CAMPAÑA

La historia detrás de ‘Alfonso Senador’, el chachachá electoral de Unidas Podemos

La historia detrás de ‘Alfonso Senador’, el chachachá electoral de Unidas Podemos

Tras semanas de campaña sembradas de independentistas, pro-etarras, muros y mezquitas, el último día apareció Unidas Podemos con una estrategia que sale por la tangente saltando de teléfono en teléfono: un chachachá electoral al más puro estilo latinoamericano. Un vídeo que esconde una curiosa historia que viaja de México a Ceuta a ritmo de Pérez Prado.

Han hecho toda la campaña en silencio, alejados de los medios, sin ruedas de prensa, ni convocatorias, recorriendo las barriadas y usando las redes sociales, pero al borde del tiempo reglamentario se han destapado con un vídeo desconcertante para propios y extraños. En Unidas Podemos están ojipláticos. “Madre del amor hermoso”, alcanza a decir uno. “Eso quisiera saber yo”, responde otro cuando se le interroga por la autoría de un vídeo electoral que al principio parece una parodia y termina seduciéndote, convirtiéndose en un hit capaz de clavarse en el hipotálamo: “Alfonso senador, Alfonso profesor”.

Esta historia nace del agradable y reconfortante desconcierto que supone encontrarse con una rara avis, un chispazo de realismo mágico: el video electoral del miembro de IU y candidato al Senado de Unidas Podemos, Alfonso Pérez, pidiendo el voto a ritmo latino.  Cincuenta y siete segundos de fotos de Pérez, ora estrechando la mano, ora mirando al horizonte, en el mercado, tomando un té, entregando una papeleta... Y de fondo una melodía que melosa te invita a mover la caderas.

Un vídeo sorprendente por su factura, por su tono, por pegadizo, por naíf, por (añada usted lo que desee) y, sobre todo, por inesperado. ¿Es una campaña oficial de Unidas Podemos? ¿Quién ha hecho el vídeo? ¿Quién ha compuesto la canción que llevo tarareando media hora? Lo mejor salir de dudas y llamar a Alfonso Pérez, aunque sea casi medianoche

Alfonso Pérez se muestra sorprendido porque el vídeo haya despertado interés. Lo envió el miércoles, por su cuenta, “a su aire”, como ha hecho toda la campaña electoral. El vídeo lo ha montado su hijo con la canción que ha escrito para la ocasión un amigo mexicano, Nacho Ortega, profesor de música en Puerto Peñasco, al norte del estado de Sonora. La voz que pide el voto para defender a los débiles es de Mirna, una alumna de Ortega. Todo el mérito es de Nacho Ortega, reconoce Alfonso Pérez, él se ofreció a aportar su grano de arena con esta canción “sencilla y pegadiza”, explica, a imagen y semejanza de las campañas latinoamericanas.

La canción “sencilla y pegadiza” esconde un truco que explica la magia de ese ritmo bailón. Un truco con nombre propio: Pérez Prado. La canción del amigo mexicano de Alfonso Pérez está basada en la melodía de un chachachá de Pérez Prado, ‘El Profesor’, con arreglos y letra de Nacho Ortega para la ocasión. Ortega no es un profesor de música cualquiera, es músico de jazz, con su banda Puerto Luna y recientemente compuso la música para el Festival Internacional de Cine Latinoamericano de Los Ángeles

El suave acento mexicano, el ritmo latino de la música… Alfonso Pérez no teme que le echen en cara el tan traído tufillo “bolivariano”. Ni siquiera lo había pensado. “Que piensen lo que quieran”, se ríe. Pérez va “bastante a su aire”, como su vídeo electoral. Pasa de los medios de comunicación, “siempre preguntan lo mismo”  y hace campaña por su cuenta, “hasta en el autobús”,  a no ser que lo reclamen desde Unidas Podemos. De momento, ya ha conseguido todo un logro cuanto menos poético: que escuchemos chachachá en campaña electoral.