Bel deja “perpleja” a la oposición al hablar de la programación de los Planes de Empleo


Bel deja “perpleja” a la oposición al hablar de la programación de los Planes de Empleo

- El Gobierno, que gestionará por primera vez el cien por cien de los programas, tiene ya perfilado el borrador de los mismos

- La oposición en bloque muestra su sorpresa ante la falta de información y negociación del Gobierno hacia Caballas y PSOE al respecto

- La máxima responsable de Empleo no concreta ni cuándo comenzarán los planes ni la duración de los contratos

Pretendía el PSOE que el Pleno le diera el visto bueno a sus ideas para generar programas dentro de los Planes de Empleo que gestionará en su totalidad por primera vez la Ciudad Autónoma, pero el debate pronto ha girado del contenido de la programación a la gestión que lleva a cabo el Ejecutivo al respecto, al entender la oposición que estaba ante un nuevo ninguneo del Gobierno.

Carracao ha defendido en su exposición la creación de ocho líneas nuevas de actuación o programas dentro de los próximos Planes de Empleo. Programas que, como bien resumió la responsable de Empleo, Yolanda Bel, ponen el acento en la atención social a colectivos en riesgo de exclusión, el cuidado del Medio Ambiente y la concienciación ciudadano para su conservación y la educación.

Ocho programas que recorren esos ejes con iniciativas como la de generar un programa de mediación e intervención social en barriadas para mejorar las conductas cívicas de la ciudadanía, incidir en las actividades culturales y lúdicas de los barrios o en la conservación del Medio Ambiente y el mobiliario urbano. Programas educativos como el que pretende generar aulas estables apostando por facilitar la inclusión del alumnado reforzando sus estudios y la alfabetización, otro de apoyo educativo que gestionaría la propia Federación Provincial de Asociación de Vecinos para favorecer los alumnos con más dificultades en la escuela, la creación de las aulas concilia, ya aprobadas por el Pleno, para posibilitar aulas abiertas también en horario de tarde y adaptar los horarios de los centros a los de los trabajos de los padres ampliando el límite horario para dejar o recoger a los hijos. Acompañamiento de mayores que combaten la soledad, acompañamiento y apoyo a las mujeres víctimas de la violencia de género (que actualmente llevan a cabo diversas asociaciones), o la creación de agentes medio ambientales que sensibilicen a la ciudadanía de la importancia de la conservación del medio ambiente, el mobiliario urbano y el reciclaje.

Un largo recorrido, que Carracao ha acompañado de una petición de información para saber cuándo tienen previsto comenzar los Planes de Empleo, que Bel dijo en su día que se iniciarían en julio, para después corregirse y postergarlos a octubre y cuál va a ser la duración de los contratos, si se va a seguir apostando por los seis meses (apuesta personal del anterior delegado del Gobierno, José Fernández Chacón, ampliamente criticada desde el PP) para procurar un mayor número de contrataciones o se va a volver a la fórmula de los 9 meses.

El contenido de los programas propuestos por el PSOE apenas ha centrado el debate. Bel en su réplica ha anunciado primero que “los programas ya están elaborados” y que si bien, no en el nombre, sí coinciden en el fondo con muchas de las ideas propuestas por el PSOE; para corregirse en su segundo turno y hablar de “borrador” de los programas ante la indignación creciente en la bancada de la oposición.

Y es que la oposición ha encajado muy mal el anuncio de Bel de que los programas están ya configurados. “No nos preocupa el nombre de los programas”, ha anunciado Carracao, para acto seguido reprochar al Gobierno que “no nos haya dado participación” en la elaboración de los mismos y pedir que “al menos sí podían dar información”. Y concretó la petición poco ortodoxa de esa información en tres cuestiones: “¿cuáles son los programas?” y la fecha de inicio prevista para el Plan de Empleo y la duración de los contratos. Carracao se ha quedado con las ganas.

Mismo asombro ha mostrado el portavoz de Caballas, Mohamed Alí. “Nosotros hace meses ya que solicitamos una comisión monográfica sobre los Planes de Empleo de Presidencia para tratar el asunto. No se nos ha convocado. También tenemos nuestras ideas y las queremos plantear por eso nos hemos quedado perplejos de que estén cerrados los programas”, ha manifestado Alí.

En concreto como aclararía luego, Caballas solicitó esa comisión el pasado mes de marzo, sin tener noticias hasta la fecha. Parecido procedimiento había seguido el PSOE, también sin recibir respuesta, “el tiempo ha ido pasando y nos hemos visto obligados a traer a Pleno esta propuesta”, ha explicado Carracao.

Ante el malestar creciente con la cuestión en la bancada de la oposición, Bel ha metido el remo en el fondo de la cuestión para hacer virar levemente la embarcación. Y así ha “agradecido el interés”, negado que “nunca haya llegado” la petición de Caballas, pero abriendo la configuración de los programas a las aportaciones de la oposición en una próxima convocatoria de la Comisión de Presidencia para tratar el asunto de forma exclusiva, tan próxima, que el propio Vivas se ha permitido interceder en el asunto, semi corrigiendo a su pupila para marcarla en el tiempo como “inminente”.

“No es atrevido haber elaborado un borrador. No haberlo hecho hubiera sido imprudente e irresponsable por nuestra parte”, ha justificado Bel, explicando que suyas son las competencias y que lo que no permitirá el Gobierno es que la convocatoria de las ayudas les coja sin los deberes hechos. En cualquier caso, Bel ha dejado claro que el Gobierno está “abierto a los planteamientos de la oposición si son constructivos”, ha zanjado. No ha concretado ni cuándo comenzarán los Planes de Empleo ni tampoco cuál será la duración de los contratos, a pesar de la insistencia en esos puntos de la oposición. La información se dará en la “inminente”, Vivas dixit, Comisión de Presidencia.

La propuesta del PSOE, cuyo contenido de fondo apenas sí se ha debatido, ha sido tumbada por los 15 votos del PP, con la abstención de Caballas, que ha asegurado coincidir en muchos de los planteamientos, pero tener intención de aportar sus propias ideas para diseñar los programas.