Antonio García Gaona declara ante la Guardia Civil en el cuartel

Ángel María Villar, Juan Vivas y Antonio García Gaona./archivo

El presidente de la Federación de Fútbol de Ceuta, Antonio García Gaona, declara desde primera hora de esta mañana ante la Guardia Civil por la operación abierta este martes contra un supuesto entramado delictivo en el seno de la Real Federación Española de Fútbol, que mantiene detenido a su presidente, Ángel María Villar, su hijo Gorka Villar y su vicepresidente Económico, Juan Padrón, a su vez presidente de la federación tinerfeña y su mano derecha en la isla, Ramón Hernández.

La declaración de García Gaona la están tomando directamente agentes de la Unidad Central Operativa de la Guardia Civil (UCO), unidad que está llevando a cabo la denominada ‘Operación Soule’. Los agentes se han desplazado a Ceuta desde esta unidad de Madrid.

Según informa el diario El Mundo este miércoles el germen de la operación está en una indemnización por parte de Villar a la empresa Santa Mónica Sports por 20 millones de euros para resolver de forma unilateral un contrato por los derechos televisivos  de los partidos de la selección, a pesar de que la empresa adeudaba a la Federación 24 millones de euros, que nunca se le reclamaron.

El martes, la Guardia Civil registró la sede de la federación en Ceuta, es una de las pocas entidades territoriales registradas, además de la sede nacional en Las Rozas, la UCO ha entrado también en la de Tenerife, Valencia y Melilla.

Según la información de El Mundo, el contrato con la empresa Santa Mónica Sport se produjo a raíz de que el Ejecutivo de Zapatero decidiera tratar de ahogar económicamente a la federación de Villar para impedir que regara con dinero a las diferentes entidades territoriales que eran las que le procuraban la continuidad en el cargo. Otra información de la Cadena Ser apunta a que Villar permitía a dirigentes territoriales lucrarse a través de sus empresas que facturaban a sus federaciones.