Javier Ángel Díez Nieto

Este paso, entre el antes y el después de la terrible pandemia en España, que nos ha afectado psicológicamente, nos muestra un mundo ya vacío de la forma social en la que vivíamos, y que según algunos se ha acabado. Porque sin darnos cuenta el social/comunismo que impera en nuestro gobierno, nos muestra un nuevo Orden social. ¡Bueno, ahora la llaman…”Reconstrucción Social”! Es la nueva globalización económica totalitaria que buscando el control social y bajo el liderazgo autocrático de Iglesias/Sánchez (aprovechando la afectación psicológica del miedo a la enfermedad), están utilizando mediante sus decretos leyes (amparados en las añagazas del estado de alarma) que se nos imponen poco a poco, abriendo su agenda Chavista y Bolivariana. Con ellos están haciendo desaparecer la legalidad vigente que disfrutábamos. Es un baile triste al que nos someten, mientras se reparten el dominio sobre los ciudadanos. Sin duda la basura de unos es el tesoro de otros y con ello, apropiándose del miedo intentan redefinir a su antojo su modelo de sociedad Chavista.

Para ello, tenían que aislarnos, y gracias a la epidemia, nos han confinados en nuestras casas, impidiéndonos nuestro derecho fundamental deambulatorio, para que de lejos no veamos sus intenciones. Aislamiento necesario, que también se podría haber impuesto mediante otras leyes ya en vigor, como la ley de sanidad publica. Más, de esta manera y bajo el delito de posible propagación de la epidemia, obligan a las fuerzas y cuerpos de seguridad a una vigilancia decretada por ellos mismos de aislamiento. Vigilancia, que solo se entiende en los estados autoritarios. De esta manera, haciéndonos sentir la debilidad de estar solos, nos distancian a los unos de los otros, impidiendo el necesario acercamiento social, creador de ideas y sociedades libres, al tiempo que evitan cualquier rebelión a lo que ellos impongan desde el poder. De esta forma también se facilita la delación entre vecinos. Es la imposición de su verdad única institucionalizada, favorecida por los medios subvencionados que manejan a su antojo, porque todos sabemos que es más fácil vender propaganda que vender pensamientos. Con ello… ¡Adiós a la libertad de expresión!

Porque esa multitud de decretos ley que publican, escarban los fundamentos de la hasta ahora considerada democracia… destruyéndola. No son, las suyas ideas nuevas, sino que son los rescoldos de hace muchos años, que de nuevo se avivan en sus manos. Sus principios son fáciles de entender: “La propiedad es un robo” y “la vida del ciudadano es útil mientras sean productivos”. Principios terribles que nos reducen a meros conceptos de utilidad. Es decir… ¡Ellos decidirán sobre el derecho de quienes y de cuánto tiempo debemos vivir! De esta manera, vemos, como se han abandonado las residencias de ancianos dejando que el virus del covi19, haya hecho desaparecer a muchos de nuestros ancianos, ya nada útiles para sus finalidades. ¡El hombre solo debe dedicarse a la producción, perdiendo su individualidad! ¡Y los fallecidos, eran nuestros padres y abuelos, quienes levantaron nuestro estado de bienestar y los que nos cuidaron, quienes han fallecido abandonados por el nuevo sistema! Pero… ¡Para ellos, solo eran una carga innecesaria y por ello prescindibles!

"¡No nos quejemos, entonces! Y esperemos que la luz de la libertad vuelva algún día, a pesar de sus marrullerías de lobos desgreñados"

El derecho a la propiedad, también se ha afectado, no tan solo por el reciente decreto de 21 de abril, que permite la expropiación, sino también por la facilidad que se permite a los ocupas a figurar en el censo haciéndoles casi residentes en las casas ilegalmente ocupadas… estos son apenas simples ejemplos, por no hablar del plato de lentejas al rebaño que intentan imponernos como salario mínimo vital para someternos más, tan enardecidamente defendida por Podemos. En fin…podríamos analizar muchos hechos más, casi todos afectando a nuestra libertad y derechos, pero la extensión de un artículo no puede ser muy extenso. ¡Y aquí… lo dejo!

Más, no nos olvidemos… los derechos a la propiedad, a la libertad de expresión, a la salud (incluso a la vida), al derecho de circular libremente, a la independencia judicial…etc. Son piedras que están cayendo al fondo de nuestra democracia. ¡Su gestión del coronavirus, puede acabar con ellos y con la democracia, que históricamente, tanto costó conseguir! Y puede llevarnos a las ideologías de los años 20 del siglo pasado. Ideologías que creíamos ya superadas y que ellos están recuperando. Aunque también hay que reconocer, que cuando ellos gobiernan con su política marrullera, es porque representan bien a aquellos que les votaron (aunque en el caso de Iglesias sea tan solo a un 12% de ciudadanos). ¡No nos quejemos, entonces! Y esperemos que la luz de la libertad vuelva algún día, a pesar de sus marrullerías de lobos desgreñados. Y recordemos el pensamiento aquel que decía…” Vinieron a por un vecino y no hicimos nada…luego vinieron por mí y tampoco nadie hizo nada…” Pero bueno los estúpidos siempre han sido un problema, lo malo es que hay muchos más que lo son y no lo parecen.