SIN COMPETICIÓN

La Regional va a la huelga y piden ceses en los responsables arbitrales y de competición

La Regional va a la huelga y piden ceses en los responsables arbitrales y de competición
La Regional no competirá este fin de semana./archivo
La Regional no competirá este fin de semana./archivo  

Los actores principales del fútbol de Ceuta tienen los ánimos encendidos. En la tarde del pasado jueves se reunieron jugadores, delegados y entrenadores de la mayoría de clubes de la ciudad que compiten en Regional para constituir una plataforma y aprobar un documento por unanimidad en el que piden varios ceses, la mayoría vinculados al colectivo arbitral ya sea a pie de campo o en instancias superiores como el comité de competición. Y como primera medida de presión han decidido suspender los encuentros previstos para la jornada de este fin de semana.

Consideran que la competición de Regional ha sido abandonada y está dejada por culpa de la falta de autocrítica de los responsables de la misma y exigen “el cese inmediato de los máximos responsables del comité técnico de árbitros por no tomar medidas disciplinarias contra árbitros como por ejemplo el señor ARREBOLA  y el señor VILLANUA que con su actitud provocadora, soberbia y prepotente, entendemos que incitan a la violencia y lo más grave aún, es que parecen disfrutar de ello. De hecho, han sido protagonistas en la mayoría de los incidentes que se han producido en la categoría por lo que entendemos su nula capacidad para dirigir encuentros en la misma”.

Y más arriba piden también la salida del Comité de Competición de los señores Sánchez Paris y Carlos Martínez. Consideran que “no deberían permanecer en el cargo ni un minuto más”, ya que “ha quedado demostrado con las distintas resoluciones que el juez de dicho comité “no se entera de nada o que simplemente no se lee el reglamento”.

También piden la salida del “señor Garrido, presidente de la comisión de fútbol aficionado, no le vale solo con la voluntad por lo que entendemos que el cargo le supera”.

Y todo este malestar viene motivado por la violencia en los campos. Violencia contra la que están en contra, pero por la que se han sentido criminalizados en ocasiones.

“Condenamos cualquier tipo de violencia física o verbal que se produce dentro y fuera de los terrenos de juego y exigimos que se aplique el Reglamento y se sancione severamente cualquier conducta contraria al buen desarrollo del juego y la competición. De hecho, asumimos nuestra parte de responsabilidad con la imposición de fuertes sanciones”, arranca el comunicado que han emitido.

Si bien, en su punto segundo matizan: “Denunciamos públicamente  la etiqueta de criminales que recae siempre en los jugadores, delegados y entrenadores, que son sancionados y donde aparecen publicados en los medios de comunicación ensañándose con los mismos, sin respetar su presunción de inocencia y no admitiendo ningún tipo de alegaciones o en cualquier caso haciendo publicas sanciones que  no son firmes”.

El comunicado trasluce cierta sensación de indefensión o injusticia y es que en su punto cuarto reclaman lo mismo que en los últimos años en cada reunión que un delegado de la Federación de Fútbol esté presente en los encuentros y que los mismos sean grabados “para que los clubes y los órganos sancionadores tengan argumentos de prueba adicionales cuando se producen incidentes, ya que el Reglamento otorga plenos poderes al árbitro en la confección de las actas de los encuentros donde prevalece la presunción de veracidad de lo que en la misma queda reflejado, produciéndose una clara indefensión a la hora de desvirtuar su contenido en los distintos recursos que se presentan y que los cuáles son siempre desestimados.