El Gobierno del PP dispuesto a estudiar la puesta en marcha de un ‘PER ceutí’


El Gobierno del PP dispuesto a estudiar la puesta en marcha de un ‘PER ceutí’

- Caballas optó por dejar la propuesta sobre la mesa ante la propuesta del PP de estudiarla a fondo para darle una forma más eficaz

- La idea es generar puestos estables de trabajo social para la administración que alivien la situacióin de desempleo de parados mayores de 45 años que ya hayan trabajado antes y que tengan una dificil empleabilidad

Caballas optó por dejar sobre la mesa su propuesta en la que defendía la necesidad de “Solicitar al Gobierno de la Nación la puesta en marcha en nuestra ciudad de un ‘Programa de Empleo e Integración Social’, similar en sus condiciones al PER de Andalucía y otras Comunidades”. Retiró la propuesta tras comprobar con agrado la disponibilidad del Ejecutivo local del PP de sacar adelante la iniciativa, previo estudio y consenso en la Comisión parlamentaria correspondiente.

El Gobierno de Vivas dio el visto bueno este jueves a todas las propuestas planteadas por la oposición en materia de empleo, en lo que parece haberse convertido casi en tendencia del Ejecutivo que preside Vivas y de los populares. Se intenta todo venga de donde venga, parece ser la consigna que se traduce en votos afirmativos, o disponibilidad máxima a darle vueltas a las cuestiones que plantea la oposición en materia de empleo en las últimas sesiones plenarias.

Así, ante la defensa de Aróstegui de la necesidad de articular medidas paliativas, la consejera de Empleo, Yolanda Bel, optó por mostrar su disponibilidad ante la propuesta, pero reconduciéndola a estudiar cuál “es la mejor reorientación que se le pueden dar a los fondos destinados a las corporaciones locales desde el Gobierno central para políticas activas de empleo para que rindan más”, argumentó Bel.

Aróstegui había defendido al inicio de su intervención la necesidad de transmitir un mensaje cargado de verdad y alivio a los desempleados, habida cuenta de que cualquier acción que se pueda poner en marcha para reflotar la economía y el tejido productivo va a tardar en dar frutos y por tanto si no se hace nada más, ni se pone en marcha ninguna medida paliativa, “el mensaje que le mandamos a los parados es: ‘Ustedes tienen que esperar’. Y el tiempo en esta situación de espera es tiempo de sufrimiento. Son años y meses de sufrimiento. Por eso hay que explorar nuevas actividades, tengamos o no competencia”, sostuvo Aróstegui.

La idea de Caballas es generar una especie de PER que sirva para aliviar de forma estable a unas mil personas, que habiendo trabajado anteriormente y teniendo una edad de más de 45 años, que las haga difícil encontrar acomodo en el mercado laboral puedan obtener una renta estable que les permita salir adelante a cambio de realizar trabajos para la comunidad.

Una vez aceptada por parte de Caballas la propuesta de dejar el asunto sobre la mesa para estudiarlo de puertas para adentro, el debate siguió unos minutos a modo de esbozo de lo que plantea cada grupo de la cámara.

Vivas y Aróstegui discrepaban en las cantidades que podrían manejar y el presidente rebajo de 12 millones anuales que harían falta para dar cobijo a unos 1.000 desempleados en labores sociales “pintar o ayudar”, en palabras improvisadas de Aróstegui, a 1,5 millones, lo que es lo mismo de 1.000 desempleados a 100.

De entrada el Gobierno puso sobre la mesa los muchos esfuerzos hechos ya y la prudencia de esperar a ver cómo funciona la nueva vuelta que se le va a dar a los Planes de Empleo que este año acatarán lo aprobado en su día por el Pleno, para dar prioridad a los hogares con situación de mayor necesidad y potenciar la formación para reorientar su funcionamiento.

Algo en lo que coincidieron todos los grupos, hasta el PP, “el Plan de Empleo no es eficaz”, reconoció Bel. Para acto seguido insinuar que lo que propone Caballas en sí mismo tampoco lo será. De ahí la necesidad de darle una vuelta a la idea para optimizar el rendimiento de los fondos.

En la misma línea de acotar las acciones pareció pronunciarse el PSOE a través de su portavoz, Carracao.

Mejor coordinación con el Estado

Instantes antes, El Pleno había aprobado por unanimidad otra propuesta de Caballas, también con el foco puesto en luchar contra el desempleo. En este caso, se trataba de mejorar la coordinación entre los recursos del Estado y los de la Administración Local.

O como rezaba la parte dispositiva de la propuesta que sacó adelante, el líder de la oposición, Mohamed Alí: “Proponer al Gobierno de la Nación la suscripción de un Convenio entra la Ciudad y el Ministerio de Trabajo para colaborar en la prestación de los servicios a los desempleados y la gestión de las políticas activas de empleo, a través del cual se amplíen y mejoren los servicios actuales y se coordinen las actuaciones”.

Caballas quería evitar desorientaciones ante la coincidencia en algunos servicios y prestaciones a los desempleados que se pueden obtener bien a través de Procesa o bien a través del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE), el antiguo Inem.

Lo que Yolanda Bel entendió y redireccionó a la elaboración de un catálogo de forma conjunta con el Ministerio de Empleo de las prestaciones que se cursan a los desempleados para que todos los beneficiarios tengan lo más claro y accesible posible a qué organismo deben dirigirse en cada caso.