El Supremo ratifica la condena a un soldado por insultar y decir a un cabo que le "rompería el culo"


El Supremo ratifica la condena a un soldado por insultar y decir a un cabo que le "rompería el culo"

- La Sala Quinta de lo Militar confirma la sentencia a tres meses y un día de prisión por unos hechos acontecidos hace dos años tras un ejercicio físico de carrera continua de 10 kilómetros del RAMIX 30

- El condenado interpeló al mando en público para que no le "montase una película" y le dijo 'maricón de mierda, en la calle vas a saber lo que es un hombre de verdad, te voy a follar, te voy a reventar el culo"

La Sala Quinta de lo Militar del Tribunal Supremo ha desestimado el recurso de casación interpuesto por un soldado de tropa profesional de la Armada que el 25 de septiembre de 2012, después de participar en un ejercicio de instrucción física consistente en carrera continua de 10 kilómetros del RAMIX 30 de Ceuta, se encaró con un superior, le insultó y le amenazó al sospechar el cabo que no había realizado la prueba en su totalidad.

El Alto Tribunal ha ratificado en su veredicto, a cuyo contenido ha tenido acceso Ceutaldia.com, "por ser ajustada a Derecho" la sentencia del Tribunal Militar Territorial Segundo que condenó al recurrente a la pena de 3 meses y un día de prisión como autor de un delito consumado de insulto a superior (en su modalidad de injurias a un superior en su presencia) previsto y penado en el artículo 101 del Código Penal Militar, con la accesoria de suspensión de cargo público y derecho de sufragio pasivo durante el tiempo de condena.

Entre los hechos probados se incluye que, finalizada la carrera, el cabo "sospechó que el procesado no la había realizado en su totalidad, pues aunque iba corriendo delante de éste al llegar al acuartelamiento pudo comprobar que había llegado antes". Entonces le preguntó si había completado el recorrido y hasta dónde había llegado, a lo que el soldado respondió "en tono airado y en voz alta" que no le fuera "a montar una película". Un sargento intervino para dejar claro que "no podía tolerar semejante falta de respeto" y que "ya sabía lo que tenía que haber".

Sin embargo, pese a que el cabo había ordenado "posición de firmes", el acusado "continuó discutiendo con él y haciendo aspavientos". En un momento dado, tras romper filas quienes habían participado en la carrera, el soldado, en presencia de varios miembros de la Batería que se encontraban en las proximidades, "le dirigió las expresiones siguientes en árabe: 'Maricón de mierda, en la calle vas a saber lo que es un hombre de verdad, te voy a follar, te voy a reventar el culo".

Según el cabo, al ser proferidas públicamente dichas palabras estas le produjeron "un sentimiento de vejación y humillación". Tras acercarse algunos soldados para separar al acusado del cabo, la situación finalizó "al marchar el personal a las duchas".

"Prueba de cargo más que suficiente"

El recurrente basó su recurso en que el Tribunal de instancia no había contrastado "la declaración de determinados testigos que depusieron en el juicio con la de otros que también presenciaron los hechos y que declararon que lo que oyeron eran expresiones coloquiales sin ningún tipo de ofensa" y en que la declaración de los testigos en los que el Tribunal basó su convicción habían sido un "indicio que no es suficiente prueba para condenarle".

Para el Supremo sí se dispuso de "prueba directa de cargo más que suficiente" para enervar la presunción de inocencia del acusado, pues "además de la declaración del cabo ofendido se tuvo en consideración los testimonios de otros tres militares que presenciaron el incidente del recurrente".

El soldado también alegó que sus expresiones no tenían "la gravedad necesaria" para ser tipificadas en el artículo 101 del Código Penal Militar y que no había tenido "ánimo de menoscabar la integridad moral de su superior". El Supremo también ha rebatido este argumentario dando la razón al Tribunal de instancia, que consideró que "la palabra 'maricón' se potencia y cualifica con el apelativo 'de mierda' y se refuerza con dos expresiones que vienen a cuestionar públicamente la orientación sexual del cabo ofendido, al que se le dice que va a 'saber lo que es un hombre de verdad', en clara referencia a que ese hombre es precisamente el acusado, que le dice que le va a 'reventar el culo', lo que elimina cualquier posibilidad de atribuir a las expresiones en su conjunto el carácter coloquial o jocoso que pretende la defensa".

El Supremo ratifica la condena a un soldado por insultar y decir a un cabo que le "rompería el culo"