vírica

Una infección vírica, entre las hipótesis de la muerte de Jarque

Espanyol

La autopsia al capitán del Espanyol, Dani Jarque, de 26 años de edad, ya ha comenzado en el Hospital de Careggi de Florencia, en el centro de Italia, según ha confirmado el Delegado del club, José María Calzón. La familia del jugador españolista finalmente no viajará a Florencia después de que se lo haya desaconsejado el Consulado español en Italia. Cuando se concluya la autopsia y se certifique con exactitud la causa de la muerte de Jarque se procederá a cumplir con ciertos trámites burocráticos y el cadáver del jugador podrá ser trasladado a España.

El presidente del Espanyol, Daniel Sánchez Llibre, planea viajar a Florencia, pero en el caso de que la autopsia termine con prontitud cancelará el viaje y esperará la llegada del cadáver en Barcelona. Jarque murió la noche del sábado, aproximadamente a las 20:00 horas, después de haber sufrido un desfallecimiento una hora antes y de practicársele infructuosamente el protocolo de reanimación.

Según el parte médico facilitado por el Espanyol, éste murió "a causa de una asistolia" en el Centro Técnico Federal de la FIGC. Los médicos que lo atendieron usaron el desfibrilador, que confirmó que se trataba de "una asistolia no desfibrilable".

 

Apuntan algunas causas de la muerte

Por su parte, La cardióloga Araceli Boraíta, miembro de la Sociedad Española de Cardiología (SEC) y del Consejo Superior de Deportes, dijo hoy que la muerte súbita del capitán del Espanyol Daniel Jarque podría deberse "a una infección vírica que afectara al corazón del deportista, ocasionándole una miocarditis --la inflamación y necrosis del músculo cardíaco-- y después una insuficiencia cardiaca mortal". La doctora Boraíta, "un virus puede afectar al corazón, igual que otros virus afectan a la garganta o a los pulmones y no se tiene que hacer nada especial, es sólo mala suerte".

"Saber si se encontró mal horas o días antes podría decirnos si la causa de su muerte fue un virus que afectó al corazón", acotó. Dice que los deportistas son vulnerables a este tipo de infecciones por tener "un sistema inmunológico muy deficitario" y asegura que, para evitarlas, deben consultar al médico en cuanto noten unas décimas de fiebre y sensación de malestar general. "Cualquier deportista que note fiebre, aunque no sea alta; malestar general, como en un cuadro vírico como el de la gripe, un respiratorio o digestivo, debe dejar de competir y consultar a su médico, ya que puede ser el inicio de una miopericarditis", apuntó.