REFORMA TRIBUTARIA

Los empresarios piden rebajar el IPSI a los productos que soportan mayores gravámenes en Marruecos

Los empresarios piden rebajar el IPSI a los productos que soportan mayores gravámenes en Marruecos
Chandiramani, este viernes, en rueda de prensa.
Chandiramani, este viernes, en rueda de prensa.  

La consejera de Hacienda del Gobierno local, Kissy Chandiramani, ha comparecido este viernes ante los medios para anunciar que el Ejecutivo local prevé tener cerrado en febrero el informe que remitirá al Ministerio de Hacienda con el fin de contar con su beneplácito para rebajar los tipos del IPSI que gravan algunos productos. Tras proponer una reducción lineal que no fuese allá de 3,5 millones en pérdida de recaudación pública global, la patronal ha pedido a la Ciudad que la concentre en "los productos que soportan mayores gravámenes en Marruecos".

Chandiramani se ha negado a concretar productos pero ha explicado que no solo se busca ampliar, por la vía impositiva, el margen de atractivo de precios de Ceuta en Marruecos, sino también contribuir a que el comercio local no sea "un monocultivo de alimentación y prendería".

En el país vecino el tipo normal del IVA es, según el Instituto de Comercio Exterior, el 20%. Con un 7% con derecho a deducción se gravan materiales escolares, detergente y automóviles tipo turismo considerados de gama 'económica' y sus componentes. La obligación de pago del IVA a la Importación, con idénticos tipos, aparece en el momento del pago de los derechos de aduana.

La Confederación de Empresarios y la Cámara de Comercio también han pedido que el IPSI sobre los Servicios Profesionales se rebaje del 9% al 6% y la consejera quiere llevar una propuesta en ese sentido (medida con la que la Ciudad dejará de ingresar 220.000 euros al año) al Pleno de febrero, donde también planteará dejar en el 0,5% el impuesto indirecto que pesa sobre los combustibles para embarcaciones de recreo.

Antes, este mismo mes, pasará por la Asamblea para su aprobación definitiva el nuevo marco normativo que dará "seguridad jurídica" a Servicios Tributarios en la valoración de mercancías importadas y permitirá mejorar la "lucha contra el fraude fiscal".

Entre otras cosas, se incorporará la nomenclatura combinada aduanera para la clasificación de los bienes importados, con lo que se pretende "dar mayor seguridad jurídica a los administrados, en este caso, los empresarios del sector del comercio". Además se regulará el procedimiento de gestión tributaria de comprobación de valores al objeto de luchar contra el fraude en las declaraciones tributarias del IPSI. Con este cambio se calcularán los valores medios declarados en las importaciones de bienes como referencia en los procedimientos.

La Corporación volverá a ver igualmente la controvertida tasa que se iba a imponer a los negocios del Tarajal y su entorno, que no se aprobará.

Por otro lado, Chandiramani ha avanzado que la Administración pasará a exigir "garantías adicionales" a las empresas dedicadas a la importación de mercancías cuando su ámbito de negocio sea la "prendería". Si hasta ahora valía un aval bancario, se pondrán "más trabas" a su actividad en ese sector para "combatir el fraude fiscal". Servicios Tributarios podrá llegar a retirar las certificaciones a los incumplidores, que tendrían que hacer frente a sus responsabilidades económicas en caso de ser cazados en alguna irregularidad.