desconcierto

El Sevilla vive en el desconcierto

El Sevilla vive en el desconcierto. Su juego, brillante por momentos, cobarde la mayoría de las ocasiones, no le da para situarse, por el momento, entre los cuatro mejores equipos de la Liga. Sin pegada cuando jugó bien y débil en el acoso de un Granada que no se rindió, el Sevilla encajó la primera derrota de la temporada por su ineficacia a la hora de matar a un rival al que superó en los primeros diez minutos y durante veinte de la segunda mitad, los momentos en los que su juego sí fue digno de un equipo que anhela la Liga de Campeones. Sostenido casi siempre por Javi Varas, el Granada, colista como el Racing en el anterior envite en casa, lo sorprendió al contragolpe en el empate y lo remató en el último minuto después de una concatenación de errores de su zaga.

Desconcierto fronterizo en Cúcuta

Caótica y preocupante. Así es la situación en la frontera entre Colombia y Venezuela. Aunque en la noche del martes se abrió el paso en dos de los tres puentes cerrados desde el lunes después de que unos sicarios asesinaran a dos guardias venezolanos, ayer se mantenían las restricciones impuestas por el Ejecutivo que lidera Hugo Chávez: sólo pueden cruzar la frontera aquellos vehículos conducidos por personas con la identificación del vecino país. A pie, en cambio, pueden hacerlo todos.

Jordi Pujol: «Cataluña pasa por una situación de desconcierto»

Vive por y para Cataluña. Eso está claro. No he conocido a nadie tan determinado por un sueño. Su ideal nacionalista -o su nacionalismo idealizado- es la madre de todos los progresos; lo que mueve el mundo; su país. Todo lo ha enfocado hacia ese ángulo: cuando se formaba, leía, viajaba, buscaba entrevistas y contactos, sólo tenía una partida y una meta: Cataluña. Pues esa ha sido su vida. Desde aquel día allá por los 40, cuando, con sólo 12 años y en lugar de jugar a los piratas, se propuso aprender a leer y escribir el catalán con perfección. O cuando se declaró a Marta Ferrusola, y ya el pri...