La Fiscalía pide al Supremo que confirme la condena impuesta a la célula desarticulada en Ceuta


La Fiscalía pide al Supremo que confirme la condena impuesta a la célula desarticulada en Ceuta

- Considera probado que enviaron captaron a catorce personas para unirse al Estado Islámico en Siria

- La sentencia contaba con pruebas testificales “importantes” de familiares que identificaron a los cabecillas de la red

La Fiscalía del Tribunal Supremo ha solicitado en vista pública que se confirme la condena impuesta por la Audiencia Nacional de entre diez y doce años de cárcel para los once integrantes de la célula yihadista desarticulada en Ceuta al entender que las pruebas ratifican que los condenados reclutaron a catorce personas como muyahidines para unirse a las filas del Estado Islámico en Siria. Además, señala la Fiscalía se cuenta con "pruebas testificales importantes", de familiares de los reclutados que acudieron a la Policía a denunciar la situación aportando información sobre los miembros de la célula.

La sentencia de 2015 alertaba de "la radicalización y la peligrosidad" de la célula, a la que los once condenados "voluntariamente se integraron siendo plenamente conscientes del muy notable servicio que hacían mediante el continuo envío de yihadistas para el cumplimiento de los objetivos de las organizaciones terroristas filiales de Al Qaeda que operaban en Siria con la finalidad de imposición violenta de la Sharia, el Estado Islámico y finalmente el Califato Global".

Por su parte, la defensa de los dos cabecillas de la célula ha solicitado la redacción de una nueva sentencia por la Audiencia y rebaja de pena y absolución para el resto por una presunta vulneración del secreto de comunicaciones por las escuchas que dieron pie a la Operación ‘Cesto’. Petición que ha sido denegada.

La Fiscalía recuerda a la defensa que "no se les condena por jugar a fútbol en la playa o aparecer en la mezquita, sino porque la prueba iniciaria es amplísima" y añade que uno de los procesados “llegó a golpear al imán de una mezquita por no seguir sus indicaciones, por lo que no se puede hablar de que en su conducta existan motivaciones únicamente religiosas”.

La Fiscalía pide al Supremo que confirme la condena impuesta a la célula desarticulada en Ceuta