Las terrazas del Cielo abren y dan el pistoletazo de salida al verano ceutí


Las terrazas del Cielo abren y dan el pistoletazo de salida al verano ceutí

- Doseles vaporasoso que dan intimidad y juegan con la iluminación veraniega, buena música y una barra para cocktails y una ducha son las principales novedades del local de referencia del verano ceutí

- Incluye galería de fotos

Lejos de lo que pueda parecer no es una cuestión menor la puesta de largo de las Terrazas del Cielo y su apertura el pasado jueves. Su fiesta de arranque decreta cada año de forma oficial el verano en Ceuta. Y si decretar una nueva estación no fuera suficiente símbolo de poderío para llamar la atención cabe pensar también en el enorme símbolo que representa un local en el corazón del Parque Marítimo pensado para que los ceutíes disfruten de la familia y los amigos en el mejor ambiente posible al aire libre y en tiempos en los que las terrazas urbanas parecen estar en entredicho. Sin que ni autoridad ni hosteleros tengan nada claro cómo proceder con las mismas.

Así, el jueves el Miró, o lo que es lo mismo, las Terrazas del Cielo dieron una fiesta con la que arrancaron oficialmente la temporada. Aunque de momento abrirán de jueves a domingo por las tardes y noches, y en cuanto las ganas de fiesta, parque y expansión de los ceutíes se caldeen un poco más ampliarán para abrir todas las tardes de la semana. A juzgar por el ambiente del jueves de madrugada, no les queda mucho para trabajar de ocaso a alba todo el verano.

La apertura no se limitó a decir: ¡eh, hemos vuelto, ya es verano! El local ha sumado a su ya fantástica idea de un futbolín otra no menos divertida y necesaria. A los que suban desde las piscinas y el solárium por la zona norte, saldrán entre dos barras y serán recibidos por una ducha. La idea es que se puedan quitar el agua de la piscina arriba, pero también que si alguien está a gusto no tenga ni que bajar al Parque para refrescarse en las calurosas tardes de verano. Toda una revolución que hará estragos en el hígado de algunos ceutíes. ¡Pero que les quiten lo bailado!

Junto con la ducha destacan los doseles que rodean esa misma zona norte y que han convertido las mesas bajas y los sillones en semireservados en los que hay algo más de intimidad que en otros años.

Todo muy fresco y ‘cool’, combinando de forma increíble lo vaporoso de las gasas con juegos de luces templadas y cálidas que pueden pasar a frías, que van jugando para no aburrir a nadie y para generar el mejor de los ambientes.

Si el sitio ya es mágico de por sí, parece que este año había ganas de convertirlo en algo más imprescindible aún. Un lugar digno de las playas más lujosas de la costa peninsular que está al alcance de todos los ceutíes.

El ambiente que se dio cita el pasado jueves fue selecto, la gente respondió a la llamada a ir de blanco y aunque no era Ibiza sí se dejo notar cierto aire veraniego y mediterráneo que acabó de poner la guinda.

Todo el local salpicado con una decoración frutal increíblemente elaborada y que daba una fragancia apetecible y fresca al conjunto de lugar. El Cielo obsequió a sus invitados con un catering digno de los mejores fogones de la ciudad y que, si lo pudo probar, sorpréndase, era propio. Buena evolución la que están teniendo los chicos del Cielo y el Miro que se han hecho cargo también del Horno Azcárate que ofrece menús asequibles todos los días y tapas clásicas y con imaginación. La comida de la noche del pasado jueves era exquisita e imaginativa. Poco o nada que envidiar a otros locales que también despuntan en Ceuta.

La apuesta explican desde el local es clara por albergar eventos durante todo el verano, pero con la condición de que sean de pie. Trabajo no les va a faltar. Sonría, ya es verano. Ya puede quedar con los amigos, de momento de jueves a domingo, pronto, cualquier día, para tomarse algo mientras disfruta el increíble atardecer desde las Terrazas del Cielo.