La ceutí Babel Ruiz presta su voz jazzística al mundo del autismo en el tema 'Numberland'

La ceutí Babel Ruiz presta su voz jazzística al mundo del autismo en el tema 'Numberland'
La cantante ceutí autoeditó su primer CD.
La cantante ceutí autoeditó su primer CD.  

- La artista lanza, con la colaboración de Art Media, ABRAZA-Asociación de Autismo y TGD (Transtorno General del Desarrollo), una canción para los más de 50.000 niños en edad escolar que padecen este síndrome en España

- "Son niños que, en el mejor de los casos no mantienen la atención más de 2 minutos; sin embargo, en el nivel creativo ha sido absolutamente estimulante", dice su trabajo con ellos


En clave de jazz y con la colaboración de Art Media, ABRAZA-Asociación de Autismo y TGD (Transtorno General del Desarrollo), la ceutí Babel Ruiz presenta ‘Numberland’, un tema que pretende hacer mirar a la sociedad a los más de 50.000 niños en edad escolar que padecen este síndrome en España. Su inconfundible voz lleva con él, empleando toda la dulzura y entrega que da conocer el autismo bien de cerca, a universos perdidos de números primos, pies sin zapatos, juegos in rumbo fijo y creatividad inusual.

Ruiz es "una mujer a imitar", batalladora, una amazona de la música. La cantante, pianista y compositora de la ciudad autónoma se ha convertido en "una referencia obligada del jazz nacional". Ha autoeditado un disco, ha producido otro y realiza giras por todo el país.

Risueña y enérgica, ahora anda promocionando este trabajo, de la mano de Art Media y Abraza, la asociación cordobesa. Pronto ofrecerá las delicias de un nuevo disco, un trabajo más íntimo que su anterior 'Vuelvo a África', un camino que  aproxima a quienes lo escuchen "a otro temario, ajeno también, sí, pero mucho menos conocido".

Esta es la entrevista que ha concedido a 'TheBorderLineMusic', que este martes ha cedido su contenido a Ceutaldia.com.

Pregunta.- ¿Qué línea va a llevar tu próximo trabajo discográfico?

Respuesta.- Creo que, como en el anterior, sigo en la dinámica de hablar de lo que me preocupa mirando a los que no tienen tanta suerte. Es una forma de equilibrar o de agradecer ser una persona tan afortunada, o al menos así me considero. Supongo que, por eso, me doy cuenta de que hay muchos que sufren, así que quisiera contagiar o intentar dar algo de luz al respecto, con todos mis respetos hacia el sufrimiento ajeno, faltaría más. Lo que sí adelanto es que en este disco la formación cambia para ser más pianística e incorpora otro instrumento melódico a parte de la voz. También hay alguna canción que habla del amor "no amor" el manido "amor romántico". Y es que soy de barro, claro, como todos. ¿Cambios respecto a trabajos anteriores? En líneas generales, nosotros estamos contentos con lo que hay hasta ahora adelantado. El sonido es más pianístico que en el anterior, tal vez más íntimo. Seguimos en clave de jazz. A mí me mola, la verdad.

P.- ¿Qué aprendizaje has sacado después de estar rodando un video y un reportaje con Abraza asociación de autismo y tgd de Córdoba?

R.- El aprendizaje que más huella me ha dejado ha sido re-constatar que hay gente que vive con las prioridades muy definidas, y otra que no. Estar en contacto con el autismo provoca que no haya duda en los valores fundamentales de un ser humano. Otra de las cosas que más he valorado es que aprender a amar no es fácil. Y ahí arrojo un dato a la pregunta anterior aclarando ese concepto del amor “no amor”. Se habla de amor en las canciones continuamente, confundiendo amor con otros instintos humanos. El amor no espera respuesta del ser amado. Se ama porque se ama, esto también lo saben muy requetebién los habitantes de Numberland, o esa es mi impresión.

P.- Como curiosidad, ¿por qué dedicas este disco al mundo del autismo?

R.- Dedico este disco al mundo del autismo por una petición muy personal de unos seres muy amados y porque vivo esta realidad muy de cerca desde hace muchos años. Lo demás vino solo... Presento una visión personal, que me toca de cerca, hacia los desfavorecidos porque hace falta. Me explico… Tan simple como que, en algunos casos, que tu hijo pueda ser un adulto independiente el día de mañana está condicionado por la pasta que tengas para pagarle la infinidad de terapias que necesita. Las asociaciones como Abraza-asociación autismo y TGD, se forman, entre otras cosas, para poder conseguir fondos que gestionen esas terapias, además de apoyar y asesorar a las familias que se encuentran con este problemón y caen en un pozo de tristeza y desesperanza, en un principio, que se transforma, con el tiempo y la ayuda de este tipo de asociaciones, en una puertita abierta donde hay más esperanza.

P.- Una mujer comprometida con su entorno social…¿Colaboras en alguna Asociación?

R.- No, no colaboro con ninguna asociación, al menos, no pertenezco a ninguna... ¿Y sabes qué? Paradójicamente no soy partidaria de los asociacionismos. Creo en la individualidad del ser humano. Un animal, por cierto, que me parece hermoso. Pero por otro lado, los asociacionismos a veces son tan necesarios!. Supongo que como soy tan afortunada puedo permitirme el lujo de ir por libre. Por eso, yo lo hago de otra forma colaborando o ayudando en lo que puedo y como puedo cuando en mi cotidianeidad irrumpe algo en lo que pueda ayudar, ya sea darle unas pelillas al señor de la puerta del lídl o comprarle un mecherillo a la señora del metro de Alonso Martinez, que después le puedes prestar al colega que fuma como un carretero y siempre anda perdiendo el mechero..Vamos que.. fórmulas para ayudar las hay a cientos.. miles.. millones... Lo importante es tener en cuenta que ayudar es parte de tu esencia como indivíduo. Raro, ¿no?

P.- ¿Cómo ha sido la experiencia de trabajar con niños y niñas autistas?

R.- En el nivel practicidad y logística, muy difícil. Son niños que, en el mejor de los casos no mantienen la atención más de 2 minutos, sin embargo en el nivel creativo, ha sido absolutamente estimulante. Y en el personal... bueno… rompedor! El agravio comparativo está servido. Estos padres lo tienen muy claro y, aunque lo llevan con naturalidad y positivismo, yo no dejo de sentir su sufrimiento. ¡Son héroes!

P.- ¿Tienes programada gira próximamente?

R.- Claro, pensamos que para principios de 2014 todo el engranaje estará más que afianzado y podremos presentar este trabajo en concierto. Los músicos de jazz si no tocamos en directo languidecemos como una orca en la piscina de un chalet. Me temo que por eso los cachés no sólo han desaparecido sino que son de verdadera risa. Te aseguro que no elejimos esta profesión, en este país, por lo lucrativa que resulta. ¿No era esto lo que hablaba antes? Amar… dar sin recibir…Ja jaaaa! Cuando tenía 14 años pedí en casa hacer el ingreso al conservatorio de Córdoba, porque yo quería ser pianista. Mi papá (con todo su buen criterio de padre de la época) me dijo que eso podía hacerlo como hobby, que mejor me pusiera a estudiar algo más serio porque la música era hermosa pero no me iba a dar de comer… 20 años dedicada a esta profesión; he llegado hasta aquí y he dado de comer, hasta hoy, a 3 hijos, que no es poco; y al final va a resultar que.. Papiiii! … tenías razón!!

P.- Siempre envuelta en nuevos proyectos, pareces una mujer muy activa y polifacética, ¿Cómo eres capaz de sacar tiempo para tanto?

R.- Duermo poco. Soy hiperactiva, así que practico chikung y salgo a correr por el prao para que mis seres queridos logren aguantarme... Ja ja! El nuevo proyecto discográfico que comienza con este Numberland me obliga a no dejar de lado esa dinámica, a estar a pleno rendimiento. Ya sé que apenas pasó un año desde el disco anterior, pero en realidad, es así mi ritmo. Soy músico, mi trabajo es hacer música. Así que compongo sin parar, igual que voy a tocar a los bolos cada vez que hay que ir. Por supuesto, también compongo sin parar porque no todo lo que compongo me vale..Que va!. Aunque he de reconocer que soy bastante prolífica. Y además amo componer. No sé si me gusta más hacer música o ejecutarla, la verdad… Espero que sea mi forma de ganarme la vida cuando ya no tenga el cuerpo para bolos: componer para otros. En cualquier caso, como vivir de esta profesión es bastante complicado no queda otra que trabajar y trabajar. Hace poco, charlaba con un compañero sobre la experiencia de sacar nuestros proyectos adelante. Él acababa de sacar del horno su disco y yo llevaba un tiempito moviendo el mío (el primero). Me pidió consejo: Empuja! Le dije… y cuando te canses, ríete y sigue empujando, pero no te rías mucho que te aflojas!

P.- Tres discos en dos años

R.- Si. Y alguna otra cosa que ya iremos contando…