PRESTACIÓN DIRECTA O INDIRECTA

Ceuta analizará cuál sería el mejor modelo de gestión del transporte urbano en autobús a partir de 2019

Ceuta analizará cuál sería el mejor modelo de gestión del transporte urbano en autobús a partir de 2019
'Hadu-Almadraba' hereda la gestión del servicio desde la época del Protectorado y la Dictadura.
'Hadu-Almadraba' hereda la gestión del servicio desde la época del Protectorado y la Dictadura.  

Caballas consigue, pese a que el PP da por hecho que la municipalización no es ni contemplable, el compromiso del Gobierno de Vivas de elaborar memorias e informes que, antes del 21 de diciembre, acrediten si la prestación pública es o no mejor que la privada, que actualmente cuesta 400.000 euros cada año a la Administración.

El portavoz del Gobierno de Ceuta, Jacob Hachuel, se ha remitido este miércoles a estudios que apuntan que solo el 20% de los Ayuntamientos prestan el servicio de transporte público de viajeros en autobús urbano de forma directa o a través de empresas públicas para dar por hecho que la concesión del mismo seguirá en manos privadas a partir de septiembre de 2019, cuando termina la adjudicación actual a 'Hadu-Almadraba'.

El también consejero de Gobernación ha dado por hecho que el PP se opone a la municipalización aunque la propuesta que Caballas ha elevado al Pleno pretendía precisamente apoyoar en memorias y estudios a evacuar antes del 21 de diciembre la elección del modelo prestación directa o indirecta teniendo en cuenta que en Ceuta sigue costando a las arcas municipales casi 400.000 euros al año.

“Ustedes no pueden decir simplemente que van a mantener el modelo de servicio privatizado porque el Pleno nunca se ha pronunciado al respecto, ya que”, ha remarcado Juan Luis Aróstegui, “este servicio lo presta una empresa privada, sin contrato ni pliego de condiciones que lo regule, desde la época del Protectorado y jamás ha existido ninguna memoria, informe o documento que justifique la idoneidad de la privatización como modalidad de gestión más idónea”.

Para Caballas “es obvio que se trata de un servicio que se debe organizar atendiendo a criterios de rentabilidad social, y no de rentabilidad económica y que existen líneas, horarios y frecuencias que aún siendo vitales para una parte de la ciudadanía, no cuentan con un volumen de pasajeros suficientes para hacerlas rentables”.

Es ahí donde, para la coalición, aparece de manera inexcusable la intervención pública que, bajo el principio de solidaridad, debería “asumir estas situaciones” y no dejar la gestión en manos privadas y plegándose a las exigencias de 'Hadu-Almadraba' para darle, vía convenios, cada año más dinero "para que se oganice ningún conflicto laboral o social".