Ramón Rodríguez Casaubón-1
Ramón Rodríguez Casaubón./archivo
Ramón Rodríguez Casaubón, Podemos Ceuta

¿Qué tiene el PSOE ceutí contra la familia profesional de Instalación y Mantenimiento?

Acaban de concluir las pruebas en las especialidades de Fontanería/Calefacción y Refrigeración correspondientes a los CeutaSkills 2021. Especialidades ubicadas en el instituto Siete Colinas.

Este instituto es el único de Ceuta y muy probablemente de España que cada participación, desde 2013, ha concluido con medalla. Éxitos obtenidos por alumnos de la familia de Instalación y Mantenimiento. Por alumnos que, en su mayoría, cursaban grado medio. Por alumnos que hace unos años vieron como “congelaban” la titulación superior y quedaron sin poder concluir el ciclo completo de FP. Hace dos años volvieron a dar una oportunidad a este ciclo superior, y su título de Instalación y mantenimiento de equipos térmicos y de fluidos. En junio saldrá la primera promoción de esta nueva etapa. Y también en junio, parece ser que, el Ministerio de Educación y Formación Profesional y su brazo ejecutor, la Dirección Provincial de Educación en Ceuta están dispuestos a defenestrar definitivamente esta salida profesional y formativa.

¡Total, solo estamos inmersos en la lucha contra una pandemia que nos ha afectado a todas!

¿Qué tiene el PSOE ceutí contra la familia profesional de Instalación y Mantenimiento?

Nueve personas, nueve jóvenes son los directamente damnificados, y con ellos toda la sociedad ceutí que parece no querer darse cuenta de cómo desde la educación se condiciona el futuro. Y en este caso en negativo. Ocho alumnos y una alumna que tras el grado medio no podrán optar a continuar con el grado superior de los estudios que eligieron. De unos estudios públicos. De un Ministerio de Educación y FP supuestamente progresista y empático.

Me centraré en la alumna pues tanto los Ministerios de Trabajo, como Igualdad, como Universidades o Educación, etc, intentan incentivar la participación de la mujer en estudios de carácter técnico, tecnológico y científico. A esta alumna en concreto le acaban de quitar, presumiblemente, esa opción. Animemos a las mujeres a matricularse en estudios técnicos que luego no permitiremos que se puedan finalizar. Es especialmente significativo que tengamos una ministra de Educación, una delegada del Gobierno, una directora provincial, una jefa de programas, una asesora técnica docente y una alumna que no podrá terminar su formación superior en la especialidad que eligió y que, además, desarrolla con elevadísima capacitación. Curiosa forma de entender la sororidad unamuniana. Si bien el tema que planteo, evidentemente, sobrepasa lo expuesto hasta ahora que no es más que la señalización del problema.

¿Qué tiene el PSOE ceutí contra la familia profesional de Instalación y Mantenimiento?

¿Y cuál es el problema? Pues parece ser que una vez más es la política. Frente a la ciudad de la FP tenemos el cierre de ciclos. Alguien podrá preguntarse si no estamos más cerca de “La ciudad de la alegría”, refiriéndome a la obra de Dominique Lapierre, que de la ciudad de la FP.

Frente a un lejano futuro una trágica realidad, un paro estructural y endémico que afecta a casi 3 de cada 4 jóvenes ceutíes y una administración educativa que les da la espalda. Ya lo comentó el otro día la directora provincial de educación, lo que prima es la cantidad y la rentabilidad económica. ¡Sí, en educación! ¡Sí, en educación pública! ¡Sí, en una ciudad referente mundial del paro juvenil! Pero a tenor de un estudio pionero de la ONG Save the Children y el centro de estudios EsadeEcPol parece ser que la educación española se ha especializado en crear y potenciar guetos. Educativos y por consiguiente también formativos y laborales.

España sería el tercer país de la OCDE con más colegios gueto. Es decir, el tercero que más segrega a los alumnos en centros según su renta familiar. Estamos por detrás de Turquía y Lituania.

A tenor de esta información no debiera extrañarnos que en Ceuta se sigan quitando oportunidades formativas a nuestros y nuestras jóvenes. Pero lo que no es de recibo es que la sociedad ceutí no diga de una vez por todas ¡basta ya!

Los posibles empleos que están negando a nuestros y nuestras jóvenes al suprimir los estudios de Técnico Superior en Mantenimiento de Instalaciones Térmicas y de Fluidos, son demasiados. Éstos y éstas técnicas ejercen su actividad en las industrias de montaje y mantenimiento de instalaciones térmicas y de fluidos relacionadas con los subsectores de climatización (calefacción, refrigeración y ventilación) y producción de agua caliente sanitaria en el sector industrial y en el sector de edificación y obra civil. En concreto se les está negando el acceso a las siguientes oportunidades de trabajo:

- Técnico en Planificación y Programación de procesos de mantenimiento de instalaciones térmicas y de fluidos.

- Jefe de equipo de montadores de redes y sistemas de distribución de fluidos.

- Jefe de mantenedores.

- Técnico de frío industrial.

- Frigorista.

- Técnico de climatización y ventilación-extracción.

- Técnico de redes y sistemas de distribución de fluidos.

- Técnico de instalaciones caloríficas.

- Instalador de calefacción y ACS.

- Mantenedor de calefacción y ACS.

- Técnico de mantenimiento de instalaciones auxiliares a la producción.

- Supervisor de montaje de instalaciones térmicas.

- Jefe de equipo de mantenimiento de instalaciones calor.

Entre otros muchos puestos de trabajo relacionados transversalmente con este título, además de la opción del autoempleo creando y gestionando su propia empresa y el acceso a la universidad, especialmente en carreras técnicas y científicas.

No creo que la Dirección Provincial de Educación de Ceuta pueda sentirse muy orgullosa al ocasionar todos estos destrozos a la juventud ceutí o … ¿tal vez sí? ya que parece más importante rentabilizar el dinero público en otras opciones menos costosas.

Seguiremos hablando del tema.

“¡Quién no se preocupa por la educación y formación de sus jóvenes destruye la sociedad en la que vive!” Soul Etspes