MEMORIA 2017

El TSJA reclama una solución a los constantes problemas informáticos de los Juzgados de Ceuta

El TSJA reclama una solución a los constantes problemas informáticos de los Juzgados de Ceuta
Entrada a los Juzgados
Entrada a los Juzgados  

El Tribunal Superior de Justicia de Andalucia, Ceuta y Melilla ha hecho pública este jueves su memoria Anual de Actividades y Funcionamiento correspondiente al ejercicio 2017, con capítulo especial para Ceuta y sus problemas continuados con los sistemas informáticos y la digitalización de la Justicia y la falta de infraestructuras, lastrada por el retraso de las obras de la nueva sede judicial en el antiguo Banco de España.

La memoria del TSJA no quiere pasar por alto las muchas quejas por los problemas que acarrea la nueva plataforma informática con la que trabajan en los Juzgados de Ceuta y Melilla, el llamado “territorio Ministerio”, con “evidente retraso de los procedimientos y ralentización del trabajo jurisdiccional: hay problemas con el visor, con la confección del expediente y el fechado de acontecimientos, con la descripción de acontecimientos, con las causas declaradas secretas, con documentos adjuntos a expedientes o atestados, con la solución de las incidencias informáticas, etc”, enumeran.

Desde el TSJA dejan claro que no abogan por “un paso atrás tecnológico, ni podemos dar, ni pedir, un paso atrás en el proceso de digitalización”. Pero, matizan, “hay que mejorar el proceso de transformación digital y proporcionar mayor grado de satisfacción, evitando, como ocurre hasta el momento, que siga presente el desánimo, la frustración y, lo que es peor, la inseguridad en quienes tienen el deber y la obligación de juzgar sobre el fondo del asunto tratado de forma informática”.

Los problemas en las diferentes oficinas y sedes judiciales no escapan tampoco a la memoria de situación del TSJA en Ceuta, que, como los funcionarios ceutíes, esperan con impaciencia una nueva sede que no llega. “Es importante actuar con mayor premura en Ceuta, responsabilidad del Ministerio de Justicia, para mejorar las actuales infraestructuras y unificar algunas sedes en el edificio del antiguo Banco de España, que debería haber comenzado a funcionar como sede judicial el pasado mes noviembre de 2017 y se fija ahora la conclusión de obras para el segundo trimestre de 2018”, se desesperan, recordando además estas no son las obras definitivas sino todavía la primera fase de rehabilitación, por lo que queda una segunda fase, “de igual o mayor calado”, advierten.

Y, como cada año, la Memoria del TSJA reserva un párrafo para plantear la necesidad de optimizar el Juzgado de Vigilancia Penitenciaria, con muy escasa carga de trabajo, por lo que insisten, “parece razonable que otro magistrado comparta y asuma las funciones de Vigilancia Penitenciaria, tal y como sucede en la Ciudad Autónoma de Melilla, lo que haría posible la transformación de ese órgano judicial en otro de la jurisdicción mixta, con posibilidad añadida de especialización y separación de jurisdicciones civil y penal en Ceuta”.

El TSJA reclama una solución a los constantes problemas informáticos de los Juzgados de Ceuta