ENTREVISTA

Tamara Guerrero, la joven ciudadana que quiere ser parte del cambio

Tamara Guerrero, la joven ciudadana que quiere ser parte del cambio

La candidata de Ciudadanos al Congreso de los diputados, Tamara Guerrero, es joven, metódica en el trabajo, con gran capacidad para él, como reseñan algunos de sus compañeros de filas que no conocían la faceta de su ahora candidata cuando se pone a trabajar, aunque sí quienes han compartido con ella oficina o aula. “Siempre que me propongo un objetivo intento dar lo máximo de mí”, despeja ella ante los halagos ajenos. Centrada precisamente en eso, en dar lo mejor de sí y hacer llegar su discurso, las propuestas de su partido para cambiar el país a partir del próximo 28 de abril si los ciudadanos votantes les dan la oportunidad de ser claves en el Gobierno que salga del dibujo del Congreso que dicten democráticamente las urnas.

Guerrero cree que es hora de otra cosa, de otros modos en política. “No me puedo permitir el lujo como ciudadana y persona joven de quedarme en casa ante lo que pueda ocurrir. Viene un cambio de gobierno en el que quiero ser partícipe”, resume su compromiso y apela “al voto de confianza, para un partido de centro (Ciudadanos), de gente de a pie (como ella) y al voto de toda esa gente que siempre dice que no le gusta lo que tiene. Apelo a todos aquellos que tienen las mismas inquietudes, como yo, por querer cambiar las cosas, a todos aquellos que nos quejamos porque no nos gusta lo que hay ahora mismo. Pido el voto para confiar en mí y en mi partido y mi equipo porque trabajamos duro y queremos la oportunidad para demostrar que son muchas las cosas por hacer y las que se pueden hacer”, dice.

Desde su juventud cree que el objetivo es que Ceuta “tenga voz en el parlamento”, dice sin decir que hasta ahora no la ha tenido. Y no se esconde demasiado si se le pregunta si llegado el caso de que un voto fuera imprescindible para sacar adelante unos presupuestos haría como la minoría canaria reclamando para Ceuta las inversiones necesarias aún a costa de romper la disciplina de voto de sus filas. No dice que lo haría, pero tampoco que no lo haría. “Mediante un diálogo, disciplinadamente, sí pediría mejores condiciones para Ceuta”, esquiva la pregunta con tablas de política más experimentada de lo que realmente es.

“El bipartidismo no construye, destruye. Es hora de cambio”, reitera para negar que a Ceuta le vaya bien cuando en Madrid gobiernan PP o PSOE como habitualmente dicen sus candidatos.

No se esconde ni en eso ni en nada. ¿Cataluña? “La solución de nuestro partido es partiendo del diálogo. No se entiende otra. Y que Cataluña sea parte de España”. ¿El 155 que quiere aplicar Rivera es dialogar? No es una solución, pero en determinados momentos cuando la situación es totalmente de crisis o pánico o no puedes llegar más allá tienes que tomar medidas extremas. Lo haces por el bien de un país”, dice.

Ella trabaja en el puerto y como su compañera, la candidata al Senado, Raquel González, a veces al salir de trabajar se ha sentido insegura ante la presencia de los menores extranjeros. “No llevan un cartel, pero sabes que son”. Y no cree que con el asunto se esté exagerando para hacer campaña. “Cualquier tema que afecte a la seguridad de la ciudad es importante. No creo que se le esté dando demasiado bombo. Hay inseguridad en Ceuta y es un tema que tenemos que arreglar”.

Pero avisa, el problema con los menores, su raíz, está en la entrada sin control por la frontera:

“Hay muchos menores que fluctúan por la ciudad y lo hacen de forma descontrolada porque no están escolarizados. Me parece perfecto tomar medidas reguladoras una vez que tienen problemas, pero pudiendo atajar el problema de raíz ¿por qué vas a conformarte? Si el problema es que menores de Marruecos estén en Ceuta, el problema está en la frontera, la raíz es controlar el acceso irregular o ilegal de la frontera. Una vez que estén aquí y pasan a ser competencia nuestra, no olvidemos que son niños y hay que establecer medidas reguladoras para ellos”, reflexiona.

Y es que para Guerrero la situación de la frontera y su resolución podría suponer el principio del fin de algunos problemas vitales para la ciudad, como por ejemplo la situación del comercio, lastrado porque buena parte de sus ventas, las que realizan a los turistas marroquíes que “vienen a gastar y a comer” se atascan en la frontera.

“¿Por qué no convertimos la frontera en una frontera moderna. Saber qué personas entran y qué personas salen. Saber qué personas entran y qué personas salen. Lo veo una propuesta buena para regular el acceso, que es el principal problema que tenemos. Los problemas se pueden solucionar sabiendo cuál es el origen de los mismos. ¿Las personas que entran y salen están totalmente, completamente controladas? Cuando tenemos problemas, entradas no legales, menores, etc… Estamos hablando de un problema real, de seguridad, de comercio y económico”, apunta. Y para Ciudadanos la solución pasa porque en Madrid se escuche realmente lo que pasa aquí y por apostar por una frontera que se base en la tecnología digital existente hoy en día que permita un control real de quién pasa y mejore de paso la fluidez.

Economista, fan de la empresa privada, conoce de primera mano los problemas de las empresas y los trabajadores de la ciudad para salir adelante y llegar a fin de mes. Por eso se le ve especialmente cómoda defendiendo algunas de las propuestas con las que su formación pide el voto estas elecciones. Ayudas para empresas y autónomos, menos papeleo y digitalización de todos los procesos que afectan a la empresa y la unen con la administración. Tarifas planas para padres o madres autónomos, consideración de su facturación real para pagar sus cuotas, hay una buena lista de medidas encaminadas a facilitar la creación de empresas y, por tanto, empleos.

Sin grandes opciones, según todas las encuestas, de arrebatar el escaño al PP, pero sí de hacer un buen papel, a Tamara Guerrero, se le deja ver que esta campaña se la ha tomado como una primera toma de contacto con el frente político, en mayo repetirá experiencia, es la número 2 de la lista con la que Ciudadanos concurrirá a la Asamblea de la Ciudad Autónoma de Ceuta, secundará al hoy diputado, Javier Varga, para reforzar una lista que ahí sí se la va a jugar. Hasta la irrupción de VOX en la escena local y nacional todos los sondeos daban por hecho que Ciudadanos crecería para pasar del actual diputado a dos o tres asientos. Ahora todo está en duda. El 28 de abril es un test inmejorable para saber donde está cada formación realmente. En Ciudadanos lo saben, por eso no han dudado en poner al frente a una persona que se deje la piel.