UN 13,8% MENOS QUE EN 2016

Rescatan a 8 migrantes y el número de entradas en lo que va de año se eleva a 2.252 indocumentados

Rescatan a 8 migrantes y el número de entradas en lo que va de año se eleva a 2.252 indocumentados
Imagen de archivo.
Imagen de archivo.  

Un total de 2.252 migrantes indocumentados, incluidos los ocho rescatados este viernes cuando navegaban en una embarcación, ha conseguido acceder irregularmente a Ceuta durante 2017, un 13,8 por cientos menos que durante todo 2016, según el balance realizado de la Delegación del Gobierno. A falta de dos días para que termine el año, el saldo de la presión migratoria sobre la ciudad autónoma arroja la entrada de 1.605 personas de origen subsahariano, 512 argelinas y 126 de otras nacionalidades, “sobre todo de Bangladesh”.

Un tercio de las entradas tuvieron lugar en febrero, cuando en apenas 72 horas superaron el doble vallado fronterizo 489 y 356 migrantes en dos saltos en grupo.

Durante este ejercicio se ha autorizado la salida hacia la península para ser acogidos por organizaciones no gubernamentales en distintas regiones de 1.927 migrantes subsaharianos, la mayoría nacionales de Guinea Conakry, de solo quince argelinos y de 19 foráneos de otras nacionalidades.

El Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI) cerrará el año con algo más de 700 extranjeros acogidos en sus instalaciones, un 40% de su capacidad máxima operativa, fijada en 512 plazas tras su última ampliación. El periodo de estancia medio en el equipamiento del Ministerio de Empleo y Seguridad Social se sitúa en unos cuatro meses.

El número de entradas irregulares en 2017 se sitúa ligeramente por encima del registrado en 2015, cuando llegó a 2.138 (1.535 subsaharianos, 481 argelinos y 122 de otras nacionalidades) y en 2014 (1.633, más de la mitad -927- procedentes del África subsahariana, 445 de Argelia y 281 de otros países, fundamentalmente Siria).

En 2013 las entradas fueron 1.597, siempre según los datos facilitados por la Delegación del Gobierno (1.085 subsaharianos, 406 argelinos y 90 indocumentados de otros países). Ese año marcó un gran repunte de la presión migratoria sobre Ceuta, que el ejercicio anterior solo había recibido a 624 migrantes irregulares (390 subsaharianos, 219 argelinos y 15 con orígenes diversos).