Pedro Rojo: “Antes era impensable ver novela o poesía en árabe dialectal, es un paso gigantesco”


Pedro Rojo: “Antes era impensable ver novela o poesía en árabe dialectal, es un paso gigantesco”

- El presidente de la Fundación Al Fanar y Nuria Medina, responsable de Cultura de Casa Árabe reflexionan sobre los cambios culturales en Oriente Medio en un desayuno-coloquio con periodistas convocado por la Fundación Premio Convivencia.

- Los dialectos salen de la marginalidad y ganan terreno en el mercado cultural

- “Hablar de mundo árabe es complejo cuando hay tantas semejanzas entre un español del Sur y un islandés, como entre un mauritano y un kuwaití”

Al visitante arabófono no se le escapará un detalle crucial que se esconde en la exposición ‘Cálamos y Viñetas. Cómic Árabe en movimiento’: buena parte de la obra que se muestra en el espacio expositivo no está escrita en el habitual árabe estándar o ‘fushá’ sino en múltiples dialectos, en la lengua materna de autores de Marruecos a los dialectos Líbano, pasando por Siria, Egipto o Yemen. “Antes era impensable ver novela o poesía en árabe dialectal, es un paso gigantesco”, valora Pedro Rojo, presidente de la Fundación Al Fanar y comisario de la exposición, durante un desayuno-coloquio con periodistas convocado por la Fundación Premio Convivencia.

”Ha sido un descubrimiento”, explica el fotógrafo Hamadi Ananou, uno de los participantes en el coloquio, “cada vez que he visto una exposición de este tipo se utiliza el árabe estándar para que sea un conducto general, en este caso no, cada uno ha usado su dialecto, su dariya, y llega a todo el mundo, es una manera de llegar rápido a los suyos, a sus vecinos, que es lo que les interesa”. Esa es la clave de su universalidad, la atomización que provoca la globalización y que ha cambiado el concepto de identidad que ya no reside en la nación, explica Nuria Medina, coordinadora de Cultura y Nuevos Medios de Casa Árabe en España. “Así como hace unas décadas podías ver una búsqueda de un mundo panárabe eso ya no se da, los artistas ya no trabajan por buscar una identidad nacional”.

”Los artistas ya no producen para ese para ese panarabismo que sí se ve en el comic de los Años 50 Y 60, ese árabe clásico, con temáticas muy de construcción nacional, ahora es todo lo contrario, eso se convierte en un comic panárabe pero construido al revés, desde lo local para su público más cercano, los sirios para los sirios, los egipcios para los egipcios, igual que marroquíes, tunecinos…a lo mejor los libaneses son menos localistas”, reflexiona Pedro Rojo, experto arabista y comisario de la primera muestra sobre cómic árabe en España. “Todos estos años desde la creación del estado nación el debate ha estado ahí, el dialecto o el árabe clásico o lengua estandarizada, pero era algo minoritario, antes era impensable ver una obra escrita en papel en un dialecto, ahora mismo hay comic, hay novelas, hay poesía que se escribe en dialecto y se escribe y se edita, lo cual es un paso gigantesco”.

”Quieren ser tratados como artistas, no como artistas árabes”

Un debate al que ‘Occidente’ permanece ajeno. Preferimos meterlos a todos en un mismo saco: Mundo árabe. Algo complejo si tenemos encuentra, apunta Rojo, que hay tantas semejanzas entre un español del Sur y un islandés, como entre un mauritano y un kuwaití. Etiquetas que pesan especialmente a los artistas, apunta Nuria Medina. “Muchos artistas reivindican que quieren salirse de esa etiqueta árabe, etiqueta que les ponemos desde Occidente, por utilizar un término, desde fuera les metemos en una categoría para poder entendernos, y eso es muy pernicioso, estás proyectando una serie de presupuestos, sobre su trabajo, sobre los temas que abordan, que muchas veces son contrarios al a realidad del caso, por eso militan contra la idea de ser tratados como artistas árabes, quieren ser tratados simplemente como artistas y no meterles en un saco con un etiqueta geográfica”.

Vanguardia y tradición

Pero no se trata de renegar de sus raíces o su identidad. Todo lo contrario. “Muchos artistas vanguardistas, lo que podríamos llamar alternativos, reflejan un respeto por la tradición cultural que aquí, por ejemplo, no vemos, referencias a elementos al arte islámico tradicional, en la obra de muchos artistas contemporáneos ves una reinterpretación de este arte, revisión de esos concentos, nunca una negación, una revisión para mantenerlo, revitalizarlo y sobre todo respetarlo, eso es algo que no se ve en nuestro entono”.