REUNIÓN CON EL MEFP

FECCOO plantea siete medidas para "mejorar" las bases de las oposiciones docentes

FECCOO plantea siete medidas para "mejorar" las bases de las oposiciones docentes
Imagen de archivo.
Imagen de archivo.  

La secretaria general de la Federación de Enseñanza de Comisiones Obreras (FECCOO) de Ceuta, Lorena Díaz, ha solicitado una reunión "a la mayor brevedad posible" con el director provincial de Educación, Javier Martínez, para proponerle varias medidas con las que "mejorar" las bases que regularán las oposiciones docentes de este año, que convocarán 90 plazas de profesores de 20 especialidades se los Servicios Centrales del MEFP ratifican el pacto alcanzado con los sindicatos en la ciudad.

Entre los objetivos de FECCOO está modificar la valoración actual de cada una de las partes que componen la primera prueba (30% teórico y 70% práctico) para implantar unos porcentajes "más equilibrados" (40% teórico y 60% práctico); así como "revisar" la valoración de la experiencia docente para establecer "una mejor ponderación entre las diferentes modalidades sin exclusiones de ninguna de ellas".

Díaz también aboga por publicar, simultáneamente con la publicación de la Bases, la “Determinación de los Criterios de Actuación de los Tribunales y Homogeneización de los mismos”; que debería incluir los criterios de corrección, la homologación de indicadores y los criterios de calificación para cada una de las partes de la fase de oposición.

Suprimir el “cuadernillo” para que cada opositor pueda organizar siguiendo sus propios criterios la confección de su examen; implantar el sistema de “código de barras” para preservar el anonimato de los aspirantes ante el tribunal; distribuir las plazas por el número de opositores asignados a cada tribunal en el caso de que se produjera desdoblamiento en alguna especialidad; y, en el caso que algunas de las plazas convocadas quedaran desiertas, acumularlas a otras de las modalidades incluidas "en la misma convocatoria y especialidad", son otras propuestas de FECCOO.

La central considera que el sistema de acceso a la función pública docente "no cumple con su auténtica finalidad, que es seleccionar a los aspirantes midiendo su capacidad docente", y que "más parece una carrera de obstáculos administrativos y pruebas memorísticas que una forma moderna y racional de elegir a quienes estén más capacitados para enseñar".

Por ello, y a la vista de que "resulta materialmente imposible cambiar el Reglamento de Acceso a la Función Pública Docente a corto plazo incluyendo la justificada reivindicación de suprimir el carácter eliminatoria de las pruebas", cree que "sí existe un nada desdeñable margen de mejora inmediata que sólo depende de la voluntad del propio Ministerio".