MESA DE NEGOCIACIÓN

El Gobierno presenta a los sindicatos un presupuesto cerrado sin incluir ni una sola de sus reivindicaciones

El Gobierno presenta a los sindicatos un presupuesto cerrado sin incluir ni una sola de sus reivindicaciones
Antonio Ramírez, UGT
Antonio Ramírez, UGT  

Pese a que últimamente son más las diferencias que los encuentros entre los sindicatos de la Ciudad, este miércoles, tras la Mesa de Negociación en la que el Gobierno presentaba los Presupuestos para 2019, las tres centrales sindicales han coincidido en una cosa: el Gobierno ha querido hacer el “paripé” de una negociación, pero el presupuesto está cerrado, sin margen más allá de las alegaciones oportunas.

“Es inconcebible que nos traigan un presupuesto cerrado y sin posibilidad de negociación y que hagan el paripé de que negocian”, se indignaba desde UGT José Miguel Antúnez, secretario del sector local y autonómico de UGT. “Es una falta de respeto, es intolerable que nos tomen el pelo de esta manera”, se encendía su compañero de sindicato, Antonio Ramírez, quien lanzaba un aviso a navegantes: “Si no nos respetan por las buenas, nos respetarán por las malas”.

Es además, un Presupuesto incompleto, con partidas cortas y muchos puntos osciros, señala Antúnez, especialmente en el capítulo social: “Se ha demostrado que son partidas insuficientes y en algunos casos se pudo sobrevivir por modificaciones de crédito, no es justo  que se viva de las modificaciones de crédito, sin ellas todas las partidas se quedan cortas”.

Y todo ello apenas una semana después de reunirse con el presidente Vivas, a quien vuelven a señalar. No ha sido una sorpresa, lo reconocen, pero en UGT tenían la esperanza que la reunión mantenida con el presidente de la Ciudad, Juan Vivas, hace apenas una semana hubiese servido para algo. Pero no. La reunión mantenida con el presidente la semana pasada “no ha servido para nada”, lamentaba José Miguel Antúnez acusando al presidente de no tener palabra al conocer el proyecto de Presupuestos para 2019, que no contiene ni una de las reivindicaciones sindicales como tampoco ni una de las promesas del presidente formuladas hace seis días.

Ni el aumento salarial –que sí verán las dos vicepresidentas de la Asamblea-, ni las pensiones de los funcionarios ni la oferta de empleo público, sin olvidar que ciertas partidas no han visto un incremento desde 2011, pese a la tantas veces anunciada recuperación económica que ya ha llegado también la Ciudad, lamentaba Antúnez.