INTERACCIÓN

Menores migrantes y estudiantes universitarios de Pedagogía compartirán una semana en Ceuta

Menores migrantes y estudiantes universitarios de Pedagogía compartirán una semana en Ceuta
Imagen de recurso.
Imagen de recurso.  

"La Educación es la clave". Partiendo de ese principio, la Federación de Enseñanza de Comisiones Obreras (FECCOO) estatal y la Internacional de la Educación (IE), en el marco de su proyecto 'Educación y Refugio', desarrollarán el próximo mes de julio en el Complejo Rural Miguel de Luque una iniciativa sin precedentes que permitirá reunir durante una semana a 48 menores migrantes no acompañados con veinte estudiantes de primer curso de Pedagogía de la Universidad de Málaga (UMA).

A la propuesta se han sumado CCOO de Ceuta, el Sindicato Europeo de Estudiantes (ESU), Pedagogía Ciudadana, la Fundación Investigación y Desarrollo de Estudios y Actuaciones Sociales (FIDEAS), la Ciudad Autónoma y otras entidades como la Asociación Quera de Valencia.

Begoña López, coordinadora del proyecto que para garantizar el derecho a la Educación al alumnado inmigrante o refugiado desarrollan FECCOO y la IE y que llegó el año pasado a algunos centros educativos de la ciudad como el CEIP García Lorca con acompañamiento sociolingüístico familiar, explica que la idea es poner en marcha “un campamento de inmersión educativa”, pero no para incidir de forma extraescolar en materias del currículo formativo sino “para que los participantes tengan la oportunidad de interactuar con otros adolescentes con retos, inquietudes y preocupaciones comunes”.

Por distintos que sean sus perfiles vitales, López y el resto de promotores están convencidos de que los universitarios con 18 ó 19 años y los menores migrantes con entre 15 y 17 podrán aprovechar ese “espacio de interacción, encuentro, convivencia y empoderamiento para aprender, algo que también haremos los docentes participantes, y desarrollar sus identidades y proyectos vitales”.

La propuesta sintoniza con la línea de trabajo del catedrático Miguel López Melero, cuya metodología de enseñanza está basada en la cooperación, el trabajo en grupo y el razonamiento deductivo. “El Proyecto Roma nos da un aporte cualitativo al proyecto, que también persigue ayudar a garantizar el derecho a la Educación de los jóvenes que garantizan la ley y los acuerdos internacionales”, añade Begoña López.

Desde su punto de vista “la Educación es la clave” y los beneficiados no son solo los propios menores que pueden ver lesionado su derecho a ella. “En términos de vida de interacción social, de convivencia, de combate del racismo y la xenofobia y hasta de riqueza a la hora de aprovechar el potencial de esos jóvenes, seguro que obtendremos un rendimiento positivo”, dio por hecho.

La Ciudad ha aportado a la iniciativa dos actividades de kayak y paseo en barco y se encargará de cubrir la manutención de los jóvenes migrantes. López se muestra especialmente satisfecha porque “hemos conseguido llamar la atención y lograr el respaldo de organizaciones internacionales, estatales y locales para un proyecto en el que los estudiantes universitarios también se comprometen, como los docentes, con la defensa del derecho a la Educación”. El proyecto aspira también a ser “semilla” para seguir trabajando “todo el año”.