RETIRADA

Alerta en la Ribera ante la aparición de las peligrosas carabelas portuguesas

Alerta en la Ribera ante la aparición de las peligrosas carabelas portuguesas
Carabelo portuguesa
Carabelo portuguesa  

La Consejería de Medio Ambiente y Sostenibilidad, en colaboración con ARCE-Protección Civil, de la Consejería de Gobernación, está coordinando la retirada de los ejemplares de Carabela portuguesa (Physalia physalis), también conocida como fragata portuguesa o falsa medusa, que han sido localizados a primera hora de la mañana en la orilla de la playa de la Ribera.


Operarios de la empresa Tragsa, que tienen encomendados trabajos de limpieza y mantenimiento de playas, están procediendo a recoger estos organismos, mientras que personal de ARCE-Protección Civil ha acotado la zona en la que se han descubierto los ejemplares, que han llegado a la orilla en un número aproximado de medio centenar, para evitar el paso de los usuarios. Desde ARCE se ruega extremar las precauciones y que los ciudadanos se abstengan de aproximarse a unos diez metros de las orillas de las playas, ya que el veneno de estos organismos se segrega de manera espontánea y aunque no se considera mortal, si puede afectar a niños pequeños y personas alérgicas. La toxina de la Carabela está activa incluso cuando permanezcan inertes a la orilla de la playa o parcialmente enterradas en la arena, por lo que cualquier contacto con sus tentáculos puede resultar peligroso.

Paralelamente, se está inspeccionando el resto del litoral, tanto de la bahía norte como de la sur por si se localizaran otros ejemplares, que se hayan desplazado hasta las inmediaciones de la costa ceutí favorecidas por el vendaval y las mareas.  Voluntarios de Cruz Roja, que presta apoyo en materia de Protección Civil a la Consejería de Gobernación, inspeccionarán otros tramos del litoral a lo largo del fin de semana.

Ha sido usuarios de la playa de la Ribera los que esta mañana han advertido de su presencia al 112, y se  ha activado de inmediato el correspondiente protocolo de actuación de la Consejería de Medio Ambiente y Sostenibilidad, que en estos momentos sigue operativo.

Carabela portuguesa en la playa de La RiberaCómo evitar las picaduras

• No subestimar la situación. La única manera de evitar las picaduras es no bañarse, ni siquiera en la orilla, ni mojarse con agua recogida en cubos, que puede contener fragmentos.

• No tocar nunca las medusas, ni siquiera las que quedan varadas en la arena o los fragmentos de ellas, pues el poder urticante persiste, aunque estén muertas.

• Si se ha tocado alguna, aunque no se haya tenido ningún tipo de reacción, no llevar las manos a los ojos o boca, ya que son zonas mucho más sensibles.

• Atender y seguir las indicaciones y advertencias que existan en la playa (megafonía, carteles, señales, banderas…) o difundidas a través de los medios de comunicación.

• Si se ven medusas y no existe ningún aviso, informar al puesto de vigilancia más cercano o a las autoridades locales.

• El uso de cremas de protección solar, puede disminuir el riesgo de picaduras, pero no las evita totalmente.

• Utilizar prendas protectoras que cubran la totalidad de la superficie corporal (gafas, trajes de neopreno, guantes, escarpines…).

• Los niños son especialmente sensibles: vigilarlos e instruirlos y no bañarlos, en ningún caso.

• Grupos de riesgo: niños, ancianos, personas con antecedentes alérgicos, cardiovasculares o asmáticos, o que hayan sido picados previamente por medusas, deben evitar el contacto con medusas.

Cómo actuar en caso de picaduras

• No rascar o frotar la zona afectada, ni siquiera con una toalla o con arena, esto no hará más que activar los cnidocitos restantes, por efecto de la presión.

• Lavar la zona con suero fisiológico, en su defecto agua de mar asegurándose de que no contenga fragmentos de tentáculos, pero nunca con agua dulce.

• No aplicar amoniaco, orina o vinagre.

• En caso de no poder acudir a un puesto de salvamento y socorrismo, quitar los restos de tentáculos adheridos a la piel con pinzas; en su defecto puede usarse algún objeto de borde fino.

• Para aliviar el dolor aplicar frío, hielo, de forma intermitente, durante unos 5-15 minutos, sin frotar y evitando el contacto directo del hielo con la piel. Nunca aplicar calor, ni exponer la zona afectada al sol.

• Sintomáticamente, pueden utilizarse geles o pomadas específicas, antihistamínicos y analgésicos.

• En caso de herida, se aconseja la aplicación de un antiséptico, tres veces al día, hasta que cicatrice la herida.

• Acudir al puesto de socorro de la playa o al centro de salud más cercano.

• Si la persona afectada tiene antecedentes de picaduras, vigilar la posible aparición de reacciones alérgicas inmediatas o tardías.

Retirada_medusas_1