TARAJAL

Colapso en la frontera por la orden de Marruecos de sellado del pasaporte de todo el que entre a Ceuta

Colapso en la frontera por la orden de Marruecos de sellado del pasaporte de todo el que entre a Ceuta
Archivo
Archivo  

La frontera del Tarajal vive una nueva jornada de colapso, en esta ocasión en Bab Sebta, por la nueva traba impuesta en el paso fronterizo de Marruecos que desde hoy obliga a sellar el pasaporte a todo aquel que entre en Ceuta, sea ceutí o marroquí, resida en la provincia de Tetuán  o no.


La espera para entrar en ceuta se ha prolongado este lunes desde primerísima hora de la mañana hasta más de tres horas debido a los nuevos y más rigurosos controles impuestos por Marruecos a los vehículos y peatones que cruzan el paso fronterizo hacia Ceuta. 

Desde hoy, también los marroquíes, residan o no en la provincia de Tetuán, deben sellar sus pasaportes para entrar en la ciudad autónoma, tengan o no permiso de trabajo a este lado de la frontera, lo que incluye a empleadas de hogar y otros trabajadores transfronterizos. Controles que en el caso de los vehículos son aun más rigurosos si cabe, revisando maletero, motor e incluso bajos de cada turismo o furgoneta que cruza a Ceuta. "Hay un follon grande de personas a pie y la fila de coches llega al Ibis (un hotel a la entrada de Castillejos) y exigen sellado para entrar y tienen otro embudo en la parte del control", explican ¡fuentes desde el otro lado de la frontera.

La situación ha ido normalizándose a lo largo de la mañana pero sigue siendo una odisea cruzar el paso fronterizo entre Ceuta y Marruecos. La nueva orden de sellado obligatorio en Bab Sebta supone una vuelta de tuerca más de las maniobras de Marruecos para entorpecer el paso fronterizo cuyas obras de remodelación comienzan esta misma semana y cuya paso de mercancías está cerrado desde el mes de octubre, lo que para el Gobierno de Ceuta supone un intento de asfixiar la economía ceutí.

Colapso en la frontera por la orden de Marruecos de sellado del pasaporte de todo el que entre a Ceuta