Unos vándalos destrozan una decena de cristales de coches en el centro

Unos vándalos destrozan una decena de cristales de coches en el centro
En algunos sitios los cristales aún seguían en el suelo marcando el lugar del golpe

- Las fuerzas del orden buscaban a dos personas subidas en una moto que habrían usado alguna clase de porra o barra para ir rompiendo a su paso ventanillas y retrovisores

- Ninguno de los afectados en un primer momento había sido robado en el interior del vehículo


Desde la zona de los juzgados hasta la plaza Maestranza y las calles que confluyen en la plaza de la jarra de cerveza ofrecían en la madrugada del sábado al domingo y aún en la mañana de este domingo un rastro de cristales rotos y miles de pedacitos de ventanillas en el suelo.

Unos vándalos, presumiblemente dos personas en una moto, se dedicaron a destrozar cristales de coches aparcados mientras iban avanzando sobre sus dos ruedas.

La Guardia Civil que ayudó a la Policía Nacional a intentar localizar a los autores de las roturas presumía que tenían que ser dos personas en una moto, una conduciendo y la otra con una barra extensible de metal para romper los cristales, al más puro estilo de videojuego gamberro.

La suposición se basaba en la rapidez con la que se habían ido prodigando los avisos en uno y otro punto del centro. Unos nueve o diez como poco.

Coches con la ventanilla del copiloto destrozada si estaba aparcado a la izquierda de la vía o con la del conductor, si estaba estacionado a la derecha. Retrovisores igualmente destrozados. El único patrón aparente, hacer daño grautito.

Algunos vecinos descubrieron con horror al ir a tirar la basura o sacar al perro el destrozo sufrido. Otros no lo han visto hasta esta mañana. Con los que ha podido hablar ceutaldia.com coincidían en señalar lo raro que se les hacía y cuánto les subía el enfado que les hubieran roto un cristal sin más afán que ese. A nadie le tocaron la guantera, o le robaron el equipo de música. Nada de hurto o robo con violencia. Sólo puro vandalismo.

Unos vándalos destrozan una decena de cristales de coches en el centro