Sara Sae: “La convivencia es la llave que abre todas las puertas”

Sara Sae: “La convivencia es la llave que abre todas las puertas”
Sara Sae, en concierto en Granada
Sara Sae, en concierto en Granada  

Sara Sae, soprano, coreógrafa, cantante andalusí con alma gitana, vuelve a su casa, Ceuta, para presentar su primer disco, un trabajo de investigación en sus raíces musicales y culturales 'Desde Boabdil a Enrique Morente'. Este viernes, en el Palacio Autonómico, de la mano del Centro Cultural Al Idrissi.

Sara Sae zarpó un día, como tantos jóvenes ceutíes, para estudiar en la Universidad de Granada, donde es doctoranda en Hispánicas. La música no estaba en sus planes de futuro, confiesa, “el cante me buscó a mí”. Este viernes, Sara Sae, ceutí, vecina de Hadú, vuelve a casa como artista a presentar en su tierra un disco único, ‘De Boabdil a Enrique Morente’, un viaje musical a sus raíces, un canto a la diversidad y a la multiculturalidad que mamó en su Ceuta natal. Un concierto muy especial para Sara Sae, que viene persiguiendo actuar en casa durante mucho tiempo.

Este viernes su deseo se hará realidad en el Palacio Autonómico a partir de las 18.30 horas en un recital en el Salón de actos del Palacio autonómico junto al grupo Azzohor, del Centro Cultural Idrissi, promotores de la actuación y el escritor malagueño Sergio Barce. Por fin, voy con toda la ilusión, estoy preparándome, de hecho esta tarde tenemos ensayo, todos los músicos deseando llegar y poder explicar mi música, mi investigación, porque ‘Desde Boabdil a Enrique Morente’ es simplemente un recorrido por nuestra historia

“Yo fui a Granada estudiar, no pensaba siquiera ser cantante, cantaba, pero no era mi propósito ser cantante, ni lo he buscado. El cante me buscó, la música me buscón. Me crié con lo  que escuchaba en casa, en Ceuta, donde la diversidad, bueno tú lo sabes, es maravillosa. Escuchas a Los Chichos, a Los Pecos, a Rocío Jurado, Abdel  Halim Hafez, canciones árabes, andalusíes, y cuando llego a Granada a estudiar sigo escuchando y enriqueciendo y creciendo el amor a la música, al arte”, explica vía telefónica desde Granada, poco antes de acudir al último ensayo en el local antes de poner rumbo a casa.

Lo suyo eran las letras, el estudio, pero cada persona que se cruzaba en su vida y descubría su arte se lo decía: tú tienes que cantar. “No fue idea mía, me hubiese encantado, fue idea de todos los que han pasado por mi vida, artistas amigos vecinos, alumnos… Unos me han visto bailar, otros me han escuchado cantar, otros me han visto recitar poesía, otros me han visto traducir y todos me han ido alimentando la idea de crear algo que ya habitaba en mí, esa diversidad, esa riqueza”. Pero no se lo tomaba en serio. “Porque piensas no soy nadie, no crees en ti”, admite. Y eso que se lo habían dicho artistas de gran talla, como Tomatito: “Me dijo que debía aprovechar mi voz y, claro, ves que los grandes del arte te lo están diciendo, por qué no probar suerte”.

Pero fue una mujer muy especial para Sara Sae la que dio el empujón definitivo, el hada madrina que la tocó con su varita mágica y terminó de convencerla: Aurora Carbonell, viuda del maestro Enrique Morente: “Me animó a sacar a la luz lo que llevaba dentro, me decía que no porque seamos mujeres de cierta edad nos vamos a quedar encerradas viendo pasar el tiempo. Tenemos que demostrar al mundo que mujeres de nuestra edad podemos disfrutar de nuestra aprendizaje, que no se acaba todo”. Carbonell convenció a Sara Sae de “sacar a la luz mi riqueza interior, la diversidad” y su valía: “Puedes traducir un texto de la Alhambra y eso no es fácil y tú lo lees y lo sacas en nada”.

Pero aun así, prefiere tener los pies en la tierra, en este caso en el escenario. Al fin  al cabo, insiste, ella es “solo” una doctoranda en Hispánicas cuyo hobby era la música. Mantiene que es “aficionada” y “autodidacta”, que “ha tenido la suerte de encontrar gente que me ha ayudado a creer en mí”.

Buscando sus raíces

“Desde Boabdil a Enrique Morente” es algo más que un disco, “es una investigación”, el nexo de unión entre la Sara Sae filóloga y la música. “Se trata de aprovechar mis estudios y hacer una investigación, profundizar en nuestras raíces y ver qué hemos aprendido de nuestro ayer, de nuestro pasado, y aflorarlo y traerlo a nuestro día. Que nuestra juventud aprenda que la convivencias es riqueza, es el futuro, es la libertad y que la convivencia es la llave que abre todas las puertas, es para mí algo fundamental saber convivir, con el vecino, con el hermano, con el amigo, con otra cultura, empieza desde casa desde el hogar desde la familia, por uno mismo”

Un disco, reconoce, con un título ambicioso, “que asusta”, pero entre el último rey nazarí y el maestro Morente lo que hay son nuestra raíces. Precisamente un texto de Boabdil –traducido por Argote de Molina en su obra ‘Quince siglos de poesía árabe’-, un canto de despedida de Granada del que fuera su último Rey, abre el espectáculo de Sara Sae, al que seguirá una canción sefardí fusionada con la farruca que estrenará este viernes en Ceuta; después García Lorca, Camarón…

Nombres y sonidos que unidos, fusionados, toman cuerpo en esta ceutí que es al mismo tiempo andalusí, sefardí y gitana: como Ceuta.