La Policía ayuda en el desahucio de 8 familias en la calle Alfau

La Policía ayuda en el desahucio de 8 familias en la calle Alfau
Los enseres en la acera era una de las imagenes del deshaucio
Los enseres en la acera era una de las imagenes del deshaucio  
- La propiedad ha recuperado el edificio por vía judicial un año y medio después de que en un fin de semana se ocuparan todas las viviendas

- Desde la gestoría que ha tramitado el desahucio apuntan la existencia de redes profesionales en facilitar inmuebles vacíos cobrando por ello


Ocho familias, unas 30 personas, han abandonado este viernes el que ha sido su hogar durante el último año y medio en presencia de agentes de la Policía Nacional que han ejecutado una orden cautelar dictada por el Juzgado número 3 de Ceuta. Eran ‘okupas’ y su futuro ahora es incierto.

La historia de este final anunciado se remonta a hace aproximadamente un año y medio, a diciembre de 2010, según ha informado a Ceutaldia.com la gestoría que ha llevado a cabo los trámites para que la propiedad recupere su edificio. Fue entonces cuando en un solo fin de semana los inquilinos desalojados este viernes ocuparon las ocho viviendas.

Una casuística que no es nueva para José Valriberas, de la gestoría, que está acostumbrado a situaciones de este tipo. Según su versión, se trata de personas que llegan a esas viviendas previo pago a una red organizada que se encarga de localizar inmuebles vacíos y forzar y cambiar cerraduras. “La Policía tiene conocimiento de esto”, apunta Valriberas.

Tanto es así, que no es el primer caso de este tipo al que se han enfrentado y creen no será el último. “El otro día en San Amaro murió un hombre y al poco ya estaban intentando entrar, pero se dieron cuenta y se avisó a la policía que lo impidió”, explica Valriberas.

Desde aquel fin de semana han pasado muchos meses. Los que tarda la Justicia en actuar. El proceso es largo, requiere reconocimiento e identificación de los ocupantes de las viviendas, certificar la propiedad del inmueble y que finalmente el Juzgado proceda como lo ha hecho este viernes a notificar con antelación el alzamiento de los inmuebles y se coordine la actuación con la Policía Nacional.

El jueves una de las familias depositó las llaves en el juzgado y esta mañana al llegar se han encontrado con otras dos viviendas que ya estaban vacías y al resto de los ocupantes esforzándose en desalojar. El desahucio ha sido tranquilo y no ha habido mayores problemas.

Ahora quedan por resolver las consecuencias. La Fiscalía denunciará a los ocupantes de forma individual por apropiación indebida y otros tipos penales, la propiedad tiene claro que no piensa ni pedir nada ni personarse en la causa, según apunta Valribera.

Los ocupantes tendrán ahora que encontrar acomodo y techo nuevo. Servicios Sociales lleva días tratando el caso con los ‘Okupas’ se las ha invitado a sumarse al ‘Programa de Alojamiento Alternativo’, según han informado desde la Ciudad Autónoma. Esto es, buscar alquiler y beneficiarse de parte del pago de ese alquiler por parte de Servicios Sociales.

De momento ninguno de los inquilinos, la mayoría tienen familia en la ciudad, se ha sumado a la oferta realizada por Servicios Sociales. Más bien al contrario, algunos, como Younes, se lamentaban al pie del edificio y rodeado de colchones y enseres personales de la poca ayuda recibida u ofertada por parte de las autoridades. Ningún trabajador de Servicios Sociales ha acudido este viernes al desahucio.

Su futuro puede ser incierto en algunos casos, pero no en todos. Valribera asegura que uno de los ‘okupas’ es un viejo conocido. “Tiene una vivienda, pero la mantiene alquilada y no es la primera vez que ocupa una vivienda vacía”, asegura.

De momento, según Valribera se llevan un año y medio sin pagar renta. La propiedad procedía bajo la vigilancia de un guarda de seguridad a tapiar las ventanas de la planta baja para evitar una nueva ocupación. El edificio está a la venta junto con otra parcela que tiene en la parte posterior. Y será el comprador el que decida qué hacer con el inmueble de más de cien años.