IEC

Las VIII Jornadas de Arquitectura y Urbanismo tienden un puente entre Ceuta y Tetuán

Las VIII Jornadas de Arquitectura y Urbanismo tienden un puente entre Ceuta y Tetuán
Ciudad lineal
Ciudad lineal  

Mientras la frontera se empeña en convertirse en un imposible, mientras Marruecos maniobra para cortar lazos económicos entre ambos lados del espejo del Tarajal, la cultura, la historia y el urbanismo, de la mano de las VIII Jornadas de Arquitectura del Instituto de Estudios Ceutíes han logrado tender un puente entre Ceuta y Tetuán en las primeras jornadas a caballo entre dos ciudades en dos países diferentes: España y Marruecos. 

Una colaboración inédita que ha sido posible gracias la colaboración del Instituto Cervantes de Tetuán y la Fundación Premio Convivencia, además del entusiasmo y el empeño del nuevo decano de la sección, Gabriel Fernández Ahumada.

Quizá para subrayarlo, estas octavas jornadas sobre arquitectura y urbanismo del IEC han comenzado hablando de lo que pudo ser y no fue: el proyecto de Arturo Soria de unir Ceuta y Tetuán con una ciudad lineal de 50 kilómetros siguiendo el trazado del ferrocarril. Una idea que presento al Gobierno español junto Hilarión González del Castillo pero que nunca llegó a a pasar del papel, explica Miguel Ángel Maure, profesor titular de la Universidad Complutense de Madrid y Doctor Arquitecto por la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de la Universidad Politécnica de Madrid. Especialidad en Urbanismo y Edificación y, sobre todo, especialista en la figura y la obra de Arturo Soria y sus tesis sobre la ciudad lineal que llevó a convertir en un barrio madrileño. Maure, además, autor de la biografía de Arturo Soria en el Diccionario Biográfico Español de la Real Academia, considera que la ciudad lineal sigue siendo hoy, un siglo después, la solución a los problemas del urbanismo.  

IM_63393_WebSoria y del Castillo creían que ese modelo de ciudad era la solución urbanística para el norte del Protectorado español.  La dictadura de Primo de Rivera se propuso aprovechar la victoria de la guerra del Rif para compensar la bancarrota que la Guerra de Marruecos le había supuesto al país, poniendo a producir el territorio ocupado recién pacificado. En 1928, explica Maure en su obra, “el Gobierno concertó un empréstito de 82 millones de pesetas para invertir en cinco años en obras básicas de infraestructura. Había que articular el territorio y como consecuencia, colonizarlo”. Y es aquí donde coinciden las necesidades políticas con el urbanismo.

Pero no pasó de ahí. La Ciudad-Lineal-Jardín de Ceuta-Tetuán no fue más que un  proyecto; las consecuencias del crack del 29, cuyos efectos se sintieron en España en los años 30, los problemas de la II República, la Guerra Civil, la II Guerra Mundial… terminaron por dar al traste con la utopía de construir una ciudad de 50 kilómetros “casi en línea recta” entre ambas ciudades.

Visitas a proyectos en marcha

Las VIII Jornadas de Arquitectura y Urbanismo de Ceuta y Tetuán, serán también excusa para realizar una mirada al presente e inmediato futuro, con charlas sobre el futuro centro de interpretación de las Murallas Reales y la restauración de la vieja Estación de Ferrocarril, todavía empantanada por problemas con la constructora pero casi lista para su inauguración a falta de la instalación de la estructura que cubrirá la antigua locomotora y que ha debido ser replanteada ante el tiempo transcurrido desde la redacción del proyecto. Estas jornadas permitirán además visitar de la mano de sus arquitectos estos proyectos en marcha durante la próxima semana.Jornadas de Arquitectura