exmilitar

El misterio envuelve el asesinato de un exmilitar francés en Bengasi

Pierre Marziali llegó en la tarde del miércoles a Bengasi. Le acompañaba un socio de su empresa, Secopex. En la capital de los rebeldes libios les esperaban otros tres compañeros, la avanzadilla de esa firma francesa de seguridad: al día siguiente se reunirían con las nuevas autoridades para negociar un contrato de asesoría. Apenas un par de horas después de su llegada, Marziali ingresaba en el hospital Jalaa con el abdomen destrozado de un balazo. Sus compañeros desaparecieron de la escena.