La Puerta Califal, el corazón de la historia de Ceuta

La Puerta Califal, el corazón de la historia de Ceuta
Detalle de la Puerta Califal
Detalle de la Puerta Califal  

- El presidente, Juan Vivas, y el delegado del Gobierno, Nicolás Fernández Cucurull, inauguran el nuevo museo en el que se han invertido 1,7 millones de euros, el 75 por ciento a cargo del 1%Cultural del Ministerio de Fomento

- El arqueólogo, Fernando Villada, recuerda que se daba por perdida: "quien iba a imaginar que no sólo no lo estaba sino que está en este estado de conservación

- Crónica de un descubrimiento fortuito

- Incluye GALERÍA DE FOTOS


Dos mil años de historia de Ceuta confluyen en la Puerta Califal, desde la huella romana en el siglo I hasta este 26 de abril de 2016 en el que, tras mucho hacerse esperar, el conjunto monumental de la muralla Califal ha abierto al público de forma oficial, aunque, de momento, sólo podrán concertarse visitas grupales, de no más de25 personas, a través de Servicios Turísticos. El presidente Vivas ha sido el encargado de inaugurar las nuevas instalaciones, a los pies de la muralla renacentista que los portugueses construyeron encima de la original.

Un proyecto de restauración y musealización que ha supuesto la inversión de 1,7 millones de euros, de los que tres cuartas partes han corrido a cargo del Ministerio de Fomento con el programa del 1% Cultural, que destina ese porcentaje del presupuesto de obras públicas a proyectos culturales y que en la ciudad autónoma ha servido para recuperar monumentos como las Murallas Merinidas, la Basílica Tardorromana, los Baños Árabes y, en el futuro, de la Estación de Ferrocarril, tal y como ha recordado el delegado del Gobierno, Nicolás Fernández Cucurull. La musealización del yacimiento ha costado 49.000 euros, ha aclarado el presidente, y que incluye soporte audiovisual y cartelería, todo gracias a un acuerdo con Turespaña, dependiente del Ministerio de Energía, Industria y Turismo a través de una concesión demanial.

Un museo, ha subrayado Vivas, “útil, necesario y bien concebido”, un yacimiento “que sirve para comprender la evolución histórica de Ceuta y que se recoge en las huellas de la muralla”, un hito con valor cultural, turístico y simbólico, enumeró el presidente Vivas, que “en un espacio reducido con una condensación de historia de tal envergadura que no hay mejor manual para entender la historia de Ceuta”. “La Puerta Califal es Roma, Bizancio, Toledo, Córdoba, Lisboa, Madrid…”, recordó Vivas insistiendo que un tesoro así obliga a los ceutíes “a ponerlo en valor”.

Vivas quiso además agradecer a los arquitectos responsables, José Pedrajas y Javier Arnaiz, a la empresa contratista. Jomasa, y, en especial, a Fernando Villada, arqueólogo de la ciudad y alma máter de la Puerta Califal, a la que le ha dedicado años de trabajo en lo que es sin duda “el proyecto de restauración de mayor envergadura que se ha llevado a cabo en Ceuta”, según destacó Vivas.

Unas empinadas escaleras metálicas descienden en espiral hacia las entrañas de la muralla, , justo entre los baluartes de la Bandera y la Coraza, un lugar hasta ahora inaccesible para la gran mayoría de los ceutíes. Dentro la temperatura baja varios grados al abrigo de los gruesos muros portugueses, allí abajo, apenas a quince metros de las almenas, emparedado entre siglos de historia, se escondía una parte del lienzo de la muralla defensiva de la vieja Ceuta y con ella la clave para conocer la ciudad de Al Andalus, , la puerta entre dos mundos.

Son apenas 60 metros cuadrados en los que se amontonan, como estratos de una montaña, restos arqueológicos desde el siglo I, con cerámicas romanas que dan fe de una antigua planta de salazones romana, hasta el siglo XVI y justo en el centro del recorrido, erguida pesa al paso del tiempo, se levanta la Puerta Califal, el acceso que en el siglo X usaban todos los ceutíes para entrar y salir de la ciudad.

Aunque han pasado ya quince años desde su descubrimiento y es hoy cuando se abre al público como el tesoro que es, aún queda mucho por descubrir bajo la muralla. Estudios y prospecciones realizados con radares dan cuenta de otras estructuras bajo los baluartes.

Las nuevas instalaciones incluyen además el acceso privilegiado a nuevas áreas de las Murallas Reales que desde ahora serán visitables casi en su totalidad, ofreciendo una vista diferente desde el bello e imponente baluarte de la Coraza, frente a la bahía Sur.