El 40,8% de los ceutíes es pobre o muy pobre y otro 7% está en riesgo de pasar a serlo

El 40,8% de los ceutíes es pobre o muy pobre y otro 7% está en riesgo de pasar a serlo
Fuente: 'El Estado de la Pobreza en España'.
Fuente: 'El Estado de la Pobreza en España'.  

- La tasa de población en riesgo de exclusión al término de 2013 en Ceuta duplicaba la media nacional, según el cuarto informe sobre 'El Estado de la Pobreza en España' de la Red Europea de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social (EAPN)

- Uno de cada seis ceutíes padece privación material severa y sería incapaz de hacer frente a cualquier gasto imprevisto


El 20,4% de la población de España y el 40,8% de la de Ceuta era pobre o muy pobre al término de 2013. Otro 7%, tanto a nivel estatal como local, está en riesgo de pobreza o exclusión social. La cifra se ha incrementado un 2,6% desde 2009 a nivel nacional, según las conclusiones del cuarto informe sobre 'El Estado de la Pobreza en España' que ha presentado este martes la Red Europea de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social en el Estado Español (EAPN) y que analiza la evolución del indicador europeo AROPE (combina la renta con las posibilidades de consumo y el empleo) entre los años 2009 y 2013.

Los datos, procedentes del Instituto Nacional de Estadística (INE) y trabajados por el sociólogo autor del informe, Juan Carlos Llano, revelan un descenso lento pero continuado de la tasa AROPE hasta poco antes del comienzo de la crisis y un cambio a partir de 2008, cuando empezó a subir desde el 24,5% de la población hasta el 27,3% registrado en 2013.

Aunque el crecimiento del riesgo de pobreza y exclusión se ralentizó desde 2010 y en 2013 sólo creció un 0,1%, la EAPN descarta que tenga que ver con una mejora de la situación: "Se explica como un mero efecto estadístico causado por la reducción de ingresos en amplias capas de la población --baja el umbral de pobreza--, a lo que debe añadirse que el retorno de inmigrantes pobres a sus países de origen", explica el informe.

También se ha producido otro cambio estadístico en el modo en que el INE recoge los datos. Si en 2013 se aplicase el criterio que regía desde 2004, el indicador Arope seria un punto mayor, es decir, un 28,4% de la población en riesgo de pobreza y exclusión frente al 27,3 que reflejan los datos tras la modificación.

Jóvenes y niños, los más afectados

La situación varía en función de los perfiles. Al cierre de 2013 el colectivo más afectado era el de jóvenes entre 16 y 30, con un 33% en riesgo de pobreza y exclusión, seguido de los niños, con un 31,9%. En total, la tasa de pobreza infantil para menores de 16 años es del 26,7%, seis puntos por encima del conjunto de la población.

Arope analiza tanto la tasa de pobreza relativa, que afecta al 20,4% de la población de España (un 6,06% es severa a nivel nacional; un 26,1% de los caballas), como la privación material severa, en la que vive el 6,2% de los ciudadanos (más del doble, el 15,3% en la ciudad autónoma), y la baja intensidad del empleo, que tocaba en 2013 al 15,7% de los habitantes del país.

Como resultado, se ha incrementado la desigualdad entre 2009 y 2012, que se mide con el índice internacional conocido como Gini, un indicador que se había mantenido "relativamente constante" entre 2005 y 2008 y que desde el año siguiente se ha incrementado 8 décimas hasta 33,7 puntos. Además, la proporción de los ingresos totales percibidos por el 20% de la población que gana más multiplica por 6,3 la percibida por el 20% con menos ganancias.

"Transcurridos ya más de cuatro años desde la formulación de los objetivos europeos especificados en la Estrategia 2020, el seguimiento del indicador AROPE y sus componentes muestra que en España no sólo no se ha avanzado en la reducción de la pobreza y la exclusión social, sino que, por el contrario, ha aumentado enormemente", dice la EAPN, para recordar que se rebasan las metas en 2,7 millones de personas.

Desigualdad norte-sur

La desigualdad afecta asimismo al nivel territorial, sobre todo en la contraposición norte-sur: Navarra, País Vasco y Aragón tienen tasas de riesgo de pobreza y exclusión inferiores al 20% mientras Canarias Extremadura, Castilla-La Mancha y Andalucía, oscilan entre el 35% y el 39%. El informe destaca el caso de Ceuta, donde casi la mitad de su población (47%) vive en esta situación.

Respecto a la privación material severa (dificultades para alimentarse adecuadamente, para asumir el pago de gastos relacionados con la vivienda principal, imposibilidad para mantener la vivienda con temperatura adecuada, incapacidad para afrontar algún gasto imprevisto...) se destaca su "gran variabilidad" en los distintos territorios, que oscila entre el 0,6% de Navarra y el 15,3% en Ceuta. Aquí, no obstante, ha caído un 0,6% el volumen de personas en baja intensidad de empleo.

"La pobreza es resultado de un bajo nivel de empleo y un bajo nivel de políticas sociales, tanto rentas mínimas como elemento fundamental pero también los complementos por hijo a cargo. Las comunidades autónomas que han hecho inversiones fuertes en políticas sociales como País Vasco y Navarra tienen menos tasas", ha sentenciado Malgesini.