encumbra

Navarro encumbra al Barcelona

Juan Carlos Navarro se superó ayer a sí mismo por enésima vez. Fue, con 24 puntos, el máximo anotador de la final de la Supercopa y allanó el camino hacia el primer título de la temporada a un equipo ya de por sí centrado y luchador. El Barcelona ganó la cuarta Supercopa de su historia ante un correoso Caja Laboral, al que una cadena de errores en el último cuarto condenó definitivamente. Xavi Pascual vio a su equipo "verde" ante el Madrid en la semifinal, aunque precisó que era un partido "no para ser brillantes, sino prácticos". Ayer logró ambas cosas. Esta victoria suma un título más a la nómina de trofeos del conjunto azulgrana, el mismo número de títulos que ostenta el Baskonia. Entre los dos clubes se han repartido las ocho ediciones de la competición.

La crisis encumbra al «tupper»: uno de cada cinco se lo lleva al trabajo

La crisis económica ha puesto en valor el uso de la fiambrera en el lugar de trabajo. Cada vez son más las personas que se llevan el tupper a la oficina en vez de salir a comer al restaurante.  Así, mientras hace un año, el 13,4 por ciento admitía que llevaba su comida al trabajo, en 2009 la cifra llega al 22 por ciento.


Este dato va en consonancia con las cifras a la baja en torno a los hábitos alimenticios que se han hecho público hoy. El  gasto de los españoles en productos de alimentación y bebidas ha descendido un 3,3% en el último año hasta un total de 87.645   millones de euros, según afirmó la ministra de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino, Elena Espinosa, quien precisó que, en términos   de volumen (cantidades compradas), el retroceso ha sido del 1,5%.


En el actual contexto de crisis se aprecia una menor fidelidad al   establecimiento habitual. Así, los consumidores visitan distintos   puntos de venta en busca de la mejor calidad-precio. Las primeras   marcas de fabricante se mantienen como la primera opción para los   compradores, al tiempo que las marcas de distribuidor que siguen   ganando peso en la cesta de la compra.  

Durante la presentación del anuario de Mercasa 'Alimentación en   España 2009', la ministra de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino,   Elena Espinosa, aseguró que el consumo de los españoles ha descendido   en el último año aunque menos de lo esperado. De hecho destacó   especialmente que no se han producido grandes caídas lo que refleja   que el sector agroalimentario "resiste bien la crisis".   

La ministra destacó especialmente el trasvase del consumo de la   hostelería y la restauración en favor del ámbito doméstico, dado que   sólo 23,7% del gasto se produce actualmente fuera del hogar, frente   al 30% que aproximadamente se registraba hace un año.    "La actual situación económica actúa como un pequeño freno a la   evolución expansiva del sector de la restauración", señaló Espinosa,   quien destacó asimismo que crecen en un 8,4% quienes manifiestan   consumir en el puesto de trabajo comida traída de casa.  

La ministra, que valoró que los consumidores primen la calidad a   la hora de optar por un producto (65% de los encuestados), por encima   del precio (56%), advirtió de que en el actual contexto de crisis se   aprecia una menor fidelidad al establecimiento habitual. Así, los   consumidores visitan distintos puntos de venta en busca de la mejor   calidad-precio.  

En el caso de la hostelería, pese a detectarse un ligero descenso   en el número de visitas, en un análisis comparativo con otros países   europeos y Estados Unidos, España ocupa el segundo lugar con mayor   número de visitas per cápita al año, con un total de 196, y con mayor   gasto por comensal por visita, cifrado en 4,85 euros.  

La ministra asegura que el sector agroalimentario español ha   sabido adaptarse y enfrentarse a la crisis, por lo que saldrá   fortalecido de ella. Por ello confía en que los datos de consumo   evolucionen de forma positiva en los últimos meses del año. En este   punto  identificó como una de las "asignaturas pendientes" la   internacionalización, y apuntó que "es ahora cuando hay que hacer más   esfuerzos que nunca" en este sentido.   

El estudio de Mercasa sobre producción, industria, distribución y   consumo de alimentación en España pone de manifiesto que el gasto por   persona en alimentos y bebidas para consumir en el hogar se elevó a   1.472,4 euros en 2008, con lo que la media mensual se situó en 122,7   euros, casi cinco euros más que el año anterior.


En total, el gasto   en alimentación y bebidas creció un 4,6% en 2008, hasta 90.303   millones de euros, un presupuesto en el que priman los productos   frescos, de forma que la carne concentra el 20,8% del gasto; las   patatas, frutas y hortalizas frescas, un 14,1%; el pescado un 12,7% y   el pan, un 6,3%.  

En cuanto a la alimentación envasada, las primeras marcas de   fabricante se mantienen como la primera opción para los consumidores   (41,5%), mientras que las marcas del distribuidor alcanzan un 34,4% y   siguen ganando peso en la cesta de la compra, dado que en 2003   suponían el 25,4%.  

El informe detalla que las ventas netas de productos de la   industria alimentaria se situaron en 83.204 millones de euros durante   2008, lo que supone un incremento del 1,4% respecto año anterior y el   16,4% del total de ventas netas del sector industrial español.