woods

Woods saca el Tigre que lleva dentro

Ruge por fin El Tigre de nuevo. Con todas las ganas, con toda la rabia acumulada por dos años de abstinencia que han puesto en jaque la carrera de un mito del golf. Era el último golpe, el putt del hoyo 18 en el Chevron World Challengue, en la California que vio nacer y crecer la leyenda. El Tigre necesitaba un birdie para culminar la remontada, para volver a escalar hasta la primera posición, para que pudieran volver a decir su nombre como ganador de un título. Rodó la bola, entró el golpe y El Tigre lo celebró como en los viejos tiempos, con el puño apretado con fuerza, con los bíceps mostrando toda su potencia, con la cara y el grito que todos los rivales asociaron durante tantos años al gran dictador de este deporte.

Woods se desploma hasta el puesto 51

La precipitada caída de Tiger Woods sigue y por primera vez en 15 años ha desaparecido de la lista de los 50 mejores golfistas del mundo. No ocupaba esta posición en el ránking mundial desde el 13 de octubre de 1996, cuando era el número 61.

Woods se ahoga

Tiger Woods está desaparecido. No ha vuelto. El estadounidense dejó una sensación de control la semana pasada que hacía presagiar un porvenir más agradable para él, más fructífero. Pero no ha sido así. De hecho, la vía elegida ha sido la contraria y en el PGA, el último grande del año, ha firmado uno de los majors más decepcionantes de su vida. Es la segunda vez que falla un corte de un Grand Slam y solo en el Abierto de Estados Unidos de 2006 sumó más golpes entre los dos primeros días (12 sobre par), que en este PGA. Al final, diez sobre par (77 y 73 golpes respectivamente). Todo muy lejos de lo que acostumbraba Tiger.

McIlroy hace olvidar a Woods

Puede que no haya dos golfistas más diferentes que Rory McIlroy y Tiger Woods. Ambos son mundos opuestos. El jugador natural y delicioso que es el norirlandés de 22 años frente al robótico estadounidense de 35; el chico que ha comenzado a cuidar los abdominales frente al atleta que revolucionó la preparación física; el chico que habla por Twitter, un adolescente con pinta de adolescente, capaz de pelotear al fútbol americano mientras está a punto de ganar el Masters, frente al hombre de hielo, un maestro de la concentración que probó la autohipnosis. Sin embargo, tan distintos en todo como son, hay algo en McIlroy que desde hacía muchos años, muchísimos, solo se veía en El Tigre: una superioridad aplastante sobre el resto de los jugadores cuando están a tope.

Woods va a la caza de McIlroy

En el pasado Open Británico, Rory McIlroy rompió en Saint Andrews el récord de una primera vuelta con 63 golpes. Pero en la segunda naufragó con 80. En este Masters, Rory McIlroy rompió el récord de Seve Ballesteros como el primer líder más joven, con 21 años (Seve tenía 23 en 1980). Y, aprendida la lección, ayer no solo siguió al mando, sino que se quedó solo al frente con 10 golpes bajo par, seguido de Jason Day con menos ocho. Por detrás apareció como un búfalo Woods, que recordó al gran Tigre de hace unos años en la segunda parte del recorrido, birdie tras birdie. Hasta siete en los últimos 11 hoyos. Tiger ha recuperado el colmillo y lleva mucho tiempo pasando hambre (desde 2008 sin grandes). Ayer estuvo fabuloso con el drive y con el putt, y firmó con 66 golpes su segunda mejor vuelta histórica en Augusta. Woods volvió a brillar como antaño, la viva imagen de un jugador completo, dominador en cada parte del campo y con cada palo.

El nuevo Tiger Woods se pone a prueba en casa

Tiger Woods vuelve a casa hoy, al lugar donde todo empezó, para tratar de demostrar que está de regreso, que puede volver a fascinar al mundo, que sus cambios en el swing sirven y que ha dejado atrás sus problemas personales. Para ello ha elegido el Farmers, un torneo del PGA de EE UU que se juega en Torrey Pines, un campo en el que ha dominado de manera insultante. En 11 participaciones, el ex número uno del mundo del golf se ha impuesto en ocho ocasiones y nunca ha quedado fuera del top ten. El último de sus 14 grandes lo consiguió aquí, ante un inconmensurable Rocco Mediate, con la rodilla destrozada y tras un play off de 19 hoyos. La última víctima de aquel Tiger lo recuerda: "Allí ocurrió algo especial. Fue una gran batalla y sé que la disfrutó más que si hubiese ganado por 10 golpes". La hazaña tuvo consecuencias: operación de rodilla y más de cinco meses fuera de juego.

El peor golpe de Woods y el ciclón Bolt

La noticia más impactante fue la retirada temporal de Tiger Woods después de confirmarse sus múltiples infidelidades y problemas matrimoniales. El número uno del mundo pasó semanas en una clínica para desintoxicarse de su adicción al sexo.

El retorno de Tiger Woods, listo para esta primavera

La vuelta de Tiger Woods al campo de golf podría estar muy cerca. El deportista se encuentra rehabilitándose de su adicción al sexo, y en cuanto se haya repuesto intentará recuperar su liderazgo deportivo; algo que se espera que ocurra para la próxima primavera. Los escándalos amorosos de Tiger Woods hicieron caer en desgracia al deportista el pasado otoño, logrando que perdiera el apoyo de sus seguidores y de las compañías publicitarias. Tras ello, Tiger reflexionó y decidió someterse a un programa de rehabilitación, con el que está recuperándose de su adicción al sexo. "Tiger quiere most...

Tiger Woods se queda sin coches

La automovilística General Motors ha roto el contrato que mantenía con la estrella del golf Tiger Woods según el cual el famoso podía disponer de cualquier vehículo de la empresa todo el tiempo que quisiera. Así, ya no veremos en lo sucesivo a Woods en ese fabuloso Buick prestado de no ser que se compre uno propio. Poder puede, porque el mega golfista puede presumir de tener una de las mayores fortunas de los Estados Unidos. Por otro lado según escribe el periódico sueco «Aftonbladet», Woods no ha desaparecido del mapa, se ha escondido debajo de tierra o cosa parecida, sino que se encuentra...

Woods antes de dejar de ser Woods

El golfista estadounidense Tiger Woods aparece retratado con el torso desnudo en el número de febrero de la revista Vanity Fair, que saldrá a los quioscos el próximo martes y que mostrará una foto tomada en pleno apogeo de su popularidad y de su imagen publicitaria, antes de su escándalo de infidelidad.