las unidades de gestión ni que decisiones pasan por el estudio de esas unidades.

Ingesa da el primer paso para privatizar la sanidad en Ceuta, pero sin Lamela