25N DÍA CONTRA LA VIOLENCIA MACHISTA

El alumnado del Camoens toma conciencia contra la violencia de género con voces femeninas de “referencia”

El alumnado del Camoens toma conciencia contra la violencia de género con voces femeninas de “referencia”
Ponentes de este viernes en el IES Camoens contra la Violencia de Género.
Ponentes de este viernes en el IES Camoens contra la Violencia de Género.  

La Dirección del Instituto Camoens y de la Asociación de Madres y Padres de Alumnos (AMPA) del centro organizaron para este viernes un encuentro entre las y los estudiantes con 7 mujeres “de referencia” para tomar conciencia contra la violencia machista, cuyo día internacional se celebra este lunes 25 de noviembre. Finalmente fueron 6 por un imposible de última hora de la delegada del Gobierno, Salvadora Mateos. Sobre el estrado la magistrada del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción Número 4 de Ceuta con competencia en Violencia de Género, Laura de Lorenzo Aracama, la Jefa Unidad Coordinación contra la violencia de Género sobre la mujer, María del Mar Feria, la consejera de Turismo y Deporte de la Ciudad Autónoma de Ceuta, Lorena Miranda, la diputada en la Asamblea de Ceuta, Fátima Hamed, la editora de El Foro de Ceuta y presidenta de la plataforma Feminista, Paloma Fernández Coleto y la directora del propio centro, María del Carmen Caracena del Barrios fueron relatando su punto de vista sobre la desigualdad que aún hoy padece la mujer en la sociedad actual y se sometieron a las preguntas del alumnado.

Cuando en el lejano comienzo del milenio el Lehendakari Ibarretxe comenzó a introducir en todos sus discursos ‘los vascos y las vascas’ a nadie pasó desapercibido y a prácticamente todos les resultó algo cómico. Hoy, casi dos décadas después hasta el secretario del AMPA de un centro de Secundaria de Ceuta pone buen cuidado en hablar de “los alumnos y las alumnas” cuando concede una breve explicación ante los micrófonos y grabadoras de la prensa local. Son actos, humildes, como el de este viernes los que ayudan a tomar conciencia a toda la sociedad en pro de un objetivo frenar la violencia de género y favorecer la igualdad real y efectiva de la mujer en todos los ámbitos.

“No tenía que ser un día, tenía que ser todos los días la importancia de la no violencia de género a la mujer. El objetivo que nos hemos marcado es que los alumnos y las alumnas se preocupen no el día 25 de la no violencia contra la mujer, si no que sea un diario. El día a día, que ellos marquen con la referencia que tenemos ahora mismo encima del escenario, mujeres con mucha referencia, que consideramos nosotros tanto directiva del centro como la del AMPA que son mujeres importantes para la sociedad en materia de violencia de género. El futuro del objetivo está en la educación en violencia de género”, ha explicado el secretario del AMPA, Franciso José Martín.

Antes de las preguntas del alumnado, las ponentes, han ido repasando los diferentes avatares que se han encontrado en su recorrido profesional. Con un lugar común, en la función pública los techos de cristal no lo son tanto ni la desigualdad campa tan a sus anchas como en el sector privado o el resto de la sociedad. Así lo han atestiguado tanto la directora del centro, Caracena, como la magistrada de Lorenzo o la responsable de la violencia de género en la Delegación, Feria.

Aunque con matices, que de nuevo evidencian que para el logro de una sociedad más igualitaria el tiempo acaba por ser fundamental. Así, De Lorenzo relató que cuando ella llegó a la universidad el ámbito del derecho era un coto de hombres con profesores hombres. Pero cuando aprobó la plaza de “juez”, que no jueza, en su promoción pasaron a los juzgados 100 magistradas por 86 magistrados. Y sí, los altos cargos están copados por hombres todavía de forma mayoritaria. Todavía porque para De Lorenzo es sólo cuestión de tiempo, el que lleva labrarse una carrera en el mundo de la judicatura que te permita acumular méritos suficientes para dar el salto a cargos de responsabilidad dentro del Poder Judicial, algo que pasará inevitablemente con la irrupción de promociones como al que le dio derecho a ella a juzgar y sentenciar.

Feria estudio psicología y allí mayoritariamente el alumnado eran alumnas y no alumnos, pero no así el profesorado, que era de manera casi unánime del sexo masculino. Una situación que hace de nuevo prever que la situación con el tiempo cambiaría. Ni ella, ni De Lorenzo acusaron desigualdad en su carrera, al menos no una doliente o dolorosa, aunque sí tienen anécdotas de esas que podrían encajar perfectamente dentro de la etiqueta de micromachismos.

A De Lorenzo por ejemplo más de un detenido le ha dicho que “sólo contestaría al juez”, ante lo que le tuvo que explicar que la jueza era ella. “Eso nunca les ha pasado a mis compañeros hombres”, ha explicado. A Feria, por ejemplo, sí le llamó la atención que cuando dentro de la Administración empezó a ascender a cargos con responsabilidad su entorno era mayoritariamente varonil, ya no es así y en su área, el de la violencia de género, hoy por hoy en casi todas las autonomías las responsables son mujeres.

lorena miranda habla camones 25n

Sí Caracena es directora del centro tiene que ver con su ambición y en parte con lo que hace dos años prepararon sus compañeras por este mismo día, simbólicamente forraron un salón con un techo de plástico que simulaba el de cristal y animaron a las alumnas a romperlo, lo que no sabían es que a quién estaban dando el empujón definitivo era a su compañera para que se postulara a dirigir el instituto. Ella lo rompió. “No hay techo en el ámbito educativo. Podemos llegar hasta donde nosotras queramos”, animó la directora.

La diputada Hamed no acusa machismo o desigualdad en su función como abogada, pero sí en el mundillo político, donde está acostumbrada a participar “en reuniones donde se toman decisiones importantes y las toman mayoritariamente hombres”. Hamed acusó además su consciencia sobre su doble prejuicio habitual hacia ella, “a mí se me prejuzga doblemente por mujer y por musulmana”.

Fernández Coleto por su parte quiso explicar como los prejuicios sociales contra el rol desigualitario de la mujer están tan arraigados que no es descartable encontrárselos en casa y en mujeres. Así relató como su madre desde pequeña la animaba a “estudiar para no tener que depender de ningún hombre”. Pasados los años se enamoró “muy joven”, se casó, y su madre le insistió en la idea de la independencia recordándole que aún no tenía trabajo. Pasó más tiempo y asumió el reto de editar un medio de comunicación. “Ahora trabajo 14 horas al día y mi madre me dice, ‘es que casi no ves a las niñas”, ha relatado. “Se nos exige estar dentro y fuera y a los hombres que asumen esas labores o se involucran más siguen teniendo que soportar a veces críticas por incomprensión”, ha explicado.

Miranda por su parte se ha centrado en el ámbito deportivo, dónde en estas últimas semanas las mujeres se han puesto en huelga para evidenciar su tremenda desigualdad con los hombres, aunque ella ha dejado bien claro que para vivir del deporte sólo se puede hacer con el fútbol hoy por hoy. Su ejemplo también es positivo, antes de dar el salto a la política pudo disfrutar de entrenar a un equipo de Waterpolo masculino: “me aceptaron muy bien los chicos y logramos el objetivo del ascenso”, resumió.