INFORME DE GASTO EN CULTURA

El extraño caso de los 'culturetas' ceutíes

El extraño caso de los 'culturetas' ceutíes
Público en un concierto en Patio de Armas de las Murallas Reales
Público en un concierto en Patio de Armas de las Murallas Reales  

Según el Ministerio de Educación, los ceutíes (y melillenses), son los que más dedican de su presupuesto a ocio y cultura. No lo parece, pero, eso dicen las cifras, en Ceuta, una ciudad con un solo cine (con siete salas), un teatro municipal de programación intermitente, si acaso un par de exposiciones de andar por casa y un escaso cartel de conciertos, una familia ceutí se gastan de media 932,7 euros al año, lo que supone un gasto anual de casi 50 millones de euros sumando las dos ciudades autónomas. No solo eso, Ceuta destina el 0,26 de su PIB, solo por debajo de Melilla, y muy por encima de la media española.

En el caso del gasto medio por hogares, ese aparente afán cultural de las familias ceutíes no se debe tanto al amor por la cultura, el cine o las artes escénicas, sino a que el Ministerio incluye en el catálogo de servicios culturales los libros de texto, suscripciones a servicios de streaming como Netflix o HBO, equipos y accesorios audiovisuales y fotográficos, así como cuotas de televisión y servicios de móviles y relacionados con Internet.

En el capítulo de consumo de cultura en los hogares, los ceutíes y melillenses encabezan el ranking, no así en el capítulo individual, donde el gasto cae al furgón de cola con 292 euros al año, capítulo que encabezan madrileños, catalanes, vascos y navarros.

También el gasto público

En cuanto al gasto de la administración, en el 0,26 por ciento, está muy por encima d el a media nacional de las autonomías y de la Administración General del Estado, pero ligeramente por debajo del gasto en las administraciones locales, que destinan de media un 0,30 por ciento. Gasto que se ha reducido notablemente en los últimos años pasando del 0,42 por ciento del PIB al 0,26 de la actualidad.

En 2011, el gasto público en cultura en Ceuta alcanzaba los 6,7 millones, en 2015 había bajado a 4,1, pasando de 82 euros por habitante a 48,6 en 2015. Un gasto que en estos últimos años ha doblado la porción que se destina a bienes y servicios e infraestructuras, siendo las artes escénicas el último apartado de gastos en el balance. Y así y todo, Ceuta es la segunda región que más dedica a la cultura. O eso dicen las cifras.