El Gobierno analiza la continuación de la reforma integral de las calles del centro


El Gobierno analiza la continuación de la reforma integral de las calles del centro
El presidente de la Ciudad, Juan Vivas, se reunirá el próximo viernes con responsables y técnicos de Acemsa y de las consejerías de Presidencia, Fomento y Gobernación para hacer un repaso al plan de reforma integral a la que se están sometiendo las calles del centro. El encuentro de trabajo, al que se sumará también representantes de Isolux Corsán, empresa que está ejecutando las obras, se enmarca dentro de las reuniones periódicas que el presidente mantiene para hacer un seguimiento a los planes de inversiones.
La reforma integral de las calles del centro, iniciada hace aproximadamente dos meses, tiene un presupuesto de 4 millones de euros y un plazo de ejecución de un año. El objetivo fundamental de estos trabajos es renovar las deterioradas redes de saneamiento y abastecimiento, que cuentan con 35 años de antigüedad. Esta actuación servirá para eliminar las fugas de agua. Además, las aguas de lluvia tendrán unas conducciones propias (red separativa), con lo que se reducirá la posibilidad de que haya inundaciones. Junto a esto, se está colocando en todo el sector una red de riego para disponer de agua no potable cuando entre en funcionamiento la Estación Depuradora de Aguas Residuales (EDAR).

 

MOLESTIAS INEVITABLES EN UNA ACTUACIÓN IMPRESCINDIBLE

 

Se trata de una actuación “necesaria e imprescindible para mejorar la calidad de vida de los usuarios”, resumen desde Acemsa. Además, la ejecución de las obras implicará que se renueve el aspecto de estas vías. “Para llevar a cabo estos trabajos, hay que abrir las calles y no tendría sentido volver a colocar el viejo acerado, por eso las obras se van a aprovechar para renovarlo, aunque esa no sea la finalidad fundamental”, añade la empresa municipal.

 

La consecuencia no querida de estos trabajos, son los inevitables problemas que las obras generan en el tránsito de personas y vehículos. De hecho, por este motivo se justifica la presencia en la reunión del viernes de las Consejerías de Presidencia y Gobernación, que estarán representadas por sus titulares, Pedro Gordillo y José Antonio Rodríguez. El primero como responsable del transporte público y el segundo en relación a su competencia en la regulación del tráfico, encomendada a la Policía Local.

 

No obstante, las molestias son insalvables. Por ello, como ya dijo en el inicio de las obras, el Gobierno espera que los ciudadanos “sepan entender” esta cuestión. “En una actuación de esta envergadura, los perjuicios son inevitables, pero los objetivos que se van a conseguir, como son la eliminación de las fugas de agua, la reducción del riesgo de inundaciones, además de la renovación de unas infraestructuras obsoletas, justifican la actuación porque van a redundar en la calidad de vida de los ciudadanos”, explica el presidente de la Ciudad, quien viene haciendo un exhaustivo seguimiento a la marcha de estos trabajos.

 

La reunión del viernes, que se celebrará a las 10.00 horas en la Presidencia de la Ciudad, servirá para hacer un repaso de la marcha de los trabajos y programar las próximas actuaciones relacionadas con estas obras. La planificación se hará intentando que los ciudadanos tengan que soportar los menores inconvenientes posibles.